Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

De Florencia a Tokio, una mirada histórica hacia el futuro

Iván de Pineda

SEGUIR
LA NACION
Domingo 03 de diciembre de 2017
0

Viajando uno tiene la oportunidad de conocer infinidad de lugares que nos van a quedar grabados en la retina. A lo largo de estas columnas hemos recorrido ciudades antiguas, viejos monumentos, construcciones inolvidables. Ciudades modernas y algunas que encuentran sus raíces en los albores del tiempo.

Cada una de las civilizaciones que han pasado por este mundo en el que vivimos dejaron una muestra tangible o muchas veces intangible de su percorso terrestre.

No importa en qué continente estemos, país que visitemos y ciudad que descubramos, seremos testigos de las huellas de todo eso.

Los lugares los podríamos nombrar con los ojos cerrados: el Coliseo, la Gran Muralla China, Stonehenge, Machu Picchu, Timbouktu (entre los antiguos). Imagínense si a esta pequeña lista (hablando de listas les recomiendo El vértigo de las listas, de Umberto Eco), les sumamos todo lo que se ha construido hasta nuestros días, podríamos pasarnos un buen tiempo recitando todo lo que se nos aparezca en nuestra mente. Y ni hablar de lo que se viene en el futuro.

Pero detrás de lo que nombramos hay seres humanos, algunos famosos y otros tal vez ignotos para nuestros oídos según de qué lado de la vereda estemos, que son los autores de lo que tenemos la suerte de apreciar en nuestros días.

Sería imposible en estas líneas nombrarlos a todos, para eso esta columna se tendría que transformar en una enciclopedia (tarea que me queda un poco grande), pero lo que podríamos hacer es citar alguno de ellos y la elección va a ser basada en una charla que recientemente tuve con unos amigos en las cuales recorrimos dos ciudades.

La primera de ellas es Florencia, en Italia, la cuna del Renacimiento. Entre los padres de este movimiento se encuentra Filippo Brunelleschi.

Y cuando se encuentren en esta maravillosa ciudad no pueden no pararse bajo el domo de la catedral de Santa Maria del Fiore y observar el exquisito diseño y trabajo, no falto de grandes desafíos arquitectónicos y matemáticos que este genial arquitecto italiano llevó a cabo, o interesarse por la historia de la carrera por ser el autor de las famosas Puertas del Paraíso, que se encuentran en el Baptisterio de San Juan, y que finalmente fue su rival Ghiberti, quien se quedó con semejante comisión.

Qué les parece si pegamos un salto y nos vamos a Tokio, una de las megalópolis más importantes del mundo, donde -como ya hemos escrito- lo antiguo y lo moderno se funde sin a veces darnos cuenta. Aquí nos sorprenderemos con la masa de concreto y la cantidad de edificios, ya que esta ciudad ya crece verticalmente en todo el sentido de la palabra. A lo largo de cada una de las prefecturas de esta ciudad nos encontraremos con los trabajos de Kenzo Tange, una de las figuras más importantes de la posguerra, mezclando perfectamente la estética tradicional japonesa y el modernismo. Dos lugares para ver: el Estadio Nacional de Yoyogi, donde se realizaron los Juegos Olímpicos del 64, calificado como uno de los complejos más lindos del siglo XX, y el Ayuntamiento de Tokio, en el barrio de Shinjuku, con sus torres de más de 240 metros de altura.

Si a esta altura sienten que necesitan más, entonces les recomiendo una vuelta por Omotesando, donde se saciarán con una muestra ecléctica de arquitectura mundial.

Pero, ¡momento! No puedo de dejar de reseñar, nombrar y homenajear a los maestros Pelli y Testa, Ambasz, Alvarez, Williams, por nombrar a algunos, y a los innumerables arquitectos argentinos que están dejando su huella no solo en la Argentina, sino también en el mundo, formando parte de los estudios más importantes que están pensando en las ciudades del futuro.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas