Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Huracán derrotó a Chacarita en San Martín y quedó a cuatro puntos de Boca

Norberto Briasco puso en ventaja al conjunto de Alfaro, y aumentó Mauro Bogado, de penal; el Globo ganó cuatro de sus últimos cinco partidos

Viernes 24 de noviembre de 2017 • 09:00
SEGUIR
LA NACION
  |  
Chacarita JuniorsChacarita Juniors

-

P
HuracánHuracán

-

P
0

El festejo de Briasco
El festejo de Briasco. Foto: FotoBAIRES

A veces el fútbol lleva a un equipo a situaciones impensadas. Para bien o su reverso. Huracán lucha en este campeonato para mantener la categoría. Y de a poco se va alejando de los puestos del "temor". De hecho, el lunes pasado venció a Vélez como local y logró dos objetivos de corto plazo: pasarlo en los promedios. Y también a Patronato. Y algo más, ya que ese sendero no calculado hace que hoy el equipo de Gustavo Alfaro se encuentre a cuatro puntos del líder Boca, aunque con un partido más.

Esta vez, consiguió ganar en un estadio difícil como es el de Chacarita. La impronta de orden proveniente de su entrenador se ve muy claramente en el campo. Porque Huracan, aún sin el brillo de otras épocas, logra de a poco ser un equipo difícil para cualquiera. Tampoco tuvo a Wanchope Ávila, desgarrado ante Vélez. Pero no le faltó frescura en ofensiva, gracias a las gambetas de Romero Gamarra, las corridas de Pussetto y el oportunismo de Briasco, quien metió un hermoso gol de volea en el primer tiempo. A ello hay que sumarle el equilibrio de Bogado como volante central reemplazando a Friztler.

Luego del tempranero gol, Huracán jugó con la confusión del local y allí supo esperar sus momentos. El de certero golpe llegó a los pocos minutos del segundo tiempo después del penal concretado por Mauro Bogado, tras un foul al pibe Briasco. Chacarita apuntó mucho a la cabeza de Matos y eso hizo que su recurso se repitiera. Aún así, tuvo en sus pies el empate a poco de empezado el complemento pero su disparo dió en el palo.

La solidez de Huracán fue demasiado para las pretensiones del Funebrero. El Globo consiguió su sexta victoria en el campeonato, demostró que la ausencia de Ávila no fue un problema y crece como equipo. Con la impronta de Alfaro. Aunque ni él ni su filosofía sean del riñón del club.

El 1-0 de Huracán

El 2-0 del Globo

La opinión de Alfaro

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas