Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La rebelión global de las futbolistas

Jugadoras de distintos países reclaman igualdad y luchan por obtener los mismos derechos que las selecciones masculinas. Tres argentinas que triunfan en ligas extranjeras cuentan su experiencia en un terreno que suma seguidores y auspiciantes

La argentina Soledad Jaimes, estrella en Brasil
La argentina Soledad Jaimes, estrella en Brasil.
Domingo 03 de diciembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

El fútbol femenino tuvo su despegue en 1984, con la Competición Europea de Fútbol Femenino, el primer campeonato internacional organizado por la Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol (UEFA) para las selecciones nacionales de mujeres de Europa. En 1991 se realizó la primera edición de la Copa Mundial, en China. Hoy sus goles compiten con los de Messi por el premio Puskás de la FIFA, pero eso no conforma a ninguna. Las selecciones femeninas de Nueva Zelanda, Escocia, Australia, Nigeria, Dinamarca, Noruega, Irlanda, Brasil y la Argentina buscan demostrar, a través de reclamos y huelgas, que sus jugadoras también son futbolistas profesionales, y quieren igualdad.

La selección danesa decidió no jugar en un partido ante Suecia, el viernes 20 de octubre, correspondiente a la fase de clasificación para el Mundial de Francia de 2019. Sus jugadoras afirman que la huelga no es solo por dinero: piden recibir los mismos premios y derechos que los hombres. Esta decisión puso en riesgo su lugar en las eliminatorias del Mundial y se habla de una posible expulsión. Pero la asociación de fútbol de Dinamarca (DBU) logró llegar a un acuerdo parcial con el equipo y las chicas jugaron contra Croacia, a la espera de novedades.

La selección femenina de Noruega dio, también a mediados de octubre, un paso fundamental en su camino hacia mayor igualdad. La Asociación de Fútbol de ese país anunció que las selecciones masculina y femenina, por primera vez en la historia, cobrarán los mismos beneficios para representar a su país. Los integrantes del equipo masculino fueron quienes decidieron ceder parte de su salario por las actividades comerciales que realizan. En su cuenta de Instagram, la futbolista Caroline Graham Hansen les agradeció a sus compañeros: "Esto quizá fue un acto pequeño que ustedes hicieron por nosotras. Quizás esto no se notará en sus salarios mensuales. Quizás esto fue una jugada fácil. Pero para nosotras, esto es todo. Para nuestro equipo. Para nuestro deporte. Aunque no para todas las atletas femeninas, quienes hacen el mismo trabajo, el mismo deporte que los hombres, pero les pagan mucho menos. Gracias por hacer que esto sea un paso para las atletas femeninas. Por demostrar igualdad y por ayudarnos a todas, haciendo que sea un poco más fácil alcanzar nuestros sueños".

Jugadoras juveniles de Dinamarca se unieron a la campaña #Ideliver, en busca de un progreso igualitario
Jugadoras juveniles de Dinamarca se unieron a la campaña #Ideliver, en busca de un progreso igualitario.

A principios de noviembre, el Sindicato de futbolistas profesionales de Nueva Zelanda (NZPFA) anunció que quiere trabajar hacia un convenio colectivo único para todos los jugadores internacionales, y así alcanzar condiciones igualitarias para hombres y mujeres. "Esto demostraría no solamente que están comprometidos a tener el evento cumbre para el deporte femenino [Nueva Zelanda se postula para albergar la Copa Mundial Femenina en 2023], sino también que están comprometidos con el deporte en general", dijo Sarah Gregorious, ex jugadora de la selección nacional, en un programa de radio neozelandés. Chris Woods, delantero de la selección masculina de ese país, explicó que el objetivo del convenio colectivo es dar un primer paso. "Podría ocasionar una pequeña ola que haga que la gente despierte y se de cuenta, y todos los chicos apoyamos esto ciento por cien."

Las primeras que se pusieron firmes habías sido las isrlandesas. En abril de este año, trece jugadoras de la selección dieron una conferencia de prensa en Dublín para hablar sobre su disconformidad con la Asociación de Futbol de Irlanda (FAI) y amenazaron con un paro si no recibían un mejor trato. La selección no tenía una remuneración por sus actividades internacionales, ni equipamiento adecuado para entrenar. Ellas lograron un acuerdo.

En la Argentina, desde las últimas semanas de septiembre hasta mediados de octubre, la Selección Mayor del Fútbol Femenino estuvo de paro en reclamo de un aumento de sus viáticos. "Sabiendo que hay chicas del plantel que no pueden pagar los viajes para llegar al predio, pedimos un aumento de viático para cubrir algo de los gastos que tiene cada una para entrenar," explica Mariana Gaitan, de 27 años, jugadora de la selección argentina. El 18 de octubre las jugadoras decidieron volver a entrenar bajo las mismas condiciones en las que estaban. El presidente de la Comisión del Fútbol Femenino, Ricardo Pinela, recién en enero les dará una respuesta sobre el aumento de los viáticos.

Los equipos de Dinamarca, Noruega, Irlanda, Brasil y también la Argentina, entre otros, realizan algún tipo de reclamo
Los equipos de Dinamarca, Noruega, Irlanda, Brasil y también la Argentina, entre otros, realizan algún tipo de reclamo.

"Creo que se le da poca importancia al fútbol femenino porque acá, en la Argentina, todavía no están interiorizados de lo productivo que puede ser en todos los ámbitos -opina Alejandra Zalazar, psicóloga deportiva, DT profesional de la Asociación de Técnicos del Futbol Argentino (ATFA) y una de las fundadoras del Primer Congreso de Fútbol Femenino que se llevó a cabo en Rosario en 2016-. El Mundial del fútbol femenino, que se organiza cada cuatro años y el próximo será en Francia en 2019, es el segundo en recaudación por sponsoreo. Está por encima del Mundial juvenil y después del Mundial masculino de selecciones mayores." En el informe oficial del 1° de septiembre de este año respecto de la Clasificación Mundial Femenina de la FIFA, la selección argentina está afuera de la lista, por inactividad durante 18 meses.

Edgar Medino Vidangossy, el chileno de 29 años que fundó la primera agencia latinoamericana especializada completamente en representación del fútbol femenino -Solo Cracks-, considera que el apoyo dirigencial en el fútbol femenino argentino no es muy bueno. "La Argentina tiene mucho talento-destaca-, pero falta voluntad de hacer una buena liga y una buena preparación con la selección nacional. La Argentina tiene muchas jugadoras que podrían explotar y que podrían hacer carreras internacionalmente."

Zalazar resalta algo similar respecto de la falta de profesionales que demuestren interés e importancia en el fútbol femenino: "Faltan, de alguna manera, tanto en lo que es el comité como en las planificaciones, más personas a las que realmente les interese el desarrollo del fútbol femenino. No quiero que suene para nada una cuestión de género: se necesita de ambos, de hombres y de mujeres, porque tienen visiones complementarias."

La situación actual del fútbol femenino en el país no es buena. En el torneo de Buenos Aires hay equipos con dificultades de conseguir canchas porque el orden de importancia es el siguiente: equipos de primera, juveniles, infantiles y, por último, los equipos femeninos. "Falta recorrer un largo camino donde las jugadoras puedan cobrar un sueldo para poder entrenar, dedicarse al deporte y de esa manera ser competitivas a nivel internacional, como pasa en muchos países", concluye Zalazar.

La holandesa Shanice van de Sanden, celebrando el título
La holandesa Shanice van de Sanden, celebrando el título.

Triunfar en el exterior

Lionel Messi. Paulo Dybala. Gonzalo Higuaín. Carlos Tevez. Ahora bien: ¿Soledad Jaimes? ¿Yael Oviedo? ¿Estefanía Banini? Ellas son tres de las mejores futbolistas argentinas que están jugando en otras partes del mundo, como en Brasil, España y los Estados Unidos. ¿Cuánta gente las conoce?

Soledad Jaimes, de 28 años y ex jugadora de Boca y River, le dio el primer título brasileño a Santos. "Empecé a jugar en el barrio, más o menos a los siete años y siempre con varones -cuenta a La Nación revista-. Cuando tenía 13, jugué unos campeonatos con mujeres, pero no eran muy buenas: eran campeonatos de escuelas, entonces seguí con los varones hasta los 15."

Yael Oviedo, de 25 años, es la delantera del Granada CF desde 2016. Antes jugó en Boca, en Brasil y en UAI Urquiza. "El fútbol femenino en nuestro país no es profesional -dice la entrerriana-. Hay muchas cosas que se pueden mejorar y poco a poco el machismo se va dejando de lado." Oviedo fue la jugadora que le dio a la selección argentina la medalla de oro en los Juegos Odesur en 2014. "Acá [en España] están muy avanzados -detalla Oviedo vía Facebook, quien metió 121 goles en Boca-. Desde escuelas para formar jugadoras hasta el dinero que se recibe para jugar al fútbol." En una entrevista con la página Somos Fútbol Femenino, Oviedo opinó que la AFA le tendría que dar el apoyo que se merece el fútbol femenino y así poder estar entre las mejores del mundo.

"En distintos países, el fútbol esta creciendo muchísimo -opina Estefanía Banini, mendocina de 27 años y única futbolista argentina que hoy juega en la Women's Professional Soccer (PWS)-. Tengo la posibilidad de estar en los Estados Unidos y ver cómo es el fútbol femenino en el Primer Mundo." Banini, que juega en el Washington Sprint, también integró equipos de Chile y España. "Allá [en los Estados Unidos] todas las chicas son profesionales y se pueden dedicar ciento por cien a lo que es el deporte. En la Argentina, lamentablemente, tienen que seguir trabajando y estudiando -agrega la Messi, como suelen decirle-. No lo veo mal, pero el fútbol pasa a ser un hobby, una recreación."

"Fuera del país se puede trabajar solamente del fútbol y no depender de otro trabajo", explica Eliana Stabile, de 23 años y jugadora de la Selección Mayor de Fútbol Femenino. "Afuera viven del fútbol y económicamente están mejor que acá -agrega la defensora de Boca-. Creo que si nos ayudamos entre todos para que el fútbol femenino crezca, se va a lograr, pero nosotras solas no podemos." Por su parte, Gaitán, mediocampista de la Selección, jugó dos Copas Libertares con UAI Urquiza, y también en un equipo de Brasil. "Creo que todos los países están profesionalizándose y a la Argentina le cuesta mucho más."

Alemania, Francia, Suecia, Inglaterra y España son los países europeos que más atención le dedican al fútbol femenino. Y con los reclamos y avances que lograron las jugadoras, Dinamarca, que está en el 12° puesto en la clasificación de la FIFA y Noruega, 14°, se pueden agregar a esta lista. En América, sólo los Estados Unidos, y en Asia, Japón y China. Estos países se preocupan por tener ligas consolidadas y por tener las condiciones para que las jugadoras puedan jugar. ¿Argentina está muy lejos de esto? "Si estamos viendo que las chicas reclaman viáticos de 150 pesos es porque todavía estamos un poco lejos," concluye Zalazar.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas