El dilema de inflación versus crecimiento en los Estados Unidos - LA NACION El dilema de inflación versus crecimiento en los Estados Unidos - LA NACION
0

El dilema de inflación versus crecimiento en los Estados Unidos

Janet Yellen, presidenta de la FED
Janet Yellen, presidenta de la FED Fuente: Archivo
Santiago Palma Cané
0
30 de noviembre de 2017  • 13:26

El día miércoles de la semana pasada la autoridad monetaria de los Estados Unidos (Fed) publicó las minutas de su última reunión finalizada el 1 de noviembre. Dada la influencia que tiene la política monetaria del país del norte sobre la economía global, resulta de interés analizar brevemente las consideraciones sobre las variables de su mandato dual de pleno empleo y estabilidad de precio, para luego plantear algunas perspectivas de mediano plazo.

Respecto al primer punto, la entidad considera que la actividad económica muestra un "sólido" crecimiento, con expansión en todos los componentes de la demanda: consumo, inversión y exportaciones, esperándose para el corriente año un crecimiento del orden del 2,5%. Como consecuencia de este positivo escenario macroeconómico, el mercado laboral continúa fortaleciéndose con una tasa de desocupación del 4,2% y una creación mensual de empleo promedio superior a 250 mil nuevos puestos; lo cual indica, claramente, que la economía se halla en una situación de casi pleno empleo.

En relación a la inflación , la Fed no ha alcanzado en los últimos años su meta del 2% anual. En efecto, a octubre, su indicador de inflación núcleo favorito (el cual excluye alimentos y energía), registró una tasa interanual del 1,3%.

El escenario actual que se presenta es muy claro: sólido crecimiento, pero niveles de precio por debajo del mencionado objetivo del 2%. La pregunta que se impone, entonces, es: ¿a qué se debe esta situación de divergencia entre ambas variables?. ¿Cómo es posible que, ante un sólido crecimiento, la inflación persista en niveles tan bajos?

El edificio de la FED en EE.UU.
El edificio de la FED en EE.UU. Fuente: Archivo

La respuesta es muy clara: por ahora, la fuerte demanda laboral no ha generado una correlativa presión en los salarios que se transmita a los precios. Este fenómeno, ¿es un tema estructural o, meramente, coyuntural? Si bien a este respecto no hay una posición unánime entre los miembros de la Fed, lo cierto es que la mayoría coincide que se trata de un fenómeno "transitorio" debido, fundamentalmente, a mejoras en la productividad y a un aumento de la tasa de participación en la fuerza laboral (porcentaje de la población activa que demanda trabajo).

El dilema que se le presenta entonces a las autoridades de la Fed es el siguiente: si suben rápidamente la tasa, podrían abortar el actual proceso de expansión y demorar aún más el reacomodamiento de la inflación al objetivo del 2%; por el contrario, si actúan con extrema lentitud la inflación -coyunturalmente dormida- podría "despertarse", provocando los consabidos desequilibrios en los mercados.

¿Cómo responderá la entidad monetaria? A nuestro criterio, de la lectura detallada de las minutas surge que, contrariamente a la posición de la minoría en el sentido de acelerar la suba de la tasa, la entidad procederá gradualmente y siempre conforme a la evolución equilibrada de las variables de su mandato dual: esto es, pleno empleo y estabilidad de precios.

En consecuencia, mantenemos nuestro escenario base: un nuevo aumento -sería el tercero en lo que va del año- de la tasa en diciembre llevándola a 1,5%, y no más de otras tres durante el año próximo (2,25% máximo); sumado a un retiro muy gradual y anunciado del actual excedente monetario, generado por la política de "Relajamiento Monetario" implementada durante el período 2008/2014.

Respecto al mandato dual, consideramos que la desocupación se mantendría dentro de los rangos actuales; la tasa de expansión se ubicaría en torno del 2,5% anual y los niveles de inflación se irían acercando a lo largo del 2018 al nivel objetivo del 2% anual. De verificarse este escenario, y de mantenerse la actual política monetaria del Banco Central Europeo (esto es: tasas sin modificar hasta el 2019 y mantenimiento de la actual expansión monetaria hasta fines del año entrante), todo indicaría que -al menos en los próximos 6 meses- el dólar mostraría una tendencia positiva respecto al euro.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.