Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

River rompió la racha ante Unión y volvió a la victoria luego de seis partidos

Derrotó 2-0 a Unión y volvió a ganar tras seis fechas con goles de Borré y Pity Martínez, de penal; Bologna respondió y Borré revolucionó el juego, pero el equipo sigue sin ensamblarse

Miércoles 22 de noviembre de 2017 • 20:42
  |  
River PlateRiver Plate

-

P
Unión Santa FeUnión Santa Fe

-

P
0

River-Unión, por la Superliga
River-Unión, por la Superliga. Foto: Santiago Filipuzzi

Pasaron dos meses y cinco días, pero para River fue una eternidad. Tanto vivió y tanto sufrió en el último tiempo, que los seis partidos sin ganar en la Superliga -la peor racha del ciclo Gallardo en torneos locales- se hicieron demasiado largos para un equipo que necesitaba sacarse un rato la soga del cuello en un campeonato que huele a utopía, a nueve puntos del líder Boca y con un partido más en la espalda. La victoria 2-0 ante Unión en el partido adelantado de la fecha 12 le aporta tranquilidad, pero no le deja muchas certezas futbolísticas a un equipo que todavía no puede reponerse para brindar garantías.

Desde la tercera fecha, en el 3-1 ante San Martín en San Juan, que el Millonario no sumaba tres puntos en la Superliga, con tres empates y tres derrotas, todas en fila. Por eso se volvía vital un triunfo que lograra calmar un poco las aguas de cara al trabajo previo a los últimos tres partidos del año -deberá enfrentarse con Newell's y Gimnasia La Plata por la Superliga y tendrá el sábado 9 en Mendoza la final de la Copa Argentina ante Atlético Tucumán por la final de la Copa Argentina-, aunque el panorama general siga dejando demasiadas dudas.

La sobria actuación de Bologna en su primer juego como titular y la positiva aparición del colombiano Borré son los dos únicos aspectos que seguramente dejaron conforme al entrenador. El arquero, tras dudas y problemas en el arco entre Batalla y Lux, mantuvo la valla invicta, transmitió seguridad y respondió cuando lo exigieron, algo que hoy no es poco. En tanto, el delantero renovó el ataque en el segundo tiempo y fue uno de los artífices del triunfo.

El partido por momentos fue soporífero, con escasos arrebatos imaginarios y muy pocas sorpresas ni desequilibrios. Y por eso River terminó rompiendo la monotonía buscando algo diferente a lo de los últimos partidos: el ingreso de Borré -normalmente elegido como última opción- por Auzqui antes del comienzo del segundo tiempo para acompañar a un solitario Scocco, en un cambio que se volvía necesario y comprensible. Con la presencia del colombiano, quien terminó siendo autor del primer gol y generador del penal -inexistente- que Pity Martínez convirtió para el 2-0, River cambió la cara y se llevó el partido.

Con un 4-2-3-1 como esquema inicial, el Millonario tuvo la posesión de la pelota (67,7%) y hasta duplicó los pases (553 sobre los 255 de Unión) pero no contó con claridad para saber qué hacer y cómo romper líneas ante el marcado y ordenado 4-4-2 santafecino. Una vez más, el mediocampo estuvo superpoblado, con cinco futbolistas sin posiciones fijas exceptuando a Ponzio, y Scocco volvió a quedar demasiado en soledad.

Además, la falta de creatividad sigue siendo un problema, ya que no genera jugadas colectivas y termina dependiendo de una inspiración individual de De La Cruz ni Pity Martínez -ambos no vienen teniendo buenas actuaciones- o una arremetida del voluntarioso Enzo Pérez. Es más, en el primer tiempo, frente a la carencia de fútbol, terminó abusando del centro por la banda izquierda, con Saracchi o Martínez: envió 14 pelotas al área rival mediante esta vía.

En el complemento, después de que Soldano enviara un cabezazo por encima del travesaño y de que una pifia de Pinola diera en el palo, recién a los 22 minutos de la segunda parte se abrió el juego: Casco desbordó por derecha y pinchó la pelota para Scocco, quien de chilena asistió a Borré para el 1-0. Con un cabezazo cerca del área chica, el colombiano marcó su quinto gol en 16 partidos en River -solo jugó seis de titular- y, luego, el árbitro Patricio Loustau cobró una falta en el área que no fue tal de Gómez Andrade sobre Borré y el Pity cambió el penal por gol. De esta manera, cerró el triunfo, aunque Unión lo supo complicar tanto con contraataques como con pelotas paradas, dos aspectos que River suele sufrir.

El público millonario terminó despidiendo al equipo con una ovación para Gallardo, el capitán de un barco que todavía no logra acomodar definitivamente su rumbo en cuestiones futbolísticas. Con las elecciones presidenciales a la vista, tres partidos por delante y un próximo mercado de pases que promete ser activo en Núñez -la idea es incorporar al menos cinco refuerzos, entre ellos un arquero, un volante y dos delanteros-, River cortó la mala racha ante uno de los escoltas de la Superliga y recuperó aire, pero en sus fibras más íntimas sabe que está obligado a dar mucho más.

El gol de Santos Borré

El penal sancionado para River

El gol de Pity Martínez

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas