Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Identifican los genes y las hormonas que extienden las raíces de las plantas y reciben un premio

Uno de los premios Houssay otorgado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva fue para el doctor José Estévez, investigador de la Fundación Instituto Leloir, cuyos hallazgos sientan bases para adaptar cultivos en zonas áridas

Lunes 27 de noviembre de 2017 • 21:35
0
José Estévez, jefe del Laboratorio Bases Moleculares del Desarrollo Vegetal de la Fundación Instituto Leloir e investigador independiente del Conicet
José Estévez, jefe del Laboratorio Bases Moleculares del Desarrollo Vegetal de la Fundación Instituto Leloir e investigador independiente del Conicet.

(Agencia CyTA-Fundación Leloir)-. Si las raíces de las plantas aumentan su capacidad para absorber agua y nutrientes del suelo, entonces muchos cultivos podrían adaptarse a terrenos áridos y contribuir a solucionar la escasez global de alimentos.

Por sus logros en este campo, y también por su trayectoria profesional, el doctor José Estévez, jefe del Laboratorio Bases Moleculares del Desarrollo Vegetal de la Fundación Instituto Leloir (FIL), recibió uno de los cuatro "Premios Houssay" otorgados por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

El reconocimiento, que en el caso de Estévez fue en el área de Biología Molecular y Bioquímica, se destina a investigadores menores de 45 años que desarrollaron la mayor parte de su actividad científica en el país.

"Frente a la expansión de las zonas áridas o secas como consecuencia del cambio climático y a la demanda creciente de alimentos a nivel mundial, es imperativo aumentar la productividad de los cultivos", subrayó Estévez, para quien los mecanismos biológicos podrían servir para mejorar la captación de nutrientes esenciales y agua de cultivos en suelos pobres en nutrientes y en períodos prolongados de sequía.

En estudios que lleva adelante desde 2000, Estévez y colaboradores lograron duplicar la longitud de los pelos radiculares, prolongaciones absorbentes de las raíces de las plantas. Por ejemplo, los científicos identificaron que ciertas hormonas vegetales (auxinas) y tres grupos de genes que regulan proteínas específicas (extensinas) son claves para favorecer la elongación de esas estructuras de las raíces.

"Nuestros resultados sientan bases para optimizar potenciales aplicaciones biotecnológicas que impacten en la productividad de cultivos a gran escala", subrayó el investigador del Conicet, doctorado en biología en la UBA y con una beca posdoctoral en las Universidades de Stanford y Berkeley, California.

También son ganadores del Premio Houssay la matemática Sonia Luján Natale, el químico Rodolfo Wuilloud y el biólogo Rolando González-José. El galardón a la trayectoria fue logrado por el físico nuclear Enrique Civitarese, el bioquímico Gabriel Rabinovich, el nanotecnólogo -y ex presidente del Conicet- Roberto Salvarezza y la socióloga Catalina Wainerman. En tanto, el Premio Jorge Sabato fue para la microbióloga y biotecnóloga Graciela María Font.

El próximo 7 de diciembre se entregarán las distinciones a todos los premiados y se escogerá también al Investigador de la Nación Argentina, quien se hará acreedor de una medalla de oro y un millón de pesos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas