Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La crónica y la no ficción, tradiciones argentinas que se conjugan en presente

El festival Basado en Hechos Reales reúne desde hoy a referentes locales y extranjeros del género en un encuentro para discutir audiencias y nuevos formatos

Jueves 30 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

En el país de Roberto Arlt, Rodolfo Walsh, Enrique Raab, Tomás Eloy Martínez y María Moreno, por citar cinco nombres claves del periodismo narrativo, todavía la crónica, la investigación y la escritura periodística evolucionan hacia formas nuevas de desentrañar y volver inteligible la realidad, más proteica de lo que uno se imagina. El primer festival de no ficción de la Argentina, Basado en Hechos Reales, reúne a cronistas nacionales y extranjeros situados en las primeras líneas de medios tradicionales y novísimos, en épocas difíciles para el oficio de escribir. ¿Pero hubo acaso épocas cómodas?

Foto: Archivo

Organizado por cronistas, gestores culturales y editores, el festival cuenta con el auspicio de la Fundación Tomás Eloy Martínez y la revista digital Anfibia. De hoy al sábado, y con entrada libre y gratuita, en el Centro Cultural Kirchner se darán cita destacados periodistas, docentes y jóvenes cronistas en entrevistas públicas, mesas de debate y talleres relámpago.

Josefina Licitra, Cristian Alarcón, Claudia Acuña, Martín Sivak, Victoria De Masi y Ricardo Ragendorfer son algunos de los que integran el seleccionado local de la primera edición del festival. Del resto del mundo, llegarán el estadounidense D. T. Max, biógrafo de David Foster Wallace y "perfilista" eximio; la peruana Gabriela Wiener (que cerrará el festival con una provocativa lectura performática), y la cubana María Marta Ramírez, entre otros. La convocatoria a los talleres fue tan exitosa que mucha gente no llegó a tiempo a inscribirse.

Las cuestiones que se abordarán son variadas. Van de la lucha por las audiencias, la hibridez de la crónica y la intimidad como motor de escritura a las nuevas plataformas para publicar y el trabajo de los corresponsales extranjeros. "Temas como el medio ambiente o las cuestiones de género quedaron afuera -dice Silvina Heguy, una de las organizadoras del festival-, aunque aparecerán en varias mesas. También cuidamos que la participación de mujeres y varones fuera igualitaria. Para elegir a los participantes consultamos al consejo asesor y a varios colegas. Quedaron profesionales muy valiosos, lo que nos obligó a abrir ya una lista de candidatos para la próxima edición, signo de que la no ficción merece un festival así". El consejo asesor está integrado por diez profesionales, entre ellos Hinde Pomeraniec, Maximiliano Tomas y Hernán Iglesias Illa. Varios cronistas de medios provinciales estarán presentes en el CCK para contar sus experiencias.

Del medio al libro

El sábado se conocerá el nombre del ganador de Leamos, concurso de crónica breve impulsado por el festival y el grupo VI-DA. Se presentaron 210 trabajos y el jurado ya elogió la buena calidad del material recibido. El ganador obtendrá 30.000 pesos, y su texto, junto a los de otros seis finalistas, será publicado en e-book por IndieLibros.

En el primer piso del CCK, una librería de libros de no ficción con más de doscientos títulos ofrecerá cantidad y calidad para que los asistentes al festival puedan conocer trabajos de los participantes y de otros referentes del género. En simultáneo, en la Casa de la Lectura (Lavalleja 924) se inauguró el mes pasado una sección bautizada como el festival, que los lectores y socios de la biblioteca pueden consultar libremente en cualquier momento.

Son muchos los obstáculos que los periodistas deben sortear para publicar libros de no ficción, en especial aquellos que eluden efímeras cuestiones coyunturales. "La producción de libros y los espacios en los medios son limitados, pero también es verdad que las nuevas plataformas ofrecen posibilidades aún no exploradas -indica Heguy, autora de Viaje al fin del Amazonas (Debate)-. Por eso en el festival habrá espacio para que se presenten experiencias de no ficción innovadoras y de autogestión".

Para Víctor Malumian, editor de Godot y coorganizador de Basado en Hechos Reales, varios títulos cumplen con las premisas del género y son exitosos en ventas. "En esa dirección, proyectos como el festival hacen su aporte en visibilizar el trabajo periodístico, sobre todo en tiempos de concentración mediática -puntualiza-. Leo con mucho interés medios digitales donde, a contracorriente de lo que se podría creer, no prepondera la inmediatez, sino un trabajo de fondo y bien editado en temas no sesgados por el último momento".

Ambos coinciden en que la producción nacional de no ficción responde a una tradición de grandes autores. "Hay una continuidad que muchas veces no reconocemos", dice Heguy, que destaca el trabajo actual de cronistas en diversos medios. "Aparecen grandes crónicas en diarios, en portales de noticias y en revistas digitales, y los análisis de audiencia demuestran que los textos bien construidos, eficientes desde el punto de vista narrativo y de investigación se leen", agrega.

Una poética ciruja

Uno de los best sellers de no ficción de 2017 es El salto de papá (Seix Barral), de Martín Sivak. Este viernes, el autor estará en el festival, junto con Mercedes Güiraldes, en una mesa coordinada por una maestra: Cecilia Absatz. Sivak responde una pregunta que cualquier lector puede formularse: ¿qué se entiende por no ficción? "Es una módica reivindicación del intento de contar hechos verdaderos -postula Sivak-. Un paraguas grande en el que entramos todos los que no podremos nunca escribir ficción. En mi caso, fue la manera de contar la historia de un padre o, más bien, de un padre y un hijo".

A su vez, la narradora María Sonia Cristoff, una de las invitadas a dar un taller en Basado en Hechos Reales, responde sobre la cuestión. "Son las narraciones surgidas a partir de una experiencia propia o ajena, de un hecho o, fundamentalmente, de lo que llamo documentos o material de archivo: recortes de diarios, muestras de arte, fragmentos de una película, conversaciones, testimonios, capítulos de libros, libros enteros, cartas, expedientes, diarios íntimos -dice la autora de Mal de época (Mardulce)-. Una especie de poética ciruja, que se va alimentando de esos fragmentos que, en la mayor parte de los casos, provee el azar". Para ella y para muchos otros escritores de crónicas, el azar y la obsesión están más emparentados de lo que se cree. E, incluso, conforman un modo de acercamiento a la experiencia propia.

Canon actual

Frutos extraños (Crónicas reunidas 2001-2008)

Autora: Leila Guerriero

Editorial: Alfaguara

En esta antología se aprecia el arte de la autora para combinar compromiso con sensibilidad y sentido de la oportunidad para elegir temáticas urgentes.

El hambre

Autor: Martín Caparrós

Editorial: Planeta

El escritor indaga las razones por las que, en un mundo donde se producen suficientes alimentos para la población mundial, aún comunidades enteras sufren hambre.

Falsa calma

Autora: María Sonia Cristoff

Editorial: Seix Barral

La Patagonia pierde su aspecto de postal de veraneo y en la voz de distintos personajes adquiere visos de una pesadilla en tiempo presente.

El agua mala

Autora: Josefina Licitra

Editorial: Aguilar

La historia de un pueblo bonaerense cubierto por las aguas asume la forma del mito en la imaginación de los pobladores, mientras la autora aporta datos cruciales.

5 novedades del periodismo narrativo

El salto de papá, de Martín Sivak (Seix Barral)

A partir del suicidio de su padre, a inicios de los años 90, el autor compone un exhaustivo retrato de época mediado por las implicancias del duelo. Uno de los best sellers del año.

La realidad, esa ficción. Crónicas novísimas, de varios autores (Marea Editorial)

Reúne los textos ganadores de la segunda edición del Premio de Crónica de la Fundación Tomás Eloy Martínez para estudiantes de periodismo.

La Argentina fumigada. Agroquímicos, enfermedad y alimentos en un país envenenado, de Fernanda Sández (Planeta)

En esta investigación, se detalla el avance de una tragedia silenciosa que ocurre en pueblos y ciudades de la Argentina.

Nací en una generación. Periodismo, monotributo y cultura, de Walter Lezcano (Milena Caserola)

Antología de crónicas sobre la escena cultural nacional, escritas por un poeta-narrador-cronista verdaderamente prolífico.

Cosmópolis, de Fabián Soberón (Modesto Rimba)

A partir de escritos breves y personales, el narrador tucumano revela una Nueva York desconocida en una suerte de diario de viaje poético y testimonial.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas