Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fue arrojada de un puente y está internada hace un año

Nieves Lizarazu Cabrera aún no pudo recuperar la movilidad tras el violento asalto que sufrió el 2 de diciembre de 2016

Sábado 02 de diciembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

"Todo por un celular", reflexionó Nieves María Lizarazu Cabrera desde el hospital al que entró hace año y donde continúa internada. El 2 de diciembre de 2016 dos delincuentes la empujaron desde un puente tras forcejear ?para robarle ?y le hurtaron el teléfono cuando ella yacía inmóvil en el piso. Hoy la joven madre no puede mover sus piernas ni los dedos de sus manos y está lejos de su pequeño hijo, que vive en Bolivia.

Nieves, de 28 años, trabajaba la mayor parte de la semana para darle un mejor futuro a su niño que había dejado al cuidado de su mamá en Bolivia. Pero en un abrir y cerrar de ojos, la inseguridad arremetió contra su vida.

Cumple un año internada en el hospital porteño Santojanni. No puede salir del centro de salud. Y no es que no quiera hacerlo, sino que no puede. Cuando los ladrones la tiraron desde uno de los puentes peatonales que cruzan la autopista General Paz, a la altura de la calle Humaitá, en Liniers, la joven se rompió huesos de su columna y quedó inmóvil. Fueron alrededor de seis metros en caída libre. Si bien con el paso del tiempo logró mover su torso y su cabeza, Nieves aún no puede caminar. Apenas siente un poco de frío y calor en sus piernas. Y los dedos de sus manos tampoco se recuperaron. Permanecen rígidos.

Apenas recuerda lo que sucedió aquel día. "Lo último que me acuerdo es que salí de cenar en Ciudadela y me iba a tomar un remise una vez que cruzara ese puente para ir a mi casa en Floresta", susurra Nieves a LA NACION desde una habitación del segundo piso del hospital.

Su mamá, Julia, presta atención al relato. Prácticamente no se movió de su lado desde que llegó de la ciudad boliviana de Oruro para acompañarla. Sólo alguna vez la reemplazó otro de sus siete hijos. Nieves permaneció poco más de dos meses internada en terapia intensiva, en estado de coma, y tuvo que someterse a tres operaciones para ?mejorar el estado de su columna. Su madre se mantuvo firme a su lado. La mujer ?duerme ?sentada en una silla. "De acá no me muevo", dijo y agradeció la gratuita atención médica que recibe su hija.

Dolor en el corazón

Un poco por la fuerza de voluntad y otro tanto por la asistencia sanitaria, Nieves logró recuperar parte de su movilidad superior. "Pero todavía se hace difícil agarrar las cosas o ponerme de pie", explicó.

Sus dedos no se mueven y las piernas no le responden. Aunque el peor dolor es el que siente en el corazón por no poder ver a su hijo de 6 años. La joven relató: "Le contamos que había tenido un accidente. A veces no quiere hablar conmigo porque está enojado de que no pueda viajar. Ahí es cuando me dan más ganas de llorar".

El mes pasado comenzó el juicio que tiene en el banquillo de los acusados a los dos delincuentes que fueron atrapados el mismo día del atraco contra Lizarazu. El debate está a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 17 y allí son juzgados Claudio Elías Cañela García, un ciudadano boliviano de 35 años, y Facundo Martín Ávila Pérez, uruguayo de 41, por los delitos de "tentativa de homicidio criminis causa y robo simple tentado".

"Le provocaron un gran daño a la joven. El informe indica que la víctima cursa un cuadro de politraumatismo con shock cervical y ?que ?sufre paraparesia en ambas piernas", dijo a LA NACION el fiscal que interviene en la causa, Oscar Ciruzzi. El funcionario del Ministerio Público indicó que la pena podría oscilar entre 10 y 15 años, y confía en el testimonio de dos hermanos que vieron lo que ocurrió aquel día.

Nieves y Julia se enteraron del debate oral por una allegada. Nunca tuvieron asistencia jurídica. "¿De dónde voy a sacar dinero para pagar un? abogado?? Cincuenta mil pesos me pidieron la primera vez que consulté por uno", comentó ?la madre y enseguida ?pide, mientras hace un gesto con su cabeza en dirección a la joven: "Sólo quiero justicia por ella"?.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas