Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

David Stirling: "Estar una vez más en la última semana es lo más lindo que puede pasarnos"

El uruguayo fue la figura de la goleada y festejó el nuevo pase de La Dolfina a la final

Domingo 26 de noviembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Pablo Mac Donough y su destreza para llevar la bocha de revés; Ignacio Novillo Astrada, atrás
Pablo Mac Donough y su destreza para llevar la bocha de revés; Ignacio Novillo Astrada, atrás. Foto: Hernán Zenteno

A pesar de tener su corazón ligado a La Aguada-Las Monjitas, Gabriela Michetti no ahorró palabras elogiosas apenas vio subir al cuarteto de La Dolfina por la platea C de la Catedral del polo: "¡Qué partidazo jugaron!", les dijo, mientras Adolfo Cambiaso, David Stirling, Pablo Mac Donough y Juan Martín Nero, exhaustos, se acercaban a la vicepresidenta para saludarla y tomarse una foto. Apenas habían transcurrido unos minutos desde que el conjunto de Cañuelas había avasallado a su adversario por 14-1 para llegar a su 17ª final en 18 años en el Campeonato Argentino Abierto.

"Que nos hayan marcado solamente un gol, en el primer chukker, habla por sí solo. Jugamos con seriedad y muchas ganas. El trabajo en defensa es lo que más nos gratifica. Ahora, esta oportunidad de estar una vez más en la última semana del torneo es lo más lindo que puede pasarnos", expresó Stirling, la figura del encuentro con seis tantos, tres en el primer chukker.

Los números de La Dolfina en esta competencia son abrumadores por donde se los mire: 24-6 frente a La Esquina-Los Machitos, 22-6 a La Albertina, 21-4 a La Irenita y 14-1 ayer. Con un valor agregado: La Aguada-Las Monjitas se sitúa en un escalón de exigencia un poco más alto que los anteriores adversarios. Así, sumó cuatro triunfos, con 81 goles propios y 17 en contra.

Esta última cifra es la que utiliza como principal medida el cuarteto para hacer hincapié a la hora del análisis. "Defendimos de gran forma. En lo previo no imaginé ningún resultado porque lo que más quería era sumar solidez. Y eso se logró", remarcó Mac Donough. No obstante, el Nº 3 no se mostró conforme con lo realizado en ataque. En definitiva, esta cualidad de ir por más resulta el sello de una organización que no pierde su ambición a pesar de haber conquistado Palermo en 10 ocasiones y que ahora intentará ser pentacampeona. "Si bien generamos oportunidades, el ataque no fue de lo mejor y no convertimos mucho. Muchas veces tiramos forzados y eso generó que la efectividad resultara baja. Ahora, en la semana, me gustaría analizar por qué erramos tantos goles", añadió Mac Donough.

Es la sana costumbre de La Dolfina. Resulta un hábito para el equipo de Cañuelas acceder a la final del Abierto de Palermo, el certamen más relevante del mundo. Es por su determinación y sus convicciones que se transformó en uno de los mejores equipos de la historia. Ayer, la holgada diferencia que sacó desde el inicio ayudó a cuidar la caballada, un plus para tener en cuenta con miras al próximo sábado. "Estoy feliz, una vez más. Estuvimos todo el año pensando en llegar a la definición de Palermo. Creo que jugamos bien durante los ocho chukkers. Y el hecho de alejarnos velozmente en el marcador hizo que no repitiéramos los caballos", indicó Nero, autor de cuatro tantos.

Como es habitual, la tribuna Dorrego cercana a los palenques de La Dolfina lució algunas banderas uruguayas por Stirling. Pelón, fanático de Nacional, también firmó camisetas del Bolso una vez consumada la victoria. Al Nº 2 se lo observó aliviado por llegar al desenlace luego de la caída en la virtual semifinal de Hurlingham contra Alegría. "No sé si era una espina clavada, pero ese día nos dimos cuenta de que si no estamos enfocados al 100 por ciento y con actitud, lo más probable es que perdamos. Aprendimos la lección", enfatizó.

El próximo sábado, La Dolfina buscará su 5º título consecutivo en este certamen que conquistó por primera vez en 2002. A la hora de optar por un rival, sus componentes no tienen preferencias entre los equipos que hoy sostendrán la otra semifinal: Ellerstina y Alegría. "Los caballos quedaron muy bien, los cuidamos. Me da lo mismo quién llegue a la definición. Nosotros ya estamos en la final. No tengo dudas de que ellos van a protagonizar un partido parejo y ojalá el que gane lo haga en tiempo suplementario, así cansan un poco más sus caballos", cerró con una sonrisa Nero.

La Dolfina aglutina calidad y talento. Ahora sólo le falta un compromiso para rubricar un nuevo lauro. En caso de triunfar, será uno más en el reinado de un equipo que en este Abierto de Palermo luce demoledor.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas