Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mario Filgueira (1960-2017): entre las plumas y los tangos más reos

Viernes 24 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Mario Filgueira
Mario Filgueira.

"Yo no quiero que nadie se imagine cómo es de amarga y honda mi eterna soledad, en mi larga noche el minuto muele la pesadilla de su lento tic-tac". Cuando Mario Filgueira cantaba con su voz cascada este tango de Gardel y Lepera lo hacía de manera especial. Aunque fue un tipo muy querido en el medio, con frecuencia se sintió solo y frustrado. Pero los vaivenes de sus depresiones tuvieron su final ayer. Se quedó dormido y no despertó. Sin embargo, en lo externo, siempre parecía un tipo divertido y feliz. Sobre todo cuando se "transformaba". Actor, bailarín, cantante, cobró notoriedad allá por 1984, cuando fue parte del mítico grupo Los Peinados Yoli, en épocas del Parakultural, junto con Batato Barea, Patricia Gatti, Tino Tinto, Divina Gloria y Ronnie Arias. Al tiempo se integró al grupo Caviar, en el que fue uno de sus pilares durante muchos años. Lo caracterizaron su heterogeneidad y capacidad de transformarse en personajes muy diferentes. Además de sus propios shows y de los espectáculos de Caviar, trabajó en María de Buenos Aires (2008-2009), en el Cervantes, y en Atenas, junto a su gran amiga Julia Zenko; en su intimista propuesta de cabaret alemán Dímelo al oído (1999), junto a otro gran amigo suyo, Facundo Ramírez; además de Kábala (2006) y Comparsa (2007), de Walter Soares; Karavanah (2008), junto a Divina Gloria, entre otros. Se extrañarán los tangos reos, las coreografías magnéticas y las antidivas que solía encarnar. Con Mario Filgueira se pierde un gran artista del café concert porteño.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas