Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Copa Libertadores: como Estudiantes Vélez y Argentinos, Lanús se hace copero desde abajo

Sin los presupuestos de los clubes poderosos, el Granate coincide con aquellos campeones en que llega al gran objetivo con su identidad bien definida y las agallas para afrontar el partido decisivo

Miércoles 22 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
En 2009, Juan Sebastián Verón con la cuarta Libertadores del Pincha
En 2009, Juan Sebastián Verón con la cuarta Libertadores del Pincha. Foto: LA NACION / Fernando Massobrio

Hay equipos y equipos. Unos nacen poderosos y musculosos. Otros deben tonificarse con el transcurso de los años, después de mucho sacrificio. Independiente, Boca, River, Racing y San Lorenzo, los de más recursos, ya ganaron el trofeo que más brilla en el continente. A unos les costó más que otros, claro. Como al Ciclón, que sólo en 2014 alzó la copa por primera vez. El presente pone a Lanús a un escalón de la gloria en la final con Gremio. Y el caso recuerda el recorrido que en otros años abrazaron clubes con menos caja, pero con un corazón tan grande que todo lo pudo. Estudiantes, equipo copero por excelencia, con cuatro títulos, pero menos influencia que los grandes, Vélez y Argentinos también fueron campeones continentales. Y hoy, entre muchas similitudes y algunas diferencias, bien pueden transmitirles su experiencia a los granates.

Estudiantes marcó una historia épica con las vueltas olímpicas en 1968, 1969 y 1970. Se volvió grande. Y grande de verdad. Demostró que con rigor, ingenio y fútbol podía pelearle de igual a igual a cualquiera. Las supercherías habrá que dejarlas para aquellos que buscaron menospreciar un trabajo minucioso. En los tiempos modernos tiene el orgullo de 2009, cuando ganó la cuarta Libertadores de la mano de Alejandro Sabella . Jugó la final con un equipo con el que compartió el grupo en la etapa inicial, Cruzeiro, y ahí demostró todo su poderío. En el mano a mano habían quedado en el camino Libertad (Paraguay), Defensor (Uruguay) y Nacional (Uruguay).

"Desde que empezó la Copa, con Alejandro y Julián decíamos que el rival era Cruzeiro, y, a medida que avanzábamos, siempre preguntábamos cómo habían salido ellos. Se dio lo pensado: la final con Cruzeiro. Empatamos de local y quedó una gran incógnita. Allá, después de ir en desventaja, dimos vuelta el resultado (2-1). Estudiantes tiene mucha historia copera y eso nos respaldó había un sentir muy especial", aseguró a LA NACION Claudio Gugnali, mano derecha de Sabella en la conducción del equipo. Con Juan Sebastián Verón, Mauro Boselli, Rodrigo Braña, Leandro Desábato y Rolando Schiavi, que llegó a préstamo de Newell's para la etapa decisiva, el Pincha volvió a ser el Pincha.

¿Qué decirles a los muchachos de Lanús? "Que disfruten esta situación, que den todo. Si uno da todo, normalmente, tiene muchas posibilidades de lograr el objetivo. Y si das todo y no lo lográs, por lo menos te queda la tranquilidad de no haber guardado nada", resumió Gugnali.

Vélez fue Vélez bajo la tutela de Carlos Bianchi. Si no que lo diga Christian Bassedas. "El gran secreto fue la fortaleza mental que empezó con la llegada de Bianchi, a principios del 93. Ese grupo creció desde todo punto de vista. En el 94 nos creíamos invencibles, más allá de nuestra identidad futbolística. Creíamos que podíamos contra todos. Y llegar a una semifinal o a una final de la Copa Libertadores tiene muchísimo mérito. Esto que le sucede a Lanús es lo mismo", manifestó el ex mediocampista del club de Liniers.

El Fortín ganó uno de los grupos más duros: fue el líder frente a Cruzeiro, Palmeiras y el Boca de Menotti. Y, salvo en los cuartos de final, frente a Minervén, de Venezuela, siempre se ganó un lugar en los penales. Así puso de rodillas a Defensor (Uruguay), Junior (Colombia, con Valderrama y Valenciano, entre otros) y San Pablo (Brasil), en la final, dirigido por el mítico Telé Santana. En el conjunto de Liniers se lucían José Luis Chilavert, Roberto Trotta, José Basualdo, José Oscar Flores y Omar Asad.

"Desde la llegada de Almirón, a principios de 2016, Lanús definió una identidad. Por ese entonces, como DT de Vélez lo enfrenté en un amistoso y ya el equipo me sorprendió. Después fueron campeones. Intentaron mantener la base. Pero desde aquel principio a este presente hay un gran camino, con un alto vuelo futbolístico", resumió Bassedas.

Argentinos marcó una época a mediados de los 80. Tenía un equipo de lujo. Claudio Borghi era el bastonero. También estaban Mario Videla, Sergio Batista, José Castro y Carlos Ereros, entre otros. En la etapa de grupos terminó primero delante de Ferro, Fluminense y Vasco da Gama. En las semifinales, que en aquella época también eran por zonas, eliminó a Independiente, con un resonante triunfo en Avellaneda por 2-1, y a Blooming, de Bolivia. La final fue ante América de Cali. Ambos equipos ganaron 1-0 como locales y, en el tercer partido, luego del 1-1, Argentinos celebró en los penales.

"A la final llegamos de la mejor manera, con una confianza bárbara. En esa Copa desplegamos el fútbol que nosotros queríamos y con el que nos sentíamos plenamente identificados. Ese estilo nos había dado resultado y demostramos que se podían conseguir victorias sin traicionar una idea. Estábamos muy bien mentalmente. Pasamos a la fina después de haber superado a un rival durísimo como Independiente, al que le ganamos en Avellaneda", describió Adrián Domenech, lateral izquierdo del equipo que dirigía José Yudica. "Hoy veo a Lanús y me siento totalmente identificado con el juego que desplegó Argentinos en su momento. Lo veo muy similar. Juegue donde juegue, la idea es la misma. Lanús tiene el mismo estilo y la misma intención. Hasta hay similitudes en las campañas, porque ambos superamos obstáculos bastante parecidos", agregó Domenech.

Lanús vibra y el DT Jorge Almirón lo explica. "Después de obtener el campeonato 2016, la Supercopa Argentina y la Copa del Bicentenario, el ganar prestigio con la Libertadores fue lo que le puso freno a varios jugadores que tenían ofertas para emigrar del club. Así se los pudo convencer para mantener la base del equipo. Es meritorio llegar a la final porque sin planificarlo abiertamente, sin sumar refuerzos rutilantes por razones presupuestarias, como sí lo hicieron otros como River, que era candidato a ser finalista, hoy disfrutamos de esta instancia. Para Lanús es un privilegio estar en la final de la Libertadores, un regalo a un proceso de dos años, y ganarla sería el punto culminante".

Lanús tratará de anotarse como el noveno campeón argentino en la Copa Libertadores. Lejos del ruido y la grandilocuencia, el club del Sur sabe que en el archivo hay casos exitosos que bien pueden parecérsele.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas