Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Salimos hace 5 meses, estamos bien pero de repente desaparece por varios días"

Consuelo

SEGUIR

Martes 28 de noviembre de 2017 • 00:22
0
¿Qué pasa cuando el otro no está tan presente como nos gustaría?
¿Qué pasa cuando el otro no está tan presente como nos gustaría?. Foto: Shutterstock

Hola Consuelo,

En mis tiempos libres me gusta mucho leer tu columna, y dudé muchas veces en escribirte; quisiera que me des tu opinión. Es medio complicado y estoy un poco perdida; hace más de un año terminé una relación de 6 años con el padre de mi hijo, y la verdad que me costó mucho asumir el duelo y volver a conocer a alguien, pero ¡lo hice!

Me encantó conocer a esta persona. El tema es que él hacía "casi nada" había salido de una relación también de muchos años, y un poco conflictiva. Desde el primer día pegamos muy buena onda, y así estamos, ya hace cinco meses. "Tenemos algo", lo digo así porque nunca se oficializó nada ni se puso un título (ninguno pensó que esto iba a crecer y que nos íbamos a llevar tan bien) pero hacemos cosas como si tuviéramos un título (nunca nos ocultamos, salimos a tomar algo, comemos con otra gente, planificamos viajes, tiene pequeños detalles hacia mi que a la vez son grandes detalles, etc).

Pero, ¿qué pasa? Es muy cambiante y no logro entender; son tres días bien, desaparece dos, o una semana bien y desaparece otra vez. Desaparece en serio, no contesta mensajes, Whatsapp, nada. En su momento cuando le planteé este problema, me dijo que él es así, y que es su mayor defecto (supongo que viene acostumbrado a ser así de la relación pasada). Nunca nos dijimos que nos queríamos, no sé si por vergüenza o por no saber qué piensa el otro, pero sí nos damos cuenta que nos pasa algo fuerte. A veces me dan ganas de dejar todo porque no sé qué puede llegar a pasar, pero a la vez cuando estamos juntos somos tan compatibles que me hace sentir demasiado bien. Espero no haberte cansado. Un beso,

La confundida (27)

Querida Confundida:

¡Qué complicado ese nivel de intermitencia! Vos tenés más o menos mi edad: no sé si habrás llegado, pero yo recuerdo vagamente las primeras experiencias con el sexo opuesto, de adolescente, antes de las redes sociales (ya había MSN y mail pero nada más) cuando una tenía que esperar tres días o incluso una semana a que alguien te llamara después de una salida. Una se queja de la "sobrepresencia" de estos tiempos pero lo otro también era una angustia constante, estar siempre esperando, siempre pendiente, tratar de pensar en otra cosa porque una sabía que ese llamado podía tardar días y en el medio había que estudiar, comer, en fin, vivir.

Lo que quiero decir: si lo pensás fuera de la locura hiperconectada de nuestra época, tres días o incluso una semana no es tanto. Me decís que él es muy cambiante: más allá de estas "desapariciones", ¿te manda mensajes contradictorios? ¿Un día está distante y al otro súper cariñoso? Eso puede ser un poco más angustiante, pero si sencillamente se trata de una persona que necesita, cada tanto, un par de días de "replegarse", no me parece un problema. Distinto es si vos sospechás que en esos días que "desaparece" está haciendo alguna cosa que no te gusta (no mencionás en tu mail si tienen un acuerdo de exclusividad), pero si le tenés confianza, es solamente una característica de él que creo que podés incorporar a tu vida. Habría que ver cómo se lleva eso con una convivencia, pero por lo que me contás falta para pensar en esas cosas...y de cualquier modo, no todas las parejas tienen que convivir. Conozco muchos ejemplos de parejas de años que prefieren mantener casas separadas justamente porque alguno, o los dos, prefiere "tener su espacio". Quiero decir: si él es así y se aman, me parece que es un asunto manejable. Igual, dado que a vos te angustia, también creo que tendrías que charlar seriamente con él y tratar de llegar a un punto medio: decirle que si él hay días que necesita hablar poco no hay problema, que te avise, pero que te tire algún mensaje para que vos no te angusties, que te conteste lo mínimo indispensable apenas. Y por supuesto, que si tienen algo planeado o algo importante, puedas tener la seguridad de que él está. Los dos tienen, creo, que negociar un poquito.

Y por último: me decís que tenés un hijo. Ahí sí creo que hay que tener cuidado en el manejo del vínculo si este muchacho es de "desaparecer", porque una cosa es que vos como adulto lo entiendas y otra muy distinta que un chico se encariñe y se acostumbre a la presencia de alguien que un día de la nada se desvanece por una semana (y quizás falta a su cumpleaños o algo así). Yo diría que, si no los presentaste todavía, postergues esa presentación hasta estar más segura del vínculo, y una vez que lo estés tengas una conversación con tu pareja muy clara explicándole que si va a generar una relación con tu hijo (no de padre ni mucho menos, una relación) eso implica una responsabilidad.

Probá entonces esa negociación, relajate y tratá de disfrutar los beneficios de una relación "no hiperconectada": que funcione a tu favor y no en tu contra, que baje la ansiedad en lugar de subirla.

Cariños,

Consuelo

Consuelo estará disponible para resolver todos los conflictos digitales que lleguen a la casilla modalesdebolsillo@lanacion.com.ar, como comentario a esta nota o a la cuenta de Facebook de LA NACION. Si la consulta es comprometedora, cuidará el anonimato del remitente.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas