Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Jesumiel, la argentina que les enseña oficios a los niños de la India

Haciendo un voluntariado en ese país, vio que muchos chicos no podían acceder a una educación por ser de castas bajas y decidió crear la casa escuela "Hogar Hijos de la Luz"

Lunes 27 de noviembre de 2017
0
Foto: LA NACION

"Fue una decisión fuerte pero necesaria. A estos niños no se les permitía acceder a una educación. Fue un impulso del corazón", afirma Jesumiel Barra, fundadora del Hogar Hijos de la Luz, una casa escuela ubicada en la ciudad de Varanasi, la Inda.

¿Cómo es que una argentina de 38 años que se crio en el barrio de San Fernando, al norte de la provincia de Buenos Aires, terminó viviendo en este lejano país? Jesumiel, siempre se sintió muy atraída por la música y los instrumentos. Durante su adolescencia descubre el sitar, emblemático instrumento indio de cuerdas. "En ese momento me sentí muy intrigada por la cultura india", cuenta Jesumiel, quien en 1999 viaja por primera vez a Varanasi para estudiar la música clásica del país con un profesor particular. A partir de entonces, todos los años se establecía unos meses allí, hasta que en el 2007 fallece su profesor.

En el 2011 decide trabajar como voluntaria en "La Congregación Madre Teresa de Calcuta" de esa misma ciudad, a la que iba caminando desde su departamento, bordeando el Río Ganges. A las orillas de este veía como muchas madres mandaban durante todo el día a mendigar a sus hijos, quienes eran rechazados de las escuelas por ser de castas bajas.

"Los chicos mendigos son muy maltratados. Los comerciantes les pegan con palos cuando entran a sus locales. Sus propias madres los maltratan si no juntan todos los días un mínimo de 50 rupias. Así y todo, son muy curiosos y siempre andan con una sonrisa" remarca Jesumiel. Fue entonces que decidió comenzar su propia escuela callejera. Todos los días a las 11:00 hs se sentaba debajo de un árbol durante varias horas a darles clases a estos niños que no sabían leer, escribir o siquiera usar un lápiz. Este fue el punta pie para crear el Hogar Hijos de la Luz.

Jesumiel incentivaba a los chicos a asistir a clases a través de premios, bañándolos en el río, regalándoles ropa o comida. Pero en esos gestos, descubría las condiciones en las que vivían. Jesu, como la llaman los niños, recuerda: "Algunos no se bañaban hace tanto tiempo que tenían enfermedades en la piel o tenían parte de la ropa pegada a la piel. Uno de los chicos escondía su propio plato de fideos para dárselo a la madre, sacrificaba la única comida del día".

Luego de unas semanas, los chicos estaban cada vez más entusiasmados. Por el contrario, a las madres no estaban de acuerdo porque, como los chicos iban en la escuela callejera en vez de estar mendigando, no ganaban plata. Entonces, Jesumiel decidió enseñarles distintos oficios, para que pudieran vender las artesanías que fabricaban, como collares y bolsos. Tuvieron tanto éxito, que las madres quisieron aprender también y actualmente hacen una feria callejera que crece año tras años.

Actualmente alquilan un pequeño establecimiento donde funciona la casa escuela. Allí vive ella, con algunos voluntarios y 8 adolescentes, que pertenecen a la primera camada de sus estudiantes. También reciben a niños y otros adolescentes de la ciudad, que van a comer, bañarse, lavar su ropa, dormir y aprender oficios.

"Con la plata que ganan vendiendo artesanías ayudan a pagar el alquiler. Logramos que vayan de la calle al oficio y del oficio al hogar. Los vemos más felices, porque trabajar los dignifica", concluye Jesumiel.

Cómo colaborar:

Hogar Hijos de la Luz

jesumieldejesus@gmail.com

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas