Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Maradona, el emblema de la Argentina que no aprende

Sábado 02 de diciembre de 2017
0

MOSCÚ - La pregunta da la vuelta al mundo desde hace mas de una década: ¿por qué el país de Messi es el que peor trata a Messi? Ayer, 1 de diciembre de 2017, hacia las 18:45 de Moscú, algunos comenzaron a intuir una respuesta posible: porque la Argentina no existe, porque no hay cosa igual en el mundo.

Cuando gracias al ascenso de Gianni Infantino la FIFA deja de ser la FIFA de Pelé para transformarse en la FIFA de Maradona -giro tan notable como inesperado-, lo menos que puede esperarse es que el beneficiado lo disfrute. Ese beneficiado es Diego Maradona, pero el enorme jugador que llevó a la Argentina al título en México 86 parece aquejado por un mal similar al que durante mucho tiempo sufrió Guillermo Vilas: hay demasiadas señales que llevan a pensar que se le retuercen las tripas ante la sola perspectiva de un éxito de la selección sin que él esté al mando. La diferencia con Vilas es que el más grande de los tenistas argentinos nunca había ganado la Copa Davis, en tanto que Maradona sí sabe lo que es ser campeón mundial. Y eso no se lo puede quitar nadie.

No parece disfrutarlo ya. Pareciera que lo sufre.

Ocho años atrás, Maradona se encaprichó con dirigir a una selección en la que un Messi en su pico bien podía hacer soñar con el tercer título mundial. Messi campeón del mundo con Maradona como técnico, algo así como la reencarnación de Franz Beckenbauer. Todos saben cómo terminó aquello.

Y ayer, cuando le preguntaron en Moscú si la camiseta que la Argentina vestirá en Rusia 2018 le recuerda a la de Italia 90, la respuesta de Maradona fue desconcertante: "Todos dicen que tiene mucho de aquella. Puede ser que muchos quieran meterle lo de aquella porque salimos campeones del mundo (sic)".

Prólogo a lo que sucedería en el cierre del sorteo, cuando el inglés Gary Lineker se la dejó servida ante el arco para que el "10" la pateara afuera. Que la selección de Jorge Sampaoli no juega bien es un hecho, que al técnico de la selección le sobran palabras y le faltan hechos que las plasmen en la cancha, también. Pero eso no significa que haya que despellejar a la propia selección ante todo el mundo cuando nadie se lo pedía, cuando no conduce a nada. Sólo al comentario de Sampaoli -"Messi es el mejor de la historia"- y a la certeza de que pasan los años, pero algunos no aprenden.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas