Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mundial Rusia 2018. Kaliningrado, un enclave portuario ruso ubicado en el centro de Europa

En esta sede se medirán Croacia vs. Nigeria, Serbia vs. Suiza, España vs. Marruecos e Inglaterra vs. Bélgica, todos por la primera rueda

Sábado 02 de diciembre de 2017 • 09:00
SEGUIR
LA NACION
0
Estadio Arena Baltika
Estadio Arena Baltika.

MOSCÚ.- La prensa inglesa, propensa a titulares de fuerte impacto, se frotó las manos. El número, el partido, la lejanía. Todo formaba parte de un combo difícil de pasar por alto. "¿Hasta dónde irías para ver a tu equipo jugar un partido de fútbol?", se preguntaban. Los 10.330 kilómetros que hicieron los hinchas de Luch-Energiya Vladivostok para ser testigos de un pobre empate a cero ante Baltika Kaliningrado eran la tentación perfecta para etiquetarlo como "el día más largo del fútbol ruso". Fueron más de 20.000 kilómetros de ida y vuelta. Vuelos de 14 horas, con escala en Moscú, y mucha paciencia. En estos casos, ir por tierra está casi descartado: se calcula casi una semana de viaje. El duelo se dio en marzo, en un encuentro de Segunda. Vladivostok, a orillas del Mar de Japón, y Kaliningrado, un enclave portuario aislado del resto del territorio ruso y ubicado en el corazón de la Unión Europea, son los extremos de un país que atrapa por su historia, su cultura y sus distancias. Un rincón del planeta sobre el que se posarán los ojos del mundo entre junio y julio de 2018. El Mundial será la excusa perfecta para que los anfitriones den muestra de su vastedad. Se sienten cómodos en la magnificencia.

Kaliningrado será una de las sedes. Y el mundo dará cuenta de una región que es un mucho más que una ciudad portuaria. A 1300 kilómetros de Moscú, es un enclave ruso en el corazón de la Unión Europea, entre Lituania y Polonia. Un rincón estratégico que perteneció a Alemania hasta la Segunda Guerra Mundial -cuando su nombre era Königsberg- , y que el próximo año será la única sede mundialista geográficamente separada del resto de Rusia. A orillas del Mar Báltico se jugarán cuatro partidos de la primera rueda: el Arena Baltika recibirá encuentros de los grupos C, D, F y H. Ciudad natal del filósofo Emmanuel Kant, ahora está enfrascada en un carrera contrarreloj para terminar la obra de renovación de su aeropuerto, por lo que se calcula que no estará operativo hasta marzo del próximo año. El transporte será uno de los grandes obstáculos en el torneo, y la conexión de Kaliningrado con el resto del territorio ruso no es la excepción.

Königsberg -"Monte del Rey", en alemán- fue fundada en 1255 y estuvo bajo posesión prusiana hasta la unificación de Alemania. Pero las guerras de comienzo del siglo pasado terminaron por aislarla del territorio germano. Y el Ejército Rojo, en 1945, más el interés por un puerto libre de hielo durante todo el año hicieron el resto: la Unión Soviética aprovechó el reajuste de fronteras y anexó a Kaliningrado, rebautizada en honor a Mijail Kalinin, un revolucionario bolchevique. Su elección para ser una de las 11 ciudades-sede del Mundial parece tener el objetivo de mostrar que Rusia no termina en Moscú. Y que hay vida más allá de las fronteras que muestran los mapas. Una expansión de otro siglo que estará reflejada en la primera cita mundialista disputada en Europa del Este.

Visitar Kaliningrado será como moverse por una ciudad entre soviética y alemana. Algo detenida en el tiempo, pero con la combinación perfecta entre la arquitectura de unos y el orden de los otros. Un maridaje que también llega a las comidas. Siete siglos de influencia no fueron en vano. Y las recetas se aferran a tradiciones alemanas, rusas y bálticas. El repaso gastronómico al respecto no deja lugar a las dudas: quienes ya disfrutaron de la cocina local destacan que el mazapán de Königsberg es, junto al de Berlín y Lübeck, uno de los más famosos del mundo y que se puede comprar en forma de pastel, figuras o pan. El queso, la anguila ahumada, la sopa de pescado y la ensalada de morcilla, siempre con la cerveza como compañía, cierran un menú tentador. El fútbol será sólo un vehículo para meterse de lleno en barrios con un fuerte bagaje histórico. La zona donde se ubica el Arena Baltika (con capacidad para 35.000 espectadores) no es la excepción: las casas bajas, los pinos, las estatuas, las flores rojas en las plazas y las anchas avenidas dominan la escena.

Kaliningrado ya tiene cuatro fechas marcadas en rojo en el calendario 2018. Jornadas que los regiomontanos no olvidarán jamás. El 16 de junio tendrá su debut mundialista con el partido Croacia vs. Nigeria, por el grupo D. Después, abrirá sus puertas el 22 con Serbia vs. Suiza, por el Grupo E; España vs. Marruecos, el 25, por el Grupo B, e Inglaterra vs. Bélgica, por el Grupo G, el 28 de junio. Todos partidos de primera rueda.

Pero no todo lo que brilla es oro. El estadio está apuntado por un caso de malversación de fondos destinados a su construcción. 500 millones de rublos (8.4 millones de dólares) aparecen una causa que habla de "estafa a gran escala". En 2014, la empresa constructora utilizó 1.6 millones de metros cúbicos de arena para fortalecer los suelos pantanosos. Y el trabajo fue aprobado. Pero desde entonces -hundimiento mediante- algo está bajo la lupa. Y es la arena. "Era de una calidad inferior a la declarada", revelaron los estudios. La justicia persigue a los responsables. Y a ocho meses del Mundial, con las construcciones en la etapa final, el tiempo juega su propio partido.

Con sus particularidades y sus fronteras, Kaliningrado llama la atención. Aparece perdida entre gigantes europeos, pero está ahí. Esperando el torneo que le otorgue sus segundos de fama. Un poco por el fútbol. Y otro poco porque Vladimir Putin eligió este Óblast para mudar una gran flota de barcos de guerra, radares y bases de misiles. Estrategia pura para pisar fuerte entre Lituania y Polonia y así poner en alerta a la Unión Europea. La prensa inglesa, propensa a titulares de fuerte impacto, se frotó las manos. El Daily Mail dejo sólo una muestra: "Conozca la base de misiles de Putin en el corazón de Europa, dentro de la fortaleza secreta de Kaliningrado. La zona más militarizada del continente. El lugar donde podría comenzar la Tercera Guerra Mundial".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas