Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La primavera se despide

Jueves cálido y soleado con máxima de 27°C; sábado, parcialmente nublado con 27°C; domingo, inestable

Diego Angeli

SEGUIR
PARA LA NACION@Jopoangeli
Jueves 30 de noviembre de 2017 • 00:44
0
Foto: Ilustración Costhanzo

Amigos, hoy será el último episodio primaveral porque a partir de mañana daremos campana de largada al verano meteorológico. Las estaciones tienen diferentes fechas de inicio según el concepto que se tome. Astronómicamente el verano comienza con el solsticio. En el calendario empieza el 21. Desde el punto de vista de las ciencias de la atmósfera todas las variables indican que el comienzo de diciembre es compatible con el arranque del período estival. También lo indica la fenología, la ciencia que estudia la variación del comportamiento de los seres vivos según los cambios climáticos. (Los asiáticos tienen un método diferente, no fenológico ni astronómico, separan las estaciones según la insolación y algunas regiones pueden tener hasta doce estaciones)

No hay nada para festejar. Aunque el marketing te quiera convencer de lo contrario, empiezan en la Ciudad de Buenos Aires los peores meses para nuestra calidad de vida. A partir de hoy estamos expuestos al calor extremo, por el incremento de la potencia solar y la heliofanía teórica astronómica que indica casi quince horas de insolación de superficie, llegando al disparate de que el sol salga a las cinco y media de la mañana y no oscurezca hasta casi las nueve de la noche.

Hay un dato muy a mano para entender que no hay que esperar hasta el solsticio para declarar el verano astronómico. En la cruenta ola de calor de 2013 los eventos comenzaron un 11 de diciembre. Muchas seguidillas de días calor extremo empezaron su satánica racha en los primeros días del último mes del año. Por eso ahora, el real ejercicio meteorológico será monitorear futuros escenarios de calor fuerte, especialmente que no se pongan en fila más de tres días sofocantes, donde serán determinantes los registros de calor nocturno. Lo realmente complicado será la inercia térmica que plantea el cemento porteño que no deja bajar la temperatura por la noche.

Es por eso que hoy despedimos a la primavera, mañana ya será diciembre y estaremos a merced de las bocanadas del dragón que hasta el momento sigue dormido sin dar indicios de un ataque inminente.

Jueves: último sol de primavera

Se despide la estación de las flores y el pic nic con un día que bien podría ser un ensayo de lo que se viene. Hoy tendremos la última jornada con buenos pasajes de cielo limpio, arrancando con 19°C en el área metropolitana y 16°C en el sector suburbano. El sol junto al viento noreste llevarán la máxima hasta un escalón antes del verano cuando a media tarde la cotización del mercurio supere los 29°C. Luego el viento llega desde el este para calmar los ánimos y dejarnos una noche con 25°C a la hora de la cena y 23°C ya en la frontera con el viernes. Todavía nos arreglamos con el ventilador.

Viernes: nublado y templado

Se espera un día de viento este de punta a punta lo cual marcará una entrada de aire templado pero no tan caluroso y sobre todo, excesivamente húmedo , lo que se notará en la población de cúmulos de nuestro cielo.

La mañana repite los 19°C del jueves aunque esta vez el termómetro tendrá a un tibio aliado en el viento desde el río sumándole la nubosidad que puede hacerle marca personal al sol desde temprano. Por eso se estima un día menos caluroso, con una plusmarca por debajo de los 28°C con probabilidad de cielo cubierto en la segunda mitad del día. El manto de estratos y el viento este pueden mantener la temperatura de toda la noche y parte de la madrugada en 21°C, sin riesgo de lluvia a pesar de la nubosidad. El verano meteorológico comienza sin sobresaltos.

Sábado: calor y poco sol

Persiste el viento este, exhibiendo su neutralidad suiza en el cuadrante térmico meteorológico. No trae tanto calor, no trae tanto fresco, le pone un techo a la máxima pero también un piso a la mínima. Todo un ejemplo de mesura y moderación. Es otro día con muy poco sol, con Febo intentando encontrar algunas fracturas en la nubosidad como para poder colar algunos rayitos.

Será un sábado de calor suave, muy agradable, con una temperatura punta estimada en 27°C. Quizás la falta de sol opaque un poco la tarde y parezca no ser suficiente para el chapuzón, pero ese techo de cúmulos nos libera de temperaturas más incómodas.

Domingo inestable

Se corta la racha de jornadas dominicales con buen tiempo y puede volver la mesa adentro después de varios asados al sol. Hasta el momento se perfila un día con mucho nubarrón pero pocas gotas. A no desanimarse los que tengan alguna actividad al aire libre, los acumulados previstos en las simulaciones son exiguos pero algunas lluvias intermitentes o una llovizna pertinaz están en agenda. El termómetro se desinfla con respecto a los registros de los últimos días y deja solo 25°C de temperatura punta. La inestabilidad dura hasta la noche y solapa gran parte del lunes. Mirando hacia el horizonte, estamos a salvo del calor extremo hasta mitad de la semana que viene.

Eso es todo para este boletín! Hasta la semana que viene!

@JopoAngeli

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas