Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Alertan que uno de cada diez fármacos es falso o de baja calidad

Así lo indica un informe de la OMS sobre naciones en vías de desarrollo; en la región, advierten sobre los antibióticos

Miércoles 29 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Un informe mundial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que, en países como la Argentina, uno de cada 10 medicamentos en el mercado es falsificado o de baja calidad, es decir, sin efecto terapéutico alguno. Eso se traduciría en unos 30.000 millones de dólares en costos para los sistemas sanitarios de los países en desarrollo de medianos y bajos ingresos.

La OMS lo señaló a través de un informe sobre naciones en vías de desarrollo
La OMS lo señaló a través de un informe sobre naciones en vías de desarrollo.

Esos productos alcanzan a todas las categorías de medicamentos: desde antibióticos y vacunas hasta terapias oncológicas, cardíacas, psiquiátricas, anestésicas o para la malaria, la diabetes o los tratamientos de fertilidad asistida, de acuerdo con las denuncias de más de un centenar de países al sistema de vigilancia de la OMS en los últimos cuatro años.

En América latina, los productos falsificados o de baja calidad -autorizados, pero que no cumplen con la especificaciones- más comunes son antibióticos, vacunas, anticonceptivos y el misoprostol, un producto que se usa para inducir el aborto. Un fármaco queda fuera de las especificaciones cuando hubo un error en la producción, se degradó durante el transporte o el almacenamiento o se venció.

"Esto es un problema global. Hay denuncias de países ricos y pobres que alcanzan a los fármacos nuevos como a los genéricos. Hoy, los medicamentos que se producen en una parte del mundo pueden tener impacto en los pacientes de la otra parte del mundo", dijo ayer Michael Deats, especialista en seguridad y vigilancia farmacológica de la OMS, durante una conferencia de prensa en Ginebra de la que participó LA NACION.

En 2013, la OMS lanzó el Sistema Mundial de Vigilancia y Monitoreo de Medicamentos Fuera de Especificación y Falsificados (GSMS, por su nombre en inglés), al que los países miembros y ONG humanitarias informan incidentes. Desde entonces, se investigaron 1500 denuncias que demuestran cada vez más cómo un producto puede recorrer una ruta internacional, entre países desarrollados y en desarrollo, para llegar a distintos mercados sin controles adecuados.

Foto: LA NACION

Ayer, se presentaron los primeros resultados del GSMS y que actualiza el informe mundial de hace 10 años. En un mapa que describe la distribución de esas denuncias, la Argentina aparece entre los países en los que circulan este tipo de productos. Es más, nuestro país guió un equipo técnico en los últimos años para revisar las tecnologías disponibles para reducir la circulación de medicamentos falsificados y subestándar.

"No hay demasiados informes de incidentes de la Argentina. Aun así, el país reconoce que es algo para lo que hay que prepararse y trabaja con la OMS en este problema", explicó Deats a LA NACION. "De los 1500 informes que recibió el GSMS, "apenas llegan a un dígito", sin más precisiones sobre las denuncias de la Anmat.

El año pasado, la OMS lanzó un alerta sobre vacunas para la meningitis. En la caja del producto figuraba que el producto se había producido en una planta de Brasil. La investigación indicó que ese laboratorio no había elaborado esas vacunas y aún se desconoce si los falsificadores estaban en América latina o en otra parte del mundo.

Determinar la ruta de estos productos es "muy complejo", afirmó Deats, que en el trabajo para dar con el origen de las vacunas contra la meningitis falsificadas envió a parte de su equipo a Africa, donde dieron con el distribuidor y se formalizó la denuncia penal. Pero no se pudo determinar de dónde obtenía las dosis.

"La cadena puede ser muy larga y esa cadena involucra a muchos países, lo que dificulta el seguimiento -afirmó-. Sin la colaboración de los países entre sí, será aún más difícil. Saber de dónde provienen y cómo podemos detener (el ingreso al mercado) de estos productos, todo será más complejo."

Otra de las investigaciones de estas cadenas de suministro internacionales permitió trazar la ruta entre Turquía y los Estados Unidos, a través de un exportador de Egipto, tres distribuidores de Suiza, Dinamarca y Reino Unido, y una farmacia de venta vía Internet de Canadá, de acuerdo con la sentencia judicial de 2015.

Dos años antes, en septiembre de 2013, 44 chicos quedaron internados en un hospital de Paraguay. Todos tenían problemas para respirar. Los primeros síntomas coincidían con los de un resfrío común y, en todos los casos, los padres habían usado un jarabe para la tos de producción local. El equipo del GSMS de la OMS reconoció la similitud del brote con otro en Paquistán, en 2012-2013, que provocó 66 muertes. Se descubrió que la droga provenía, en ambos casos, del mismo productor de la India y pertenecía al mismo lote.

Pero esto es, de acuerdo con la OMS, una pequeña fracción del problema y muchos casos no se informan. "Estos productos son difíciles de identificar y rara vez se sospecha que el deterioro de un paciente es por un medicamento fuera de especificaciones o falsificado, sino que se atribuye a la enfermedad", afirman los autores de un segundo informe, que también se presentó ayer, sobre el impacto socioeconómico y en salud pública de esos productos. En este caso, se revisaron 100 estudios publicados sobre la calidad de los medicamentos de 88 países de ingresos medios y bajos. Se analizaron 48.000 muestras de antibióticos y terapias para la malaria.

Una proyección encargada a la Universidad de Edimburgo determinó que por año mueren entre 72.000 y 169.000 chicos por antibióticos falsificados o subestándar si se tiene en cuenta que el 10% de los medicamentos que circulan en el mundo en desarrollo están en ambas categorías. Otra proyección que hizo la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres determinó que, cada año, la falsificación o la falta de efectividad de los medicamentos para la malaria estarían causando entre 64.000 y 158.000 muertes extras en Africa subsahariana, con un costo de 38,5 millones de dólares en atención por la falla del tratamiento.

"Muchos de estos productos, como los antibióticos, son vitales para la supervivencia y el bienestar de las personas", apuntó Mariângela Simão, directora general adjunta de la OMS para Acceso a Medicinas y Vacunas. "Las medicinas de baja calidad o falsificadas no sólo tienen un efecto trágico en los pacientes y sus familias, sino que también son una amenaza para la resistencia a los antimicrobiales, lo que aumenta la cantidad de medicamentos que pierden su poder para tratar las enfermedades."

Para Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, este escenario es "inaceptable". A través de un comunicado sobre los resultados de ambos informes, indicó: "Hay que imaginar a una madre que deja de comprar comida o de atender otras necesidades básicas para poder pagar el tratamiento de su hijo, sin saber que los medicamentos son de baja calidad o falsificados, y, entonces, su hijo muere. Esto es inaceptable. Los países acordaron medidas globales para evitarlo y es momento de que las pongan en práctica".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas