Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un combo de lujos para cerrar negocios y coimas del FIFAgate

La trama de operaciones y sobornos para asegurarse los derechos de TV transcurrió durante años entre distinguidos hoteles, vuelos en Primera Clase y los mejores restaurantes

Jueves 23 de noviembre de 2017
0
La fachada del Baur Au Lac, que supo ser el búnker de los dirigentes del fútbol mundial
La fachada del Baur Au Lac, que supo ser el búnker de los dirigentes del fútbol mundial. Foto: Reuters

El FIFAgate es un escándalo de corrupción, de dinero sucio, de millones de dólares en coimas y de empresas offshore. Pero, sobre todo, es un escándalo de opulencia. Los protagonistas estaban acostumbrados a viajar en asientos de primera clase, hospedarse en hoteles cinco estrellas y comer en restaurantes de lujo. Basta con inspeccionar dónde transcurrieron las negociaciones y las reuniones durante los últimos diez años para dimensionar el poder económico de los principales actores del FIFAgate.

Hotel Baur Au Lac (Zurich)

Era el búnker preferido de los integrantes del comité ejecutivo de la FIFA. Siete dirigentes que habían viajado para el Congreso de la entidad fueron detenidos en la mañana del 27 de mayo de 2015, en un megaoperativo de la policía suiza e Interpol. Se la llamó "Operación Darwin". El ex CEO de Torneos, Alejandro Burzaco, contó en su declaración testimonial cómo caminó las cuatro cuadras que lo separaban de su hotel -otro cinco estrellas, el Park Hyatt de Zurich- para reunirse con dirigentes en el Baur Au Lac. Allí se enteró de lo que ocurría. Nadie lo reconoció, pese a que estuvo casi una hora en la sala para desayunos. La habitación más barata cuesta US$ 580 por noche, y si se quiere agregar desayuno, el precio trepa hasta los US$ 630.

Park Hyatt (Zurich)

Era el hotel donde estaba alojado Alejandro Burzaco el día de las redadas de la Policía en Zurich. La tarifa más barata para una habitación single por noche es de US$ 620. Quien los paga -y los ejecutivos de la FIFA no tenían problemas en hacerlo- tiene acceso a los servicios de spa del hotel, situado en el corazón comercial de la ciudad: el distrito financiero.

Waldorf Hilton (Londres)

Una noche en este hotel de Covent Garden, un importante polo gastronómico y comercial de la capital inglesa, cuesta US$ 331 en la habitación más barata. En una de las salas de conferencias de ese hotel se encontraron Burzaco y los brasileños Marco Polo Del Nero y José María Marín. En su declaración testimonial, Burzaco dijo que también estuvieron presentes ejecutivos de Fox. El objetivo del cónclave, según el ex CEO de Torneos, era "mejorar la relación entre Fox y los ejecutivos del fútbol brasileño".

En ese mismo hotel, y en otra reunión, los brasileños Del Nero y Marin le recriminaron a Burzaco que "no habían recibido las coimas correspondientes a las Copas Sudamericana y Libertadores". Y ya habían pasado cinco meses de 2013.

Atlantis Hotel (Bahamas)

Es el destino turístico más popularde las islas. Allí se realizó el Congreso de la Concacaf (la Confederación de América del Norte, Central y el Caribe) en abril de 2015, meses antes de la Copa América de Chile. Allí se hospedaron Burzaco y el paraguayo Juan Ángel Napout, por entonces presidente de la Conmebol. Y, de acuerdo con la declaración testimonial del ex CEO de Torneos, charlaron "de la reelección de Blatter como presidente de la FIFA y de los nuevos contratos de TV de la Conmebol". Todo, en paisajes afrodisíacos: la noche en la habitación más barata de este complejo cinco estrellas con régimen all-inclusive cuesta US$ 530.

St. Regis Hotel (Miami)

En este hotel de lujo situado en el exclusivo Bal-Harbour se realizó la conferencia de prensa que presentó en sociedad la Copa Centenario de 2016, el torneo que juntó equipos de Conmebol y Concacaf y fue un gran éxito comercial (sólo en sponsors, Datisa, el joint-venture entre Torneos, Traffic y Full Play recaudó casi US$ 37 millones). La tarifa más económica por noche no baja de los US$ 1000 dólares. En su página oficial, el hotel se jacta de haber recibido numerosos premios; tiene tres restaurantes y una barra de tragos.

Michelangelo Hotel (Johannesburgo)

Este cinco estrellas situado a minutos de la estación de trenes de Sandton sirvió de refugio para los dirigentes de la FIFA durante el Mundial de 2010, disputado por primera vez en territorio africano. Según el testimonio de Burzaco en la corte de Brooklyn, el empresario argentino fue hasta la habitación de Julio Grondona para encontrarse allí con Ricardo Teixeira, quien en 2010 era presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF). "Hablamos sobre las coimas de US$ 3 millones para los que tomaban decisiones en Conmebol", sostuvo Burzaco bajo juramento. Dos de esos que tomaban decisiones eran, justamente, Grondona y Teixeira. Para tener una idea, la noche en una de las 242 suites exclusivas del Michelángelo no baja de los US$ 236.

Sofitel (Río de Janeiro)

Durante el Mundial de Brasil, la playa de Copacabana sirvió de escenografía para que los dirigentes de la Conmebol negociaran quién sería el presidente de la entidad desde enero de 2015. El paraguayo Juan Ángel Napout, según manifestó Burzaco en la corte neoyorquina, buscaba por todos los medios congraciarse con ese "hacedor de reyes" ("kingmaker", en inglés) que era Julio Humberto Grondona. La Fiscalía de Estados Unidos que investiga el FIFAgate mostró varios mensajes de Whatsapp desde el Sofitel, donde estaba alojado el dirigente paraguayo, que hoy es uno de los tres acusados junto al brasileño Marin y el peruano Manuel Burga. El Sofitel carioca ofrece a sus huéspedes un exclusivo restaurant (el Galiani) y una barra de tragos. La noche en una de sus 222 habitaciones cuesta alrededor de US$ 232.

Las anteriores son sólo algunas de las 15 locaciones que nombró Burzaco en sus cuatro días de declaración ante la jueza Pamela K. Chen, de Estados Unidos. Como se ve, los implicados en esta trama de corrupción y dinero sucio disfrutaban de la buena vida. Porque pertenecer tenía sus privilegios.

Los lugares porteños

La reunión en el Sheraton en la que Grondona "salvó" a Figueredo

A comienzos de 2014, algunos dirigentes de la Conmebol quisieron reemplazar al uruguayo Eugenio Figueredo en la presidencia e imponer al paraguayo Juan Ángel Napout. Consultaron a Grondona, quien se negó y calificó de "estúpida" a la idea, según los dichos de Burzaco. Todo ocurrió en el lobby del Sheraton Buenos Aires.

Del cónclave de la Conmebol en el Hilton al desayuno con Jinkis en el Faena

En su declaración testimonial, Burzaco también nombró al Hilton de Puerto Madero, sede de una reunión de comité ejecutivo de la Conmebol en octubre de 2012, y al hotel Faena, donde Burzaco desayunó en ese mismo mes con Hugo Jinkis y juntos diseñaron cómo "organizarse para evitar el ingreso del uruguayo Francisco Paco Casal en los negocios de la Conmebol".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas