Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
CONTENT LAB PARA Aperol

3 buenas razones para salir por San Telmo

Pizzas de masa madre, pinchos vascos y tapas de autor para combinar con la #TemporadaSpritz

cerrar
Lunes 27 de noviembre de 2017 • 18:34

Café Rivas (Estados Unidos 302)

Café Rivas
Café Rivas.

En una esquina típica del casco antiguo, donde las calles son de adoquines y las paredes de azulejos, frente a un bar notable y en el mismo edificio donde funcionaron dos teatros, hace casi una década está Café Rivas. Hasta aquí llegan los extranjeros que quieren vivir la Buenos Aires de antes, y los locales que disfrutan de una pausa en el tiempo, o en el espacio, porque este también podría ser un reducto europeo, por el ambiente y por la música (los viernes y sábados hay piano en vivo, y un jueves al mes noche de jazz y blues). "Me siento y me voy de la ciudad", es la sensación que provoca este bar en los oficinistas de Puerto Madero que cruzan el dique para venir a tomarse un Aperol Spritz con una ración de queso -sale con mermelada de quinotos y garrapiñada. Para el tapeo, hay muchas creaciones: croquetas de conejo con yogurt estilo árabe con pepino, cilantro y menta; blinis de choclo con boquerones, crema ácida y morrón asado; cake de trucha con un relish agridulce. Los domingos explota, con la feria de antigüedades de la calle Defensa y el brunch que ofrecen de 11 a 17. En la mesa dulce (hay budín de choco y baileys), todo es artesanal, en el tapeo también: desde el carpaccio de gravlax de salmón, curado 36 horas en eneldo, sal rubia y sal negra con pickles de arándanos, hasta los tomates deshidratados y el jamón casero.

Sagardi (Humberto 1º, 319)

Sagardi
Sagardi.

Frente a San Pedro González Telmo, y a su museo que conmemora los 200 años de una de las parroquias más antiguas de la ciudad, un restaurante le rinde tributo a los orígenes del País Vasco, un territorio singular con una cultura propia que hace de la cocina el centro de la vida. El proyecto nació en Barcelona con el propósito de llevar la gastronomía vasca fuera de Euskadi, y llegó a un edificio del siglo XIX de Buenos Aires, que se ubica junto a la antigua pulpería de Martina Céspedes, un personaje de la época colonial. Con pescados salvajes recién pescados y verduras de la propia huerta hacen "pinchos de producto". Una costumbre popular vasca que consiste en hacer sociales en la barra tomando a voluntad los pequeños bocados que cada uno elija. El despliegue de sabores sobre el mostrador de Sagardi es una provocación a la que nadie puede quedar inmune (hay un pintxo que se llama Orgásmico). ¿Cuáles elegir para tomar con un Spritz? La clásica escalibada con vegetales asados, anchoas, berenjena y cebolla; el de jamón con tomate rallado y aceite de oliva; y el que representa los colores de la bandera vasca con brie, setas salteadas, chorizo andaluz y pimiento verde frito.

The Pizza: (Av. Caseros 424)

The Pizza
The Pizza.

El nuevo point en el boulevard de moda llega de la mano de los mismos dueños de Hierbabuena, uno de los hits de esta calle. Abrieron hace dos meses y trajeron al barrio una propuesta de harinas diferente: pizzas de masa madre sin levadura industrial. Se preparan con un blend de cuatro harinas y fermentación natural, un proceso que lleva de cuatro a cinco días: "No cae pesada porque no es harina cruda. Intentamos que la pizza vuelva a ser un alimento, en la Argentina el concepto de la pizza no está vinculado a un plato de comida", explica David. Por eso se fijan en los ingredientes y usan fiambres y quesos artesanales de producción nacional, verduras orgánicas y ningún aditivo. Confitan el pulpo, curan las alcaparras en sal, las olivas vienen de Mendoza y no están teñidas. Los sabores son poco convencionales, porque justamente cada pizza está pensada como una comida (por eso también son individuales). Nos quedamos con la mediterránea (tomate, anchoas, alcaparras, olivas, halloumi, orégano fresco, ajo asado, sal marina) y la de Kale riccio crocante con brie, cebolla morada y pesto de pistachos. El horno de barro es el corazón del local, y el alma es una impresionante barra de Aperol, que a medida que va cayendo la noche va tomando protagonismo. Madera, cuero natural, texturas de hierro oxidado, mármol blanco y lámparas de cobre en un interiorismo que remite a Nueva York de los años '70 con toques modernos de diseño. Nace el primer "restaurante de pizzas".

Aprovechá la #TemporadaSpritz: En estos locales y 300 bares y restaurantes más de Buenos Aires, Mar del Plata, Rosario, Córdoba, Mendoza, cada jueves cuando pidas un Aperol Spritz te llevás su copón de regalo.

En esta nota:
Te puede interesar