Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Lo nuevo de Narda Lepes

Esperado hace meses, un restó con pasión por el producto estacional

Domingo 26 de noviembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Foto: Ezequiel Yrurtia

Pocas veces hubo tanta expectativa en el mundo gourmet nacional como para la apertura del original restaurante de la reconocida Narda Lepes. Se lo esperaba hace meses y finalmente se lo encuentra en uno de los polos gastronómicos en auge, donde tienen su lugar Trocca y Donato. La cocina de Narda, 45 jóvenes años, resume su formación en el país y en una geografía nada común: Japón, Inglaterra, Marruecos, Brasil, Grecia, Vietnam, Camboya, después de aprender la clásica francesa con Foucher y Robuchon en París.

Nos sorprendió en el exquisito japomés Ono San y luego en la fusión de Club Zen. Desde 1999 la televisión y otros medios nos hicieron conocer sus emprendimientos, éxitos, libros, y hoy en Narda Comedor, su estilo y su cocina actual es fruto de las influencias de otros mundos y su amor por los vegetales, el producto local y estacional, aunque no vegetariana ni raw food, pero sí mínima, suficiente y con delicada cocción que resalta sabores sorprendentes.

La carta presenta Platos Chicos y Al Medio, para compartir. Comer con los dedos todo lo que se pueda, recomienda Narda. Tempura de verdes del día, como flores de zucchini ($ 160), imperdible cebolla glaseada, crema de papa y jugo de carne más piñones y migas (160), pan casero de masa madre con manteca de vaca jersey, alcaparras, anchoas, sumac, hierbas y flores que aportan su sabor (130). Y el kusai con alioli y yogur de búfala más hierbas, almendras y huevo 5 minutos (190). Con proteínas, el repollo crespo con morcillitas, puré de coliflor, papas de cuatro provincias y verdeo (190), la tagine de cordero, garbanzos, espinacas (540), pulpo, pescado del día, pollo y carne roja.

El joven jefe de cocina, Martín Sclippa, trabajó con Narda estos últimos dos años tras haber comenzado en The BUE Trainers y transitado por Barcelona, Málaga y algunos porteños. Johana, la pastelera, también aprovecha lo estacional del reino vegetal: frutillas, chocolate, crema (100), torta vasca y conserva de tomates de árbol (160), copetín de frutas para picar con la mano (80).

Una página relata los productos de la semana y sus procedencias, más de una docena, atención a los quesos buenísimos. La cocina es completísima, las áreas de cocción a la vista, el restó amplio, alto y despejado, blanco crema del piso al techo, iluminación difusa de noche, de día muy resplandeciente (usar los anteojos de sol).

Narda comedor:

Dónde: Sucre 664, Capital

Teléfono: 15-6131-0664

Otros: de martes a domingo, de 8.30 a 24; domingo cierra a las 17; lunes cerrado. Visa, American Express y Mastercard. Valet parking. Vigilancia. 85 cubiertos. No cobran servicio de mesa

El plato

Cebolla, crema de papa, jugo de carne

Vinos y tragos

Carta medida de Maco Lucioni y Ernesto Lanusse. Etiquetas novedosas, mayoría de tintos y blancos, rosados y espumantes. Vinos por copa y minidecanter 200 cc ($ 90/120), descorche (230). Cócteles del bartender Gonzalo Cabado: sin alcohol (90) y con alcohol (150). Con detalles vegetales

Almuerzo

Menú balanceado, cambia cada día

Las carnes

Alejandro López se ocupa de todas, sabe de qué punto del país les llegan y cómo tratarlas

Para mejorar

El ruido es un punto en contra, tapa a la música

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas