Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Enard aseguró financiamiento del Estado para 2018, ¿pero qué ocurrirá luego?

Luego de garantizar 900 millones de presupuesto para el año próximo, el Ente Nacional del Alto Rendimiento Deportivo tendrá un año en el que deberá rendir examen para revalidar pergaminos de cara al futuro

Miércoles 29 de noviembre de 2017 • 09:33
SEGUIR
LA NACION
0
El Enard tendrá un 2018 de examen
El Enard tendrá un 2018 de examen.

Cuando la ley del Enard se votó en diciembre de 2009, en la cámara de senadores sólo obtuvo un voto en contra (ARI/Coalición Cívica) sobre 56. Y en la cámara de diputados 144 sufragaron a favor y 14 se opusieron. La crítica que unía a aquellos legisladores que votaron en contra estaba vinculada al financiamiento a través del impuesto del 1% del abono de los celulares. Para la senadora Eugenia Estenssoro (ARI/Coalición Cívica), el impuesto era "regresivo" y afectaba a "los sectores populares". Otros apuntaban a la figura de Gerardo Werthein , quien fue el impulsor del impuesto, era reciente presidente del COA y a su vez uno de los dueños de una de las empresas de celulares (Personal).

No hay ningún deportista que se pronuncie en contra del Enard. Desde su creación, se vieron beneficiados con mejores condiciones de preparación. No hay dudas al respecto. Aunque surgen otros interrogantes.¿Por qué financiar al deporte del alto rendimiento con una alícuota a los celulares y no con actividades directamente vinculadas al deporte? ¿O bien con un impuesto a aquellos que productos que configuren un sentido opuesto a la buena salud que conlleva practicar deporte: el alcohol o las bebidas gaseosas por ejemplo? La fuerza para impulsar el impuesto en la cuota de los celulares, por entonces, la tenía Werthein. ¿En algún otro país de Latinoamérica se grava a la telefonía celular? Sí, en Colombia, que tiene uno de los presupuestos más elevados en el alto rendimiento de la región. A su vez, se financia con el presupuesto nacional.

Hubo otras intenciones de políticos de financiar el alto rendimiento con aportes privados pero no prosperaron. Un buen ejemplo de cómo financiar un organismo para que sea autárquico -punto clave del debate- y no gubernamental es lo que ocurre con el sistema de medios púbicos en Gran Bretaña. La BBC es financiada con un impuesto a los receptores de televisión; es decir, a quienes ven la TV (ya sea que lo hagan por una TV o por la computadora).

¿Cómo votó el PRO en 2009 la ley del Enard? A favor. Ocho años después, el gobierno de Mauricio Macri , en el paquete de la reforma tributaria que envió al Congreso, incluyó la derogación de dicho impuesto. Enseguida, comenzaron las negociaciones entre Werthein y el ministerio de Hacienda. El principal objetivo era asegurarse el financiamiento y no perder la autarquía del Ente. Porque, por ley, el organismo es no estatal, sin fines de lucro y la autonomía financiera estaba asegurada con el dinero que es destinado directamente a una cuenta del Banco Nación, y que administra el Ente. Con esto último se pretendía asegurar políticas deportivas de largo plazo independientemente del gobierno de turno. El objetivo principal era no depender de una negociación anual con el ministro de Economía o el secretario de Deporte de turno.

En cuanto a este último punto, inclusive en aquel debate parlamentario, se objetaba cómo se controlarían las cuentas de un organismo que recibe dinero del erario público pero que no era gubernamental. En este sentido, cabe destacar lo siguiente: el Estado es socio en partes iguales con el Comité Olímpico Argentino (COA) en la conformación del Enard. Por lo tanto, los representantes del Estado que están en el Ente pueden (y deben) auditar las cuentas. De hecho, la comisión fiscalizadora está integrada por dos miembros del COA y dos de la Secretaría. Si las cuentas no fueron debidamente auditadas desde el funcionamiento del Enard, en 2010, el Estado nacional también es responsable. No obstante, y hecha esta observación, el balance y el detalle de gastos del organismo debiera ser públicos. Lo son, pero no en detalle. Profundizar los cambios en este sentido es, sin dudas, uno de los puntos que todavía se debe el Ente.

¿Cómo se destrabó el conflicto? En la reforma tributaria que el gobierno enviará al Parlamento se reemplazará el inciso a del artículo 35 de la ley del Enard y que establece el financiamiento con el 1% de los abonos de los celulares. En su lugar, se asegurará dicho financiamiento con recursos del prepuesto nacional. Para eso, en la reforma se incluirá un aumento del 4% al 5% de los impuestos internos de los abonos. De esta manera, no se dejará de percibir el 1% anterior, con la diferencia de que ahora va a las arcas del Estado. Y ya se fijó el número para 2018: serán 900 millones de pesos, aproximadamente unos 100 millones más que el de este ejercicio. Es decir, este punto tendría fuerza de ley. El Estado deberá financiar el Enard a partir del año que viene y con ese piso.

Pero existe otro punto de conflicto: cerca del 60% del presupuesto del Enard está atado al dólar. Entonces, según fuentes que tuvieron acceso al acuerdo, se incluirá una aclaración: los recursos del Tesoro que se destinan al Enard deben estar relacionados a la tasa anual del crecimiento de los gastos primarios del presupuesto. ¿Esto quiere decir que el prespuesto de alto rendimiento bajará, será el mismo o aumentará? Según el economista Camilo Tiscornia, socio de C&T-Asesores Económicos, en "términos reales" el presupuesto del Enard para 2019 debería mantenerse, al menos, igual, de acuerdo a esta tasa. Y en cuanto a qué hubiese ocurrido si los recursos continuaban dependiendo de la facturación de los celulares, expresó a LA NACION que en términos reales se hubiese incrementado porque "en un plazo razonable de los próximos años la facturación de los celulares podría crecer más que el PBI".

En estos últimos dos puntos se abren dos cuestiones inciertas. Primero, si bien es cierto que la ley aún establecerá que el Enard sea autárquico, su presupuesto dependerá de que el gobierno respete la norma que obliga al Tesoro nacional a destinar recursos al organismo. La cláusula que vincula los recursos del Ente a los gastos primarios es mejor que nada, pero tampoco asoma como un reaseguro absoluto. El gobierno de Mauricio Macri, quien ya sumó la secretaría de Deporte a la Secretaría General de la Presidencia -antes estaba bajo el ala del ministerio de Educación- contará con la gran ventaja política de decidir sobre dichos fondos, aunque fundamentalmente debería respetar la ley, si es que efectivamente se lleva a cabo la reforma del inciso a del artículo 35 de la ley del Enard ¿Quién podría perder en esta compulsa? En cuanto a las personas, Gerardo Werthein, cuyo nombre es el principal referente de las disciplinas olímpicas y el propulsor de la creación del Enard. Pero fundamentalmente, el deporte de alto rendimiento. Los dirigentes federativos y los atletas deberán estar alertas al presupuesto que el Tesoro asigna anualmente. Y por último, cabe otra pregunta: ¿si el presupuesto de alto rendimiento no tiende a aumentar en términos reales, cuál es la idea de desarrollo deportivo que tienen los dirigentes argentinos, ya sean del COA o del Estado nacional?

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas