Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las Cataratas, en turno noche y con luna llena

El paseo nocturno por el Parque Nacional Iguazú permite descubrir los sonidos de la selva cuando los visitantes se van y ver la Garganta del Diablo sólo iluminada de manera natural

Domingo 03 de diciembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Nunca mejor puesto el nombre de Garganta del Diablo, sobre todo si se la visita en las noches de luna llena, entre la bruma nocturna, las fumarolas que se levantan hacia el cielo y el estruendo del agua que revienta sobre las rocas.

Visitar el Parque Nacional Iguazú de noche es un privilegio para pocos. El paseo hacia la Garganta del Diablo, el salto más importante por altura y por caudal de agua de los 275 del parque, depende exclusivamente de que la luna llena dé el presente, porque será la única luz que nos acompañe.

Estas salidas nocturnas si bien se realizan de manera informal desde la década del 80, cuando la gente que visitaba el parque se quedaba a compartir el resto de la tardecita con los guardaparques hasta la noche para ver los saltos a la luz de la luna, hace unos 15 años, cuando se inauguró el nuevo sistema de pasarelas, comenzó a comercializarse formalmente.

Nos encontramos en una de las primeras áreas protegidas del país, creada allá por 1934. Según el relato del guía, nació por una necesidad geopolítica por ser un área fronteriza con Brasil y Paraguay, y a partir de ese momento comenzó un gran trabajo de conservación y preservación del patrimonio natural.

"Obviamente lo que motiva a todos ustedes para venir acá son las caídas de agua, pero sepan que el parque nacional no son sólo las cataratas, sino también el marco selvático que las rodea, que es justamente el remanente de la selva misionera. Es decir, la última porción de selva, un 6 por ciento de casi un millón de kilómetros cuadrados que abarcaron alguna vez", explica el guía anfitrión Gastón Gobetto, en la charla previa, minutos antes de comenzar la visita.

Luego nos invita a caminar un tramo de unos 150 metros hasta la Estación Central, donde abordaremos el tren ecológico. Nos recomienda evitar los flashes y en lo posible mantener los celulares apagados, para así apreciar mejor el paisaje, siempre iluminado por la luz desmayada de la luna.

Los sonidos de la selva

La luz plateada alumbra también el trayecto en tren por el interior del Parque Nacional Iguazú, una formación ecológica con vagones abiertos que nos transporta directamente hacia el interior de selva, desde la estación Central hasta la estación Garganta del Diablo. El viaje dura unos diez minutos y el paisaje es puro contorno y reflejos de una vegetación incorpórea, habitada por miles de criaturas que acechan desde la oscuridad y nos observan, invisibles a nuestro paso.

Y de a poco, se empiezan a escuchar los sonidos de la noche.

Si bien el recorrido es el mismo que se hace a la luz del día, las rutinas de los animales varían a estas horas, cuando muchos salen a buscar alimentos y la atmósfera general se transforma y adquiere mayor vida. Casi el 80 por ciento de la selva, tanto las aves como los mamíferos, se mueven en la noche. Los herbívoros salen a comer, y atrás de ellos salen los otros a buscar también su comida. En general es muy difícil ver algún animal porque están camuflados y uno que no está acostumbrado pasa por al lado y no lo ve. Es un mundo lleno de secretos y hay que ser muy precavidos.

El parque alberga muchísimas especies. Sin dudas, el referente de la selva es el jaguareté o tigre americano; también hay pumas, ocelotes, entre otros felinos. Por lo general todos tienen hábitos nocturnos.

"Es muy probable que nos estén observando y nosotros no podamos distinguirlos porque el camuflaje de ellos es casi perfecto, así que esperemos que no se les ocurra aparecer justo hoy", bromea el guía como para incrementar la cuota de suspenso.

El yaguareté es una de las especies en serio peligro de extinción por la desaparición de su hábitat natural, que es la selva misionera, también conocida como bosque atlántico del sur, selva paranaense o mata atlántica.

La espesura de la selva juega con los sentidos. A veces parece que vemos un animal, pero es la forma que adopta una planta. Y a veces creemos ver una planta, y es la perfecta simulación de un animal. Como la silueta de los intrépidos vencejos, como se llaman los pájaros que figuran en el logo del Parque Nacional Iguazú, hay centenares de criaturas invisibles a nuestro paso. Unas 450 especies de aves, 80 especies de mamíferos y gran variedad de insectos, además de la fauna fluvial, como los yacarés, tortugas, garzas y gran variedad de peces.

Una vez que el tren se detuvo, iniciamos la caminata de mil metros por la pasarela de metal -la anterior de madera fue arrastrada por la gran inundación de 1992- rumbo al salto más espectacular que ofrecen las cataratas. Atravesamos las matas que afloran en los islotes sobre el río Iguazú, como un gran puente sobre el curso de agua mansa. Nos rodean helechos, cañas de bambúes, palmeras y miles de especies de árboles con sus copas inclinándose sobre el camino; begonias, orquídeas, bromelias brillantes y bejucos con flores trompetas.

A través de esa espesura llegamos hasta el mirador de la majestuosa Garganta del Diablo, un conjunto de cascadas de 80 metros que concentra el mayor caudal de agua de las cataratas del Iguazú, y a su vez las de mayor caudal del mundo, como un océano que se desmorona al vacío y revienta contra las piedras.

La cantidad de saltos del parque varía permanentemente según la altura del río. Cuando el Iguazú -del guaraní, agua grande- está crecido, los saltos se unen, y cuando baja mucho, otros que son temporales, desaparecen. El caudal varía todos los días, pero en uno normal, el promedio de agua que cae es de mil quinientos a mil ochocientos centímetros cúbicos por segundo.

Bajo los saltos blancos, inmaculados, el agua se despeña desde 80 metros. El balcón al final del recorrido se encuentra a escasa distancia, y el ruido estrepitoso eriza la piel. El agua detona contra las piedras y la bruma se esparce por todas partes. Dicen que la fumarola puede verse a más de 7 kilómetros de distancia. Y entre medio de ese ruido pavoroso, la luz plateada de la luna traza un tenue arco iris con las gotas del rocío.

La maravilla más visitada

Cataratas del Iguazú es el parque nacional más visitado de la Argentina. Para este año esperan un nuevo récord de visitantes con más de 1.400.000 visitas . Las cifras no paran de crecer, sobre todo desde que la fundación New7Wonder declaró oficialmente a las Cataratas del Iguazú como una de las siete maravillas naturales.

Hace dos años se inauguraron 1100 metros de nuevas pasarelas en el paseo Superior, que extendieron el circuito a 1750 metros. La ampliación de este paseo, que antes finalizaba en el salto Mbiguá, se realizó con un brazo metálico que casi se choca con el salto San Martín y da una vista panorámica a la isla.

Datos útiles

Cuándo ir

Las salidas nocturnas se realizan todos los meses, en los días de luna llena. Las reservas se realizan con anticipación. Son cupos limitados de 120 lugares por turno. Se pueden realizar al 03757 491469/491470 o vía mail a reservas@iguazuargentina.com. Todos los paseos están sujetos a factor climático y pueden cancelarse incluso el mismo día una vez dentro del parque por cuestiones de seguridad. El valor es de 850 pesos por persona o 1150 pesos (con cena incluida). Menores de 6 a 12 años abonan el 50 por ciento. Menores de 6 años sin cargo.

Horarios

Primer turno: 19.45 (cena opcional después del paseo). Segundo turno: 20.30 (cena opcional antes o después del paseo) y check in del tercer turno: 21.15 (cena opcional antes del paseo). Se recomienda llevar calzado e indumentaria cómodos. También un pilotín o muda adicional por si la bruma humedece la vestimenta.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas