Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un alegato de la sencillez de pueblo

Viernes 01 de diciembre de 2017
0
Foto: Carlos Furman

"Comedia para voces", a decir de su autor, Bajo el bosque de leche es un experimento escénico que cruza géneros y técnicas de representación para dar cuenta de una prodigiosa textualidad. Dylan Thomas narra en su poema el transcurso de un día en el ficticio pueblo galés de Llareggub. Vidas simples que se despliegan sin heroísmo, de seres que van de sus casas a la taberna, a la escuela o al trabajo, que recuerdan lo que ha pasado y ya no puede volver, un mural que varía sus focos, flotando entre breves encuentros donde se despliega el espectáculo de lo humano. Llevar a escena esta obra obliga a la experimentación. Es una puesta valiente de Mariano Stolkiner y Gustavo García Mendy, que se anima a intentar diversos procedimientos. Con trabajos destacables de Ingrid Pellicori, Alejandra Perlusky e Iván Espeche.

Bajo el bosque de leche: De miércoles a domingos, a las 20, en el Teatro General San Martín, Corrientes 1530.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas