Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La conexión qatarí del FIFAgate: los Jinkis negociaban con el actual presidente de PSG cuando estalló el escándalo

El fondo QSI se mostraba interesado en adquirir el 51% de Full Play, la compañía de Hugo y Mariano Jinkis, en US$ 212 millones; la operación se truncó el 27 de mayo de 2015, cuando las fuerzas policiales detuvieron a varios directivos de la FIFA en Zürich

Martes 21 de noviembre de 2017 • 19:36
0
Foto: Archivo

En las oficinas porteñas de Full Play era un secreto a voces que Mariano Jinkis, hijo de Hugo y uno de los dueños de la compañía, tenía vínculos importantes y negocios con casi todo el mundo del fútbol. Uno de ellos, se supo ayer, era Nasser Al-Kelaifi, hoy presidente de Paris Saint Germain (Francia) y CEO de beINSports, la cadena televisiva dedicada a los deportes de Al-Jazeera. Además, Al-Khelaifi es presidente de Qatar Sports Investments (QSI), un brazo financiero qatarí dedicado a comprar activos fuera del país.

Santiago Peña, ex gerente administrativo de Full Play hasta 2015, declaró bajo juramento en la corte de Brooklyn (Nueva York) que hasta el 27 de mayo de 2015 los Jinkis negociaban la venta del 51% de las acciones de Full Play en US$ 212 millones. La transacción recibió un nombre clave, como cada una de los negocios en el entramado del FIFAgate: según Peña, se le llamó "Operación Nueva York", porque el 212 es el código telefónico que hay que anteponer para llamar a la Gran Manzana. El negocio incluía una opción para que los qataríes compraran el 19% de la empresa.

En su declaración como testigo, Peña aseguró que los detalles de la operación "eran confidenciales" y que sólo él, los Jinkis y otro ejecutivo de la empresa estaban al tanto de la posible transacción. Cuando le preguntaron por los correos electrónicos relacionados con la negociación, Peña recordó que "borró" las evidencias "para proteger a la compañía". De todas maneras, fuentes cercanas a Full Play consultadas por LA NACION confirmaron tanto la negociación con los qataríes como los montos involucrados.

Consultados por el diario inglés The Guardian, desde QSI admitieron la intención de adquirir la mayoría accionaria de Full Play, aunque desistieron de hacerlo luego de "una inspección más detallada" de la empresa cuyos dueños eran Hugo y Mariano Jinkis.

Negocios cruzados

"Al-Khelaifi es socio de los Jinkis", se escuchó alguna vez en las oficinas de Full Play en la Avenida Libertador, según pudo reconstruir LA NACION. ¿Qué podían tener en común una agencia comercializadora de derechos de marketing y de TV con un ejecutivo qatarí? La respuesta está en el fútbol: beINSports realizó una fuertísima campaña de marketing a base de petrodólares para ingresar en el mercado estadounidense, donde ahora es uno de los jugadores importantes de la industria. Lo hizo a caballo de los partidos de fútbol de las principales selecciones de Sudamérica.

"El primer país con el que firmamos contrato fue Ecuador", recordó Santiago Peña en su testimonio. Con el tiempo, el abanico de selecciones sudamericanas se amplió. E incluso la pantalla de beINSports llegó a transmitir encuentros de la primera división del fútbol argentino, cuyos derechos internacionales eran (y siguen siendo) de Torneos. La operatoria era simple: Full Play se los compraba a Torneos y los vendía en Estados Unidos (y otros mercados extranjeros) gracias a los contactos de una tercera empresa, Pitch International (cuya sede está en Londres). En 2012, Pitch firmó con la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) un acuerdo para organizar y comercializar los partidos amistosos del seleccionado pentacampeón mundial hasta 2022, cuando el máximo torneo ecuménico se trasladará a...Qatar.

Explicaciones en Suiza

Al-Khelaifi, el hombre clave en la negociación con Full Play, fue acusado el mes pasado por los fiscales suizos de haber sobornado al ex secretario general de la FIFA, el francés Jérome Valcke, para comprar los derechos televisivos de varios mundiales. Al-Khelaifi habría puesto a disposición del francés una casa en Cerdeña valuada en 7 millones de euros. "Vine a Suiza para dar mis explicaciones. Contesté las preguntas y no tengo nada que esconder", dijo Al-Khelaifi a la prensa al salir de los tribunales. Valcke, por su parte, dio una entrevista a L´Equipe en la que aseguró "no haber recibido nada" por parte del ejecutivo qatarí.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas