Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mundial Rusia 2018. Sochi, con playa y poco fútbol: en la riviera rusa emerge un elefante blanco

Aquí jugarán Portugal vs. España, Australia vs. Perú, Alemania vs. Suecia, Bélgica vs. Panamá, además de un cruce de octavos y un cuarto de final

Sábado 02 de diciembre de 2017 • 09:00
SEGUIR
LA NACION
0
Mundial Rusia 2018 Sochi
Mundial Rusia 2018 Sochi.

MOSCU.- Playas pedregosas, vida nocturna y temperaturas máximas que hacen olvidar por unos meses el crudo invierno del resto del país. Sochi es mar y nieve. El balneario más popular de la región y la casa de verano de Iósif Stalin y Vladimir Putin. Pero también la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 y el lugar donde se multiplican las pistas de esquí. Las montañas nevadas del Cáucaso y el mar Negro. Una mixtura que llena los ojos y que ya fue sede de la Copa Confederaciones. Pero donde probablemente no regrese el fútbol de élite después de julio del próximo año. En la riviera rusa aparece el Fisht Stadium, con un costo de 780 millones de dólares y viviendo una segunda vida, tras ser una instalación olímpica. Pero el fútbol de primera clase está en Krasnodar, a 160 kilómetros. Y el estadio se construyó en Adler, a unos 30 kilómetros del centro de la ciudad. Sin acción, ni proyectos en el corto plazo, en Sochi emerge un elefante blanco.

El ex tenista Yevgueni Kafelnikov es quizás el deportista más famoso que nació en estas tierras, aunque también es el suelo adoptivo de Maria Sharapova. Ella llegó a los tres años y dio sus primeros golpes a orillas del Mar Negro, en una cancha que era toda una rareza en la Unión Soviética. Después, su padre Yuri decidió llevarla a Florida y su regreso recién se dio 22 años después, cuando fue relevista de la antorcha olímpica. Pero no todo queda en el tenis. Sochi es también sede del Gran Premio de Fórmula 1 y un escenario ideal para la práctica de deportes extremos. "La capital del sur de Rusia". con más de 100 kilómetros de playas, busca abrir las fronteras y ambiciona ser mucho más que el destino turístico de los locales.

Y no se trata de una sede cualquiera: salvando muchas distancias, es una especie de "Río de Janeiro" del próximo Mundial, aunque también una ciudad con una historia y un presente llamativos. La sede más tropical del Mundial es un tanto desconcertante: tan exuberante y verde es la vegetación en algunas de sus calles que al caminarla hay sensaciones propias de Ipanema.

Y entonces se recuerda que Sochi está en el Cáucaso, una de las regiones más convulsionadas del planeta. Allí se encuentran Europa y Asia; allí chocan, con demasiada frecuencia, algunas de las más de 50 etnias que se apiñan entre el Mar Negro y el Mar Caspio. Sede de los Juegos Olímpicos de invierno en 2014, Sochi fue fundamental en la vida de millones de personas durante los años de la Unión Soviética: como no se podía viajar fuera del país, la ciudad sobre el Mar Negro fue el gran destino vacacional de los soviéticos. Hasta que cayó la URSS y el mundo se le abrió a Rusia y los otros países de la órbita soviética. El entusiasmo por los viajes a España o Egipto golpeó a Sochi, que por segunda vez en su historia contó con el favor de un hombre fuerte de Moscú. Primero había sido Stalin, el dictador que encontraba la paz en su casa de veraneo ("dacha") sobre el Mar Negro. Y la segunda vez fue Vladimir Putin, que también tiene una casa allí e hizo sentir toda su influencia en el Comité Olímpico Internacional (COI) para que en 2007 Sochi ganara la sede de los Juegos de invierno. Pero aquellos Juegos invernales destaparon dos cosas: que en Rusia hay una política de Estado para dopar a sus atletas (pareciera que poco cambió desde los años de la Unión Soviética), y que, en pos de ganar aquellos Juegos, Moscú no se detuvo ante nada. Ni siquiera ante una pared, porque los servicios secretos rusos agujerearon las del laboratorio antidoping durante los Juegos para cambiar las muestras tomadas a sus deportistas. Así, Rusia ganó el medallero, pero perdió la batalla de la imagen.


Fisht Stadium: Construido para los Juegos Olímpicos de invierno de Sochi 2014, el estadio ya fue sede de la Copa Confederaciones a mitad de año. Su capacidad es de 40.000 espectadores.
En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas