Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un cambio reclamado por los afectados

El damnificado tiene ahora más apoyo en los procesos judiciales

Sábado 25 de noviembre de 2017
0

El proyecto de Protección de Víctimas de Delitos, impulsado por el Frente Renovador y apoyado por el colectivo Para que no te pase, se convirtió en ley en la Cámara de Diputados, con 219 votos a favor, el 21 de junio pasado. Tres semanas después fue promulgada por el Gobierno.

Una de las principales novedades de la nueva norma es que se le otorga a las víctimas de delitos el derecho a asistir a las declaraciones de los testigos, con facultad para hacer preguntas y pedir aclaraciones a través de su patrocinante o del fiscal. Además, la víctima podrá recibir asesoramiento y asistencia tanto en el proceso como durante la ejecución de la pena.

También se habilita a la víctima a constituirse como querellante, y se crean centros de Asistencia y Protección abiertos las 24 horas, que en esos casos deberían hacerse cargo del patrocinio legal gratuito hasta la culminación del proceso y el agotamiento de la pena.

Además, la autoridad judicial quedaría obligada a notificar a las víctimas sobre todas las resoluciones tomadas durante el proceso, y a su vez quienes hayan sufrido el hecho delictivo podrían pedir la revisión de esas actuaciones.

Se incorporó a la norma la figura de un defensor público de la víctima, que tendrá que ser designado por cada provincia y la ciudad Autónoma de Buenos Aires. Además, se dispondrá una red de letrados de la Defensoría General de la Nación que actuarán como defensores coadyuvantes.

"Se trata de un momento histórico. Cambiamos el paradigma. Las víctimas, antes de esta ley, éramos invisibles. Siempre pretendimos tener los mismos derechos que los victimarios: una Justicia justa", había dicho a LA NACION Matías Bagnato cuando se aprobó esa norma. Bagnato es sobreviviente de la llamada Masacre de Flores, ocurrida en 1994 cuando Fructuoso Álvarez González incendió su casa y mató a sus padres, sus hermanos y un amigo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas