Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cayó "el patroncito del mal", un fanático de Pablo Escobar Gaviria acusado de narcomenudeo

Fue detenido, junto a otros cuatro sospechosos, después de una serie de operativos hechos por de la policía bonaerense en Morón, La Matanza y Merlo

Viernes 01 de diciembre de 2017 • 14:53
SEGUIR
LA NACION
0
"El patroncito del mal", un fanático de Pablo Escobar Gaviria
"El patroncito del mal", un fanático de Pablo Escobar Gaviria. Foto: Policia Bonaerense

Impostaba la voz y repetía las frases más conocidas que decía Pablo Escobar Gaviria, el líder del desaparecido Cartel de Medellín. En un brazo y en una pierna tenía tatuados el rostro del capo narco colombiano y la entrada a la Hacienda Napolés, el lugar donde el fallecido delincuente pasaba sus días de descanso. Se hacía llamar "El Patrón", pero en la zona oeste del conurbano a Héctor Peruchena todos lo conocían como "Gordo Chon". Su presente ahora está tras las rejas. En las últimas horas fue detenido por la policía bonaerense acusado de liderar una banda que fraccionaba droga y la vendía al menudeo.

cerrar

Así lo informaron a LA NACION calificadas fuentes policiales y judiciales. "Todo un personaje es el sospechoso detenido. Le rendía culto a Escobar Gaviria, era su modelo a seguir. Es más, cuando ya estaba esposado se puso a hablarle al portaretrato del colombiano que tenía en la pared colgado en la pared. Era tan fanático de él que se recortó el bigote como el capo narco", afirmó un detective que participó de la investigación.

La investigación comenzó a mediados de año después de información que obtuvo personal de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Morón sobre un hombre que comercializaba estupefacientes en Merlo, en el oeste del conurbano.

"El patroncito del mal", un fanático de Pablo Escobar Gaviria
"El patroncito del mal", un fanático de Pablo Escobar Gaviria. Foto: Policia Bonaerense

Cuando se tuvo información sobre los presuntos responsables de la banda, la Justicia ordenó una serie de intervenciones telefónicas. La investigación estuvo a cargo del fiscal federal de Hurlingham, Santiago Marquevich. En las últimas horas, el juez federal de Morón Ignacio Calvi ordenó una serie de allanamientos en Merlo, La Matanza y Morón que terminaron con la detención del fanático de Escobar Gaviria y otros cuatro sospechosos.

Según informaron a LA NACION fuentes judiciales, Peruchena y un ciudadano peruano que todavía no pudo ser identificado pero que es conocido pero el alias de "Chato" son las cabecillas de la organización.

"El patroncito del mal", un fanático de Pablo Escobar Gaviria
"El patroncito del mal", un fanático de Pablo Escobar Gaviria. Foto: Policia Bonaerense

Un detective policial explicó que el "Gordo Chon" se encargaba de comprar la marihuana y el "Chato" la cocaína. En un remise la llamaban a un predio tomado de Pontevedra, en Merlo, donde fraccionaban y vendían la droga al menudeo. Ese lugar lo llamaban "La Feria".

"Las tareas investigativas incluyeron escuchas telefónicas en las que se oyó que el principal sospechoso hablaba e impostaba la voz como Escobar Gaviria", explicaron fuentes policiales.

"La Feria" era custodiaba por jóvenes conocidos como "Pistola", "Ema" y "Corazón". Su tarea era vender los estupefacientes y cuidar el lugar de eventuales robos o ataques. "Estos sospechosos se encargaban del funcionamiento y la seguridad del puesto de venta", agregaron los informantes consultados.

Según fuentes judiciales, Peruchena y el "Chato" se encargaban de dar las directivas diarias a sus subordinados. La encargada de fraccionar la droga para después venderla al menudeo es una mujer que también fue detenida.

"Chato" y otro sospechoso que ya fue identificado están prófugos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas