Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El beso, de Rodin, una de las obras imperdibles del Museo Nacional de Bellas Artes

Integra la selección de obras de la colección de arte pública más importante de América Latina, presentada por La Nación Museos

Jueves 30 de noviembre de 2017 • 11:21
SEGUIR
LA NACION
0
Detalle de la escultura El beso, de Rodin
Detalle de la escultura El beso, de Rodin. Foto: Gentileza MNBA

El amor prohibido. Eso representa El beso, escultura realizada por Auguste Rodin a principios del siglo XX y realizada especialmente por el artista como obsequio para el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA). Una de las grandes protagonistas de esta semana, ya que integra la muestra dedicada a homenajear al maestro francés a un siglo de su muerte, es además una de las principales obras de la colección de arte pública más importante de América Latina.

Tal como se puede descubrir en La Nacion Museos, El beso representa a Paolo y Francesca, los amantes retratados en el Infierno por Dante Alighieri en La divina comedia. Desde su primera aparición pública, en el Salón de París de 1898, se convirtió en una de las obras más populares de Rodin.

El vínculo que la Argentina entabló con el artista se inició a fines del siglo XIX, cuando la clase dirigente e intelectual del país miraba a Francia en busca de ideas y de modas, y encargó a París los monumentos de homenaje a los próceres argentinos que pueden verse en calles y avenidas porteñas.

El beso, Auguste Rodin, 1907
El beso, Auguste Rodin, 1907. Foto: Gentileza MNBA

Fundado en 1896 por Eduardo Schiaffino, el Museo Nacional de Bellas Artes tuvo como primera sede el edificio de las tiendas Le Bon Marché, hoy Galerías Pacífico, en Córdoba y Florida. De allí se mudó al pabellón de exposiciones en la plaza San Martín y, en la década de 1930, al actual edificio sobre la Avenida del Libertador 1473, antigua casa de bombas de Obras Sanitarias de la Nación remodelada por el arquitecto Alejandro Bustillo.

Si bien su colección alcanza hoy unas 14.000 obras, en su sede actual el MNBA exhibe sólo el 8% de su acervo. Está previsto que la ampliación del edificio, una asignatura pendiente desde la década de 1990, se concrete en 2019 con la inauguración de un espacio de 7000 metros cuadrados bajo tierra.

De esta manera, el museo tendrá un nuevo acceso y salas para exhibir parte del valioso patrimonio que guarda en el depósito, como la Colección Di Tella de arte precolombino, un gabinete de dibujos y miles de pinturas europeas y argentinas. Entre las piezas más destacadas exhibidas hoy en sus salas se cuentan La ninfa sorprendida, de Edouard Manet, Amarillo y rosa, de Edgar Degas, y La vuelta del malón, de Ángel Della Valle.

Lo que sigue es una selección de otras obras imperdibles de la colección del MNBA, sobre las cuales se puede encontrar más información en La Nación Museos.

La vuelta del malón, Ángel Della Valle, 1892
La vuelta del malón, Ángel Della Valle, 1892. Foto: Gentileza MNBA
La ninfa sorprendida, Édouard Manet, 1861
La ninfa sorprendida, Édouard Manet, 1861. Foto: Gentileza MNBA
Amarillo y rosa, Edgar Degas, 1898
Amarillo y rosa, Edgar Degas, 1898. Foto: Gentileza MNBA
Composición, Tomás Maldonado, 1950
Composición, Tomás Maldonado, 1950. Foto: Gentileza MNBA
El sacrificio de Melquisedec, Giovanni Battista Tiepolo, ca. 1740-1742
El sacrificio de Melquisedec, Giovanni Battista Tiepolo, ca. 1740-1742. Foto: Gentileza MNBA
En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas