Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Argentino Abierto de polo. Polito Pieres en su mejor versión, la apuesta de Ellerstina para voltear al gran campeón

Con 31 años, recuperó el nivel que tuvo en Alegría, asumió el rol de líder del equipo y llega envalentonado para el choque del sábado con La Dolfina. "El cambio empezó en la final del US Open: ese día volví a sentirme con confianza, el de antes", dijo

Polito Pieres y su destreza para llevar la bocha en el aire
Polito Pieres y su destreza para llevar la bocha en el aire. Foto: Sergio Llamera
Viernes 01 de diciembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Cuando a fines de 2014, con la salida de Mariano Aguerre, Ellerstina incorporó a Polito Pieres, la movida fue impactante. Porque su archirrival, La Dolfina, ya había cosechado su segunda Triple Corona consecutiva y dentro de la organización de General Rodríguez no se avizoraba la forma de romper esa hegemonía. Sumar al hijo de Paul Pieres, primo de Facundo, Gonzalito y Nicolás, de rutilante ascenso en Alegría, representaba un revulsivo, una manera de relanzarse para dar batalla por la gloria. Ya no era cuestión de caballos o de clones, sino de impulsos deportivos.

Paralelamente a la llegada de un delantero talentoso y goleador dentro de la cancha, sumado a su faceta de personaje divertido fuera de ella, la duda quedó flotando: ¿era el jugador que necesitaba Ellerstina o en rigor la urgencia era conseguir un back nato para suplir la añorada ausencia de Juan Martín Nero desde 2011? Los Pieres apostaron a la familia, al vínculo, a las relaciones humanas. "Polito siempre tuvo onda con Ellerstina, más allá de ser primo. Fue cuestión de que llegara el momento apropiado para que entrara en el equipo. Es un viejo sueño poder jugar con él", explicó en su momento Facundo Pieres, el líder natural del equipo. Con Pablo Pieres (h.) -escasas veces se lo llama por su nombre: es Polito o Polilla-, la Z sumó magia. Claro que su ubicación traería nuevos reacomodamientos: estaba claro que jugaría adelante. Y que el puesto de back sería para Facundo o Nicolás. ¡Hasta Gonzalito probó en esa posición en 2011!

La batalla del sábado contra Juan Martín Nero
La batalla del sábado contra Juan Martín Nero.

La Dolfina siguió ganando: de hecho, desde 2013 a hoy sólo perdió dos partidos, y fueron en Hurlingham. Y con su formación actual, desde 2011, apenas cayó en 5 de 78 partidos de la Triple Corona. El mérito de Ellerstina es haber sido su máximo verdugo: lo derrotó en 4 de esas 5 derrotas. ¿Fue solución la llegada de Polito Pieres al equipo? "No va a rendir. Un equipo no puede tener dos líderes. Y Polito está apagado porque sabe que siempre va a ser el segundo de Facundo", graficó un ex 10 goles y varias veces campeón de Palermo. Pasaron las dos primeras temporadas, en las que incluso fue ubicado como N° 2, y las satisfacciones no abundaron. Una cuestión práctica: la gente miraba las estadísticas y alguien que tenía un promedio de 6 goles por partido apenas si marcaba uno o dos. El puesto le requería otras necesidades. "Pero nadie ve el sacrificio que hace por el equipo. Le sirve al grupo", era el argumento general en el búnker del equipo.

Ciertamente, Polito Pieres estaba más cuestionado fuera del equipo que dentro de Ellerstina. Hasta que llegó 2017. Sobre todo, el Abierto de Hurlingham. Y en especial, esa final, la de la reacción heroica ante Alegría, sobreponiéndose al impacto emocional de haber perdido al as de espadas, Facundo Pieres, por una tremenda caída. Y del "ya está, sin Facundo es historia concluida" que corrió por las tribunas de la legendaria institucional inglesa, se pasó a la resurrección de aquel Polito Pieres 2013 de Alegría. El tipo que llevaba la bocha por el aire y levantaba a las tribunas. El jinete que parece salirse de su caballo en forma heterodoxa y que pasa con fuerza desde atrás. El mismo que desmonta y se queda bailando frente a los hinchas de la Z. Aquél que abría las puertas de su casa cada fin de año organizando la "Polilla Fest". El que se divierte con una constante interacción en las redes sociales, subiendo fotos y videos, y que no siente temores por la exposición mediática.

El podio campeón en Hurlingham 2017, su gran día
El podio campeón en Hurlingham 2017, su gran día.

Los 11 goles en esa victoria por 16-14 frente a Alegría en la final de Hurlingham marcaron un punto de inflexión en su año y quizás en su carrera. Ellerstina se deleita hoy con el Polito Pieres que fue a buscar. ¿Qué pasó? Voluntaria o involuntariamente, asumió un rol de mayor protagonismo. Se soltó. Se despojó de las presiones. A los 31 años, volvió a ser él. Y en ello también influye la madurez de un líder como Facundo Pieres, que de una forma simbólica entrega momentáneamente el testimonio en beneficio del equipo. Ellerstina ha hecho muchos cambios en su historia más reciente. De puestos, de coaches. Ha buscado aportes y miradas externas, como la del campeón olímpico Santiago Lange. ¡Hasta ha cambiado el color de camiseta para una definición de Palermo! Pero dentro de la cancha, en estos meses, tuvo el cambio más rotundo que jamás había experimentado. Como si "su Messi" se tirara unos metros atrás y le dijera a "su Dybala": Sos vos y los tres te respaldamos. Y Pablo Pieres (h.) respondió a las expectativas.

¿Cómo lo vive él? "Creo que el cambio empezó en la final del US Open de este año (NdR: jugó con Facundo por Orchard Hill y cayó 13-12 contra Valiente, de Adolfo Cambiaso y Diego Cavanagh). Perdimos ahí nomás, pero ese día fue como que me volvió la confianza y sentí que era el de antes. En el 2016 venía con una lesión de hombro, no estaba bien porque cuando tenés dolores permanentes, como me pasaba, eso incide en la cabeza. Y también jugar de 2 era una experiencia distinta. Caí en un pozo. Fue una temporada medio chota para mi. Me esforcé mucho para recuperar el nivel, y también es mérito de la gente que trabaja conmigo, de mi familia que nunca dejó de apoyarme. Igual, tengo claro lo que soy dentro de Ellerstina. La etapa de Alegría era distinta: ahí podía hacer lo que quisiera que nadie me iba a decir nada (risas). En Ellerstina somos todos de mentalidad de ataque y Facundo es el líder", analizó.

En la dura semifinal del Abierto de Palermo frente a Alegría, un partido en el que Ellerstina no la pasó bien por momentos y que capitalizó con creces sus oportunidades, Pablo Pieres (h.) surgió en todo su esplendor para definir el partido (15-14) en el último chukker. Con toda la tensión, en esos instantes donde un error puede ser crucial, se la jugó con su estilo: capturó la bocha, pasó por afuera al canadiense Fred Mannix y convirtió el golazo que valió el acceso a la final.

Le queda, ahora, la batalla más importante: el partido decisivo de este sábado, contra el mejor equipo y favorito (La Dolfina) y el mano a mano con un monstruo de la marca como Nero. Polito ya tiene tres definiciones del Argentino Abierto en su historial, aunque fue la de 2013 la que lo marcó. Aquella vez sostuvo la ilusión del equipo de Mannix, Hilario Ulloa y Lucas Monteverde hasta la primera mitad, y cuando se ajustó su marca, se terminó la historia. En esa oportunidad no jugó Nero, lesionado en la semifinal y reemplazado por Sebastián Merlos. Ahora sí estará el trenquelauquense, al que conoce bien. Pero es verdad que Pablo Pieres (h.) llega a esta final con otro envión anímico. Agrandado en el buen sentido. "Sí, Nero es el mejor back del mundo. Un flaco que no sólo defiende, sino que también tiene mucho ataque. Te obliga a estar más enchufado. Pero lo que siempre digo: si se gana, es lindo hacerlo contra el mejor. Se disfruta mucho más seguro".

Polito Pieres está de regreso. Ellerstina empieza a disfrutarlo en su mejor versión. Y es su gran apuesta para la misión más compleja del polo mundial: voltear a La Dolfina, el equipo de los récords, el que ya le ganó 7 de las 10 finales que registra el clásico de esta época.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas