Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un accidente en moto lo dejó sin poder volver a caminar, y ahora entrena gente con su misma discapacidad

Viernes 24 de noviembre de 2017 • 00:52
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Para abril del año 2002 Emmanuel Martínez se encontraba finalizando las últimas materias del secundario. A la par, realizaba trabajos de mensajería en su moto. Las últimas 48 horas había permanecido despierto. Sin embargo, esa noche se subió arriba de su vehículo para cumplir con sus obligaciones laborales. A eso de las cinco de la madrugada del 26 de abril, en el Acceso Oeste a metros del hospital Posadas, se quedó dormido en una curva. A partir de ahí no recuerda los minutos que siguieron. Lo cierto es que chocó y permaneció durante tres días internado en coma en un instituto de Haedo.

En ese lugar lograron salvarle la vida, pero ni los médicos ni sus familiares terminaban de comentarle la realidad ni las secuelas que había tenido del accidente para evitar que cayera en una depresión y perdiera la esperanza en la rehabilitación. Estando internado en una clínica de rehabilitación, hablando con otros pacientes, se fue dando cuenta de cuál era la situación verdadera porque los kinesiólogos, por un tema legal, tampoco podían anticiparle cuál podía llegar a ser el cuadro real. En noviembre de ese año le comentaron que había tenido una fractura de columna con daño medular. "Ahí me di cuenta que no iba a volver a caminar. En principio hay una sensación de abatimiento, adquirir una discapacidad es mucho más complejo que haber nacido de esa forma porque todo lo que hay de ahí en más es para progresar. Muy diferente es cuando alguien adquiere una discapacidad ya que se pierden muchísimas funciones corporales", recuerda Emmanuel a la distancia.

Al principio de la rehabilitación, solo tenía pensamientos negativos, no sentía la mitad de su cuerpo, no podía llevar adelante las funciones básicas como poder ir al baño solo. Sentía que era asistido con métodos invasivos. Eran días tristes y desesperanzadores. Lloraba mucho.

"Antes de trabajar en moto me había recibido de enfermero, muchas veces esa actividad viene relacionado a hacer higiene y confort a muchos pacientes que por distintos motivos se encuentran imposibilitados de hacerlo solos. Lo que yo no quería era terminar en una cama, siendo bañado, siendo asistido en las necesidades más básicas que puede tener una persona. Eso era algo que me taladraba el cerebro, no quería ser una carga para mis viejos y para mi hermana. Aun siendo enfermero no terminaba de comprender el cuadro de tener una lesión medular".

El curso que le cambió la mentalidad

Cuando salió de la institución de rehabilitación, se acercó a FUARPE (Fundación Argentina para Personas Especiales) y comenzó unos cursos para empezar a usar la silla de ruedas, ya que hasta ese momento se manejaba con ortesis y bastón. En esa semana intensiva aprendió a utilizar la silla de ruedas y, además, participó en diversos talleres que le aportaron una visión diferente de la discapacidad. "Fue muy importante escuchar a los instructores que estaban en mi misma situación y verlos cómo habían salido adelante. Eso te da un empujón muy grande y te acorta bastante los tiempos de aprendizaje. En una semana me ayudó enormemente a integrarme de una manera distinta a la sociedad".

Estando en ese curso, uno de los instructores le comentó que estaban tratando de incorporar gente para formar parte de los entrenamientos a las personas discapacitadas y que él era uno de los elegidos. A partir de ese momento comenzó a investigar y a capacitarse sobre el tema hasta graduarse como instructor y ser convocado por distintos organismos gubernamentales y empresas para dar charlas, hacer asesoramiento y entrenar a otros pares. "Es muy gratificante ver los avances que tienen mis alumnos y el apoyo que uno les puede brindar ante las posibles frustraciones. Les digo que tienen que proponerse metas cortas, alcanzables, que no hay que auto-engañarse ni darse por vencidos para que esas situaciones no demoren la recuperación".

La vida en silla de ruedas

Prácticamente, Emmanuel es independiente arriba de su silla de ruedas. Realiza todas las tareas cotidianas del hogar como limpiar, cocinar, ir al supermercado o hacer trámites. Actualmente vive solo, está en pareja, se encuentra terminando la carrera de Derecho y trabaja organizando cursos y charlas para personas con discapacidad. "La discapacidad me ayudó a progresar en mi vida en todos los aspectos: en la instrucción, en la mirada de la sociedad, del futuro, a prepararme para llegar a la vejez con las mejores expectativas".

En 2013 participó del Premio BIENAL, organizado por ALPI, que reconoce a personas con discapacidad física que son ejemplos de esfuerzo, superación personal y que participan activamente en las comunidades donde viven. "Cuando gané el premio sentí un reconocimiento que me reconfortó mucho, fue un espaldarazo para ayudarme a darme cuenta de que estaba por la senda correcta, ayudando a mucha gente. Por otro lado, me pone contento que se pueda difundir mi historia para que sirva de ejemplo a personas que piensan que todo está perdido".

Por último, Emmanuel se toma unos segundos para aconsejar a las personas que se encuentran en situaciones de discapacidad. "Les recomiendo que traten de adquirir la mayor independencia posible, que se van a sentir mejor intentando conquistar metas reales y cortas y eso les va a dar una mejor realidad más cabal de todo lo que pueden conquistar en la vida".

Si tenés una historia propia, de algún familiar o conocido y la querés compartir, escribinos a GrandesEsperanzas@lanacion.com.ar

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas