Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En auge: esta modalidad desplaza a otros juegos de azar

Lunes 27 de noviembre de 2017
0

"El fenómeno del juego está creciendo y va a seguir haciéndolo. Conocemos casos de mujeres que han estado 48 horas en un casino", explica Pedro Catella, integrante del Centro de Ludopatía de Vicente López y del equipo de Entrelazar.

Con la apertura y la proliferación de las salas de juegos (sobre todo de bingos, a partir de la década del 90), cada vez más mujeres se vuelcan hacia este entretenimiento. "El negocio de las máquinas le ganó al resto de los juegos del azar. Desplazó a los hipódromos, a los bingos y está cabeza a cabeza con el juego de casino", expresa Mariela Coletti.

Según datos del Estudio de Prevalencia de Juego Patológico, realizado en territorio porteño en 2015 por el Instituto de Juegos de Apuestas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (hoy Lotería de la Ciudad), el 4% de la población adulta juega en forma problemática y el 1,8% es jugador patológico.

Además, determinó que entre 2010 y 2015 aumentó considerablemente la probabilidad de que quienes juegan desarrollen comportamientos compulsivos.

"Hubo un incremento en la incidencia de juego patológico, que pasó del 0,7% al 1,8%. Y aparece un pico muy importante en las personas de la tercera edad, especialmente en las mujeres que juegan a las tragamonedas", dice la médica psiquiatra Verónica Mora.

Por supuesto, no todas las personas que se acercan a un casino o un bingo se hacen adictas. Hace falta que existan algunas condiciones preexistentes. De hecho, se estima que sólo el 1% de las personas que juegan se convierten en ludópatas. "Siempre hay un factor emocional desencadenante. También ocurre muchas veces que hay algo hereditario, algún familiar que tuvo cuestiones con el juego. Es una paradoja llamar «jugador» al ludópata, porque el apostador no está jugando para divertirse, sino porque ahí armó un vínculo tóxico", explica la psicoanalista Débora Blanca.

En la provincia de Buenos Aires, existe una línea de atención gratuita a cargo del Programa de Prevención y Asistencia al Juego Compulsivo. Con más de 12 años y 10 centros en toda la provincia, ya atendieron a 8000 personas.

"El tratamiento es difícil, pero vemos gente que se ha curado. Hay mucha recaída y por eso hay que trabajar con la familia", dice Andrea Romano, coordinadora general del programa. Y agrega: "Lo que se trabaja con ellos es cómo se relacionan con el juego y que puedan hacerse cargo de por qué se engancharon con eso".

En esta misma línea, Coletti cuenta que el tratamiento está enfocado en preguntarles por qué juegan y cuáles son sus angustias. "Buscamos al sujeto detrás del jugador. Ahí aparecen la culpa, el querer vengarse del otro, los secretos familiares. No hay cura, pero sí hay recuperación".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas