Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Platos para compartir: una noche en el nuevo restaurante de Narda Lepes

En el Bajo Belgrano, Narda Comedor propone un menú con vegetales y una selección de materias primas de pequeños productores

Miércoles 22 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
El salón del flamante restaurante emula un comedor de estilo industrial
El salón del flamante restaurante emula un comedor de estilo industrial. Foto: Rodrigo Néspolo

Amplio, blanco, luminoso. Con grandes ventanales que miran a la Plaza Parques Nacionales Argentinos, en el pequeño pero establecido polo gastronómico del Bajo Belgrano, que tiene como eje el cruce de las calles Sucre y Castañeda, el salón del flamante restaurante Narda Comedor (Sucre 664) emula un comedor industrial con cierto estilo vintage: paredes blancas, cocina a la vista, una barra que de día propone desayunos y de noche tragos, mobiliario y vajilla sencillos, y una gran bacha que desde el ingreso invita a lavarse las manos al entrar. Si el nombre no fue suficiente para reconocer quién está detrás de todo esto, aclaramos: la cocinera es Narda Lepes.

En cuanto a sus platos, estos ofrecen mucho más de lo que dice la carta. Detrás de sencillos enunciados como "Cebolla, crema de papa y jugo de carne" o "Akusay y huevo" o "Pulpo a la griega" se encuentran platos de mayor complejidad, incluso con ingredientes no mencionados, lo que hace conveniente no ser tímido y consultar qué esperar en cada caso (o, de lo contrario, ¡lanzarse a la aventura!).

La cocina propone el cruce de distintos conceptos, como el énfasis en los productos de estación, la preponderancia de los vegetales o una cuidada búsqueda de alimentos de pequeños productores. Especias y porotos de Cachi, cordero de Río Gallegos, manteca y dulce de leche de Quesería Ventimiglia (Neuquén) o tomate de árbol de Tucumán eran algunos de los productos que se hallaban en la carta durante esta visita.

"La propuesta de Comedor es un lugar informal, pero en donde somos muy serios de la cocina para adentro. Nos preocupamos por saber de dónde vienen los alimentos, nos preocupamos por ser coherentes, tratamos de usar las cosechas del año de todo lo que se pueda, buscamos que en el plato el vegetal esté adelante y el resto atrás", sintetiza Narda.

La carta se divide en "Platos chicos", que funcionan como entradas con la idea de pedir varios y que sean compartidos (los precios oscilan entre los 130 y los 240 pesos). Y lo mismo con los principales, listados como "Al medio", y pensados para ser compartidos (entre 390 y 590 pesos). "La comida va al medio de la mesa, todo es para compartir -explica Narda-. A los que vienen por primera vez les decimos que no pidan principales, sino los platos chicos de las entradas, de esa manera pueden probar mayor variedad de sabores y de propuestas, y después pedir el principal para compartir. Porque hay gente que viene y pide dos principales para dos, y ahí resulta caro y no es la idea".

Los más chicos cuentan con un menú especial, pero que no consiste en las habituales minimilanesas, ni en fideos ni en patitas de pollo. Hay un mix de distintos platos en los que se combinan colores, texturas y sabores: brócoli y coliflor, garbanzos, arroz con vegetales, chauchas, tomates cherry asados, filet de abadejo con panko. A la hora de los dulces, la propuesta infantil incluye manzanas mini, frutillas y arándanos, almendras escarchadas y dulce se leche.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas