Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los números de la deuda pública casi no variaron respecto del fin del kirchnerismo

Así lo reflejan las cifras oficiales; en el último año, el porcentaje de la deuda bruta de la administración central en relación al PBI bajó medio punto; en relación al 2015, cayó en relación a las exportaciones y apenas subió en moneda extranjera

Jueves 23 de noviembre de 2017 • 12:26
SEGUIR
LA NACION
0
El ministro de Finanzas, Luis Caputo
El ministro de Finanzas, Luis Caputo. Foto: Archivo

El porcentaje de deuda bruta de la administración central en relación al PBI, bajó medio punto porcentual: del 54,2 al 53,2 por ciento entre 2016 y 2017, según el último informe del Ministerio de Finanzas.

Las cifras de la Oficina Nacional de Crédito Público ofrecen otra conclusión interesante: la mayoría de losindicadores de la deuda no presetan un cambio relevante frente a la foto de fines del 2015, cuando el kirchnerismo dejó el poder.

La deuda pública se suele medir, justamente, frente a otros indicadores, más que en términos de su variación nominal, para entender si su repago es sustentable. Y si bien el kirchnerismo "relató" que no se endeudó, en los últimos cinco años de su gestión todos sus indicadores externos empeoraron.

El porcentaje de la deuda pública PBI era del 53,7% en 2001, del 49% a fines del 2015 y del 52,6% a fines del 2016. Un indicador muy importante es la deuda pública que se le debe al sector privado. Y ese número está en el 21 por ciento del PBI.

La relación de la deuda en dólares frente a las reservas internacionales del Banco Central en 2010 era del 185 por ciento, en 2015 del 582,4 por ciento y en 2017 bajó al 408 por ciento. En relación con los recursos tributarios, el porcentaje de intereses pagados era del 5,4 por ciento en 2010, del 7,9 % en 2015 y del 10% en junio último.

Luis Caputo
Luis Caputo. Foto: Archivo

El porcentaje de deuda pública en dólares pasó de 58,8% en 2010 al 66,9% en 2015 y al 67,3% en junio último. La deuda pública bruta total llegó en junio a US$ 307.295 millones y, sin el cupón ligado al PBI, a 293.789 millones.

Los atrasos de la deuda llegan a 2832 millones de dólares y el monto restante a pagar del cupón PBI a 13.506 millones de dólares.

En términos de monedas, el 32% de la deuda está denominada en pesos y el resto en divisas; de este segundo grupo, el 59,3% está en dólares, en 6,6% en euros, el 0,4% en yenes y el resto en otras monedas.

Respecto de la deuda con los organismos multilaterales, llegó a 6016 millones de dólares con el Banco Mundial, a 11.277 millones con el BID y a 2664 millones con la CAF, según los datos de Finanzas.

El total de vencimientos del 2017 es de 34.065 millones de dólares, mientras que para 2018 asciende a 41.036 millones de dólares.

Por qué cayó la deuda frente al PBI

La reducción del ratio deuda-PBI se debe a dos factores: el crecimiento nominal de la economía y la apreciación del tipo de cambio, según explicaron los economistas Federico Furiase de Eco/GO y Fernando Baer de Quantum.

Furiase dijo que se debió "al crecimiento real de la economía y el atraso cambiario, es decir el dólar viajando por detrás de la inflación, permitió licuar la deuda en dólares como porcentaje del PBI nominal en dólares, en un contexto donde fuimos bajando el costo promedio de la deuda en dólares".

De inmediato advirtió que "si bien este es un buen dato, dada la alta exposición a la deuda en dólares del tesoro y el déficit creciente de la cuenta corriente externa (3,9 % del PBI en 2017) en un contexto de tipo de cambio flotante, una devaluación frente a un shock externo podría revertir este efecto y aumentar el ratio de la deuda pública en dólares respecto al PBI".

Por esta razón, "es clave que aumenten las exportaciones, para acompañar el impuso de las importaciones y empezar a reducir el déficit de la cuenta corriente externa que nos deja muy expuestos a shocks", aclaró.

Furiase explicó que el gobierno de Macri "partió de baja deuda en el mercado en un mundo de tasas bajas, con lo cual el endeudamiento es la contrapartida del gradualismo fiscal en un contexto donde el Banco Central quiere bajar la inflación; la deuda con el mercado crece rápido entonces pero desde niveles bajos y para que esto sea sostenible hay que corregir gradualmente el déficit fiscal, bajar el costo financiero de la deuda con estabilidad macro y mantener un ritmo de crecimiento sostenible en torno al 3 por ciento por año; si este desafío por delante se logra terminaríamos con un ratio de la deuda pública con el mercado por debajo del 40% del PBI en 2020".

En tanto, Baer indicó que "la foto no es preocupante en términos de la relación de la deuda con el PBI; la película puede serlo con este nivel de déficit y el rato de moneda extranjera en relación a la deuda total".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas