Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Gay Talese: "Mi texto sobre Sinatra es un ejemplo de lo que puedes hacer cuando alguien no quiere hablarte"

El Festival de no ficción Basado en Hechos Reales congrega a renombrados periodistas y pensadores en torno a múltiples debates sobre la situación actual de la profesión

Viernes 01 de diciembre de 2017 • 01:39
SEGUIR
LA NACION
0
Gay Talese
Gay Talese. Foto: Archivo

El Festival de no ficción Basado en Hechos Reales congregó ayer en el CCK a renombrados periodistas y pensadores en torno a múltiples debates sobre la situación actual de la profesión, sus flaquezas y desafíos, la transformación de los medios, la crónica y los nuevos formatos narrativos.

Gay Talese, uno de los padres del Nuevo Periodismo, fue la figura elegida para la inauguración del evento a través de una entrevista exclusiva que el periodista Horacio Fabiano le hizo en Nueva York y que se proyectó en la Cúpula del Centro Cultural ante la presencia de organizadores, autoridades -como el ministro de Cultura, Pablo Avelluto- e invitados.

El legendario cronista y escritor dijo estar "preocupado por la profesión", la cual cree que perdió parte del "orgullo" con el que él se identificaba cuando se formó. "Ahora es difícil saber quién es el periodista, hay tanta gente alrededor con smartphones, cámaras y con cierta "credencial" sobre sus carreras como blogueros o lo que sea, que se ve a los periodistas interesados en crear noticias o situaciones visuales que llamen la atención. En mi profesión, siempre me dijeron: no queremos que la atención recaiga sobre el periodista, nosotros no hacemos noticias, cubrimos noticias", recalcó. Por otro lado, consideró que hay un periodismo "que hace que no te esfuerces por entender, que no tiene la ambición de la precisión, que no es imparcial y que está esperando a que alguien haga algo desagradable, molesto o incorrecto para crucificarlo, es como jugar al blanco".

Lúcido e impecable, Talese agregó que "los de nuestra época del periodismo impreso teníamos un nombre, escribíamos con orgullo, no cubríamos lo que cubría todo el mundo, buscábamos una forma distinta de reflejar la realidad con prosa, no con cámaras".

Festival de no ficción Basado en Hechos Reales en la cúpula del CCK
Festival de no ficción Basado en Hechos Reales en la cúpula del CCK. Foto: LA NACION / Rodrigo Néspolo

Tras esto, habló de sus inicios, de sus métodos de trabajo y de lo aprendido con los años. Cuando trabajaba como copista en The New York Times, en 1953 un viejo colega le dijo: "si alguna vez te conviertes en periodista, tienes que estar ahí y no usar el teléfono. En los 50, el teléfono era nueva tecnología y en aquellos días muchas gente no aprobaba hacer las cosas por teléfono. Así era el periodismo de mediados del siglo pasado en Estados Unidos. Y yo grabé su consejo: el periodismo es estar en el lugar, mirar a la gente, mirarla a los ojos, no creer en lo primero que te dicen. Hay que preguntar una, dos, tres, cuatro veces".

A la pregunta de por qué nunca usó grabador, respondió que nunca lo hizo ni lo hará. "No quiero escuchar lo que sale de la boca de la gente y queda grabado, porque lo que se graba automáticamente se convierte en la versión oficial de la respuesta, no se la puede negar porque quedó grabada. Pero eso no es lo que la gente piensa, es lo que la gente dice, tal vez lo primero que le sale de la cabeza, pero no lo mejor que le puede salir. Lo mejor sale cuando le pides que lo piense. Debo ser paciente y, cuando hago una pregunta y me dan una respuesta, no la acepto y pregunto: qué quisiste decir, y empiezo un diálogo, vuelvo sobre las cosas. Eso lleva tiempo, nos decimos que no tenemos tiempo pero son excusas, los periodistas tienen más tiempo del que creen", sentenció.

Aunque a veces el tiempo no lo es todo, o sí. Largo tiempo atrás, el propio Talese tuvo 33 días para intentar hablar con Frank Sinatra y escribir el texto que le pedía su editor. Fue a Los Ángeles, le habían dicho que iba a ser "fácil" y que el cantante hablaría con él, pero las cosas fueron distintas. "Él no se sentía bien por algunas cosas y también por el resfrío, tenía problemas mentales con el periodismo, estaba enojado con la CBS por un documental que lo relacionaba con la mafia, y yo no llegué en un buen momento y no pude hablar con él en la manera en que pensé, pero no me importó, porque pude hablar con mucha gente que tenía a su alrededor", cuenta en la entrevista. De ese trabajo, surgió una de sus crónicas más aclamadas: "Fran Sinatra está resfriado". Talese cree que ese texto se volvió famoso porque, "quizás, es un ejemplo de lo que puedes hacer cuando alguien no quiere hablarte. Ésa es mi fortaleza, yo disfruto de hablar con don nadies y escribiendo historias que nadie escribiría, me gusta hacer descubrimientos, y Sinatra era una violación a todas mis ambiciones, porque era tan famoso -probablemente la persona más famosa de ese momento en Estados Unidos-, que cuando me dijeron que no quería hablar conmigo, dije: fantástico, yo tampoco, pero mi editor insistió en que debía escribir la historia, así que hablé con todos los demás", cuenta. Para él, éste no fue su mejor trabajo, considera que "no hay nada que considere mi mejor trabajo", aunque reconoce que ha escrito "unos 300 grandes artículos en un período de 50 años, y nunca entregué nada a un editor diciéndome a mí mismo que no era lo mejor que podía hacer".

Los invitados en la cúpula del CCK
Los invitados en la cúpula del CCK. Foto: LA NACION / Rodrigo Néspolo

El escritor también dio una recomendación a quienes empiezan en la profesión: "No lean periodismo, y menos ahora que se ha perdido toda pretensión literaria, lean a los grandes escritores, a los rusos, a los franceses, a los españoles, a los de ficción, o a los poetas y ensayistas".

En un duelo de autores anterior celebrado en el marco del festival, la cronista, escritora, editora y docente Leila Gerriero, y el periodista y escritor Cristian Alarcón, editor de Anfibia, habían dado minutos antes algunos consejos similares respecto a la importancia de nutrirse de la literatura y de desmarcarse de los tópicos a la hora de escribir. Ambos debatieron sobre el arte de escribir historias reales y sobre las fronteras entre la ficción y la no ficción.

Guerriero puntualizó que "la crónica debe ser realidad, aunque se puedan añadir recursos literarios formales" para generar "más nervio y tensión narrativa" en el relato. La cronista incidió en que la base de un buen texto requiere "de una mirada genuina, propia, ojalá imprevisible, ojalá insolente, de densidad, con reporteo y que traiga al mundo algo que no estaba". Consideró que se experimentó "poco" con la crónica y abogó por seguir buscando "historias sencillas con un fondo universal potente". Sin embargo, matizó, no cree "que se le pueda pedir a la crónica que salve al periodismo".

Cristian Alarcón reflexionó, por su parte, acerca de la existencia de un clima de "impronta narrativa" en el periodismo actual, al que, en su opinión, "entró la literatura". El escritor habló de la "obsesión por llegar a las audiencias", a raíz de la competencia, y de la importancia de generar historias "que emocionen, con humanidad" y, por ejemplo, "con personajes de ficción que te cuenten historias reales". Alarcón, quien confesó que a veces se enamora y otras se desenamora de la crónica, cree que "estamos en un momento de protagonismo para la opinión, en la revista escribimos cada vez menos crónicas y cada vez más historias de interpretación, el periodismo es hoy conversación", dijo.

En la apertura del festival también hablaron de la lucha por las audiencias Tomás Pérez Vizzón y Eugenia Mitchelstein, y Maye Primera, Hinde Pomeraniec y Rocío Puntas trataron del desafío de escribir sobre temas que afectan a América Latina sin caer en los estereotipos.El festival continuará hoy y mañana con nuevas charlas, muestras y actividades.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas