Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un clásico bien porteño en Urquiza

La propuesta de carnes y herencia española de Magritte, vigente con los años

Domingo 03 de diciembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Foto: Juan Pablo Soler

Villa Urquiza se va para arriba. Lofts y pisos modernos alternan con las tradicionales casas de barrio y propuestas gastronómicas en alza. La esquina en ochava de Olazábal y Burela, sin embargo, data de 1996 y recién desde 2002 se bautizó con el nombre del surrealista belga Magritte, con reproducciones que adornan los muros, entre fotografías de películas y artistas memorables que da gusto recordar.

Porteño y clásico, entre restó y brasserie, impecablemente puesto y mantenido, mesas cómodas y butaca con mantelería blanca, y al frente Américo con sus camareros en blanco y negro con moñito que sirven y guían a los clientes. La carta es clásica también, algo que no atrae tanto a la camada más joven, aunque sí integrando mesas familiares, cosa frecuente en Magritte. Luz natural entra por las amplias vidrieras, mientras que de noche la iluminación es correcta y amable, con lámparas blancas de antiguo diseño. La buena acústica completa el ambiente, cosa rara actualmente.

En la carta se nota la influencia del eximio chef Ramiro Rodríguez Pardo, maestro del actual jefe de cocina, Sandro Olmedo, en el recordado Catalinas, y 10 años con Marcelo Rivero en Magritte. Emiliano es el prolífico pastelero. Buenos productos y preparaciones reconocidas pueden componer un gozoso tapeo de entrada, bastante español con incursiones por Francia e Italia.

Pulpo español a la gallega ($ 1200) y a la provenzal (1100), chipirones a la plancha o lionesa, langostinos a la plancha, al ajillo, a la milanesa (290). También tortilla de papa y cantimpalo (190), empanada gallega de atún, imperdible (195), madrileñas croquetas y parisinas crepes que nos recuerdan a Catalinas. Ineludibles principales los pescados a la plancha, con ajo, oliva y pimentón de Murcia, salsa crema de limón, caldeirada, cazuelas, paellas y risotti (para dos). La pasta fresca es hecha en casa (200 a 350) y la seca importada de Italia (250 a 350). Entre las carnes no sólo vaca -lomo a la mostaza (350), ojo de bife, entrecote (350)- también solomillo de cerdo, chuletas de cordero grilladas, gigot al romero (520-350), pollo, y por supuesto, milanesitas de lomo (225).

Magritte

Puntaje: 8

Dónde: Olazábal 5501 y Burela. Villa Urquiza. Mediodía y noche. Tarjetas principales. 82 cubiertos. Vigilancia.

Teléfono: 4523-6316.

Foto: Juan Pablo Soler

El plato

Empanada gallega de atún

Los pescados

Según la pesca del día: Chernia ($ 420), abadejo (280), lenguado (280), besugo (260), merluza (210), corvina (210), mero, etc.

Las guarniciones

Papas a la española, bastón, rejilla, fritas ($ 75); espinacas salteadas o gratinadas (95); puré de batata, de calabaza (85); verduras grilladas. Y varias ensaladas simples y compuestas.

Los postres

Una lista de 15 postres de los más tentadores y conocidos con el toque personal del pastelero Emiliano ($ 90 a 120).

Los vinos

Carta particular con pocas bodegas elegidas: Finca La Anita, Vistalba, Salentein, La Rural, Luigi Bosca, Séptima, Escorihuela Gascón, Fabre Montmayou, Monteviejo, Clos de los Siete, Alta Vista, Lagarde, Nieto Senetiner, Ruca Malen.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas