Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Emmanuel Gigliotti, el goleador redimido que se ganó la 9 de Independiente

A tres años de aquel penal que le atajó Barovero y lo eyectó de Boca, el Puma tuvo revancha y metió a Independiente en la final de la Copa Sudamericana con una actuación consagratoria

Miércoles 29 de noviembre de 2017 • 23:59
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Gigliotti y una noche inolvidable en el Libertadores de América
Gigliotti y una noche inolvidable en el Libertadores de América. Foto: AFP

Los psicólogos suelen llamar resiliencia a la capacidad de una persona para adaptarse de manera positiva a situaciones adversas. Emmanuel Gigliotti entendió que ese tenía que ser su camino luego de la noche del 27 de noviembre de 2014, cuando Marcelo Barovero, en un superclásico incrustado en las semifinales de la Copa Sudamericana, le atajó un penal y marcó su carrera para siempre. El delantero, hostigado por los hinchas de Boca que no le perdonaron un error, se fue a China. Cambió de cultura para ver si podía rehacer su carrera.

Después de casi dos años en un país en el que el nivel futbolístico estaba lejos de lo que buscaba, en febrero eligió volver a la Argentina. Lo tentaba la posibilidad de recuperar el vértigo. Ariel Holan, en Avellaneda, a 18.500 kilómetros de la ciudad de Chongqing, sabía que podía reparar el instinto goleador de un futbolista que se había alejado del ruido. Lo que no sabía era que los primeros pasos desatarían la desconfianza general y que recién se ganaría el puesto de manera categórica anteayer, tras anotarle dos goles a Libertad, de Paraguay, que significaron la clasificación del Rojo a la final de la Sudamericana . Para Gigliotti fue el inicio de un nuevo capítulo en su vida.

El partido consagratorio de Gigliotti en el Rojo

El Puma, de 30 años, pagó caro sus dos temporadas en China. Volver a adaptarse al fútbol argentino le llevó tiempo, incluso más de lo esperado. Su revancha quedó postergada durante varios meses. Los hinchas lo miraron de costado. Mientras el equipo de Holan empezaba a funcionar en la mayoría de sus líneas de juego, el centro del ataque no estaba a la altura de las circunstancias. Independiente , hasta el mes pasado, se atascaba en la zona más alta. El entrenador dio síntomas del inconveniente al rotar con frecuencia: Gigliotti, Leandro Fernández y Lucas Albertengo se fueron repartiendo el territorio. Jugaron juntos, separados, pero no había manera: el Nº 9 no aparecía.

"Necesitaba un partido así. Jugamos ante un equipo al que casi no le habían convertido en la Copa y nosotros le hicimos tres goles"
Gigliotti

El arranque del ex Boca en la Copa Sudamericana de este año fue turbulento. En el partido de ida de la primera fase, ante Alianza Lima de Perú, al delantero le atajaron un penal y su equipo, en el Libertadores de América, empató 0 a 0. Fue una copia casi exacta de aquella ejecución que le había detenido Barovero. Hasta el buzo verde del arquero, Leao Butrón, se repitió. No había peor manera de comenzar: no sólo no pudo borrar el recuerdo de 2014, sino que los fantasmas reaparecieron.

Los inconvenientes se intensificaron cuando una hernia inguinal y una pubalgia llevaron a Gigliotti al quirófano. El 5 de julio fue operado para frenar el dolor. Ya arrastraba algunas semanas sin jugar. Su recuperación se extendió hasta el primero de septiembre, cuando, en un amistoso con San Lorenzo, participó algunos minutos. Además de los partidos de la Superliga, se perdió dos llaves de la Copa: la segunda fase ante Deportes Iquique, de Chile, y el duelo de ida de los octavos de final frente a Atlético de Tucumán. El primer indicio de que había encontrado su nivel fue en la vuelta con Nacional de Paraguay, en cuartos: en una serie que estaba a punto de resolverse, anotó el 2-0 definitivo, la daga. Su cuerpo respondía en tiempo y forma a lo que ordenaba su cerebro. Se había despertado su olfato de elefante africano.

"Con Libertad -dijo Gigliotti- me sentí muy bien. Ya hace un mes que me doy cuenta de que estoy mejor. La continuidad es fundamental, es lo que mejor te pone". Y siguió: "Necesitaba un partido así. Jugamos ante un equipo al que casi no le habían convertido en la Copa y nosotros le hicimos tres goles". Cuando fue consultado sobre si había cerrado la herida del penal ante River, reconoció: "Esto no es una revancha de nada. Lo otro es pasado y ya está. Lo que importa es lo que viene".

Pero Gigliotti, que el martes fue el mejor de la cancha, pudo haber sido suplente ante Libertad. Holan eligió darle la titularidad incluso luego de la gran actuación de Leandro Fernández en el clásico con Racing, autor del gol del triunfo. Fue una apuesta que funcionó: aunque la opinión pública pedía a Fernández, el DT se inclinó por el ex Boca, quien, con su último doblete, dio el salto que buscaba. "Holan -contó- está convencido de una idea y nos la transmite. La gente de Independiente se siente identificada con lo que hacemos y eso es muy importante para el grupo".

Gigliotti, con siete goles en 25 partidos con la camiseta de Independiente, se ganó el derecho a la titularidad anteayer, en una noche inolvidable. El miércoles, ante Flamengo o Junior, en la primera final, será el Nº 9 de un equipo que buscará meterse en la historia. Y nadie lo pondrá en duda.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas