Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mundial Rusia 2018: Maradona y su moño amarillo causaron un enorme revuelo en Moscú

En apenas 48 horas en la capital rusa, el ex capitán argentino dejó su huella; pasó del enojo por el ensayo y la ausencia al evento de prensa, al duro mensaje a Sampaoli y las fotos con Putin y Pelé

Sábado 02 de diciembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Vladimir Putin, el presidente de Rusia; Maradona y Pelé, en una de las imágenes simbólicas del sorteo
Vladimir Putin, el presidente de Rusia; Maradona y Pelé, en una de las imágenes simbólicas del sorteo. Foto: AFP

MOSCÚ.- Parece no sentirse cómodo ni en su zona de confort. Era una ceremonia que giraba alrededor de él. La FIFA -la nueva FIFA- está a sus pies. Pero la bronca fue tan grande, e indisimulable, que no pudo contener su verborragia ni en la alfombra roja. A minutos del sorteo ya se pudo escuchar un "dejá, no vengo más". Diego Maradona, admirado y respetado por Gianni Infantino, fue una de las ocho leyendas mundialistas que estuvieron al mando de las bolas y los copones, y ahora se desconoce si lo que pasó ayer en el Palacio del Kremlin fue un hola y adiós.

Sucede que en sólo 48 horas movilizó Moscú: llegó en la madrugada del jueves, descansó, se presentó en un ensayo, se molestó porque querían repetirlo, fue el único ausente en el evento de atención a la prensa, sacudió las redes sociales en la mañana de ayer, se tomó fotos con el presidente ruso Vladimir Putin y el brasileño Pelé, se divirtió en su faceta de showman sobre el escenario y la dio un cimbronazo a la aparente tranquilidad de la delegación argentina con un duro mensaje contra Jorge Sampaoli en el último minuto del sorteo. "Es un grupo accesible, pero el equipo no puede jugar tan mal", disparó, con el entrenador sentado a escasos metros. No dio respiro.

cerrar

"No sé quién inventó que hay que hacer el repaso de las bolas del Mundial. Lo hicimos una vez y las rodillas me explotaban. Para hacer esto, dejá. No vengo más. Me parece que se le escapó la tortuga a alguno", dijo en la previa, en una entrevista con TyC Sports, con la idea de desactivar cualquier conjetura sobre su faltazo. La FIFA había informado que la ausencia con aviso fue por una molestia en el hombro izquierdo, algo que encendió las alarmas de cara a la ceremonia de ayer.

Pero Maradona se mostró activo desde la primera hora: publicó una foto tomando las manos del ex arquero inglés Gordon Banks, apareció abrazado a Gary Lineker -el mismo que le sacó una sonrisa cuando le dijo que "jugaba bien con las manos" y que al final le hizo la pregunta sobre cómo veía a la selección argentina- y se divirtió en una distendida charla con Putin.

Su estadía en suelo moscovita causó revuelo. Fiel a su estilo, dejó su huella. De traje negro y moño amarillo, Maradona aprovechó el sorteo para repartir mensajes con destinatarios bien claros. Y hasta llevó sus diferencias con el entrenador argentino al prime time de un evento que paralizó a gran parte del mundo.

"Messi es el mejor de la historia", le respondió Sampaoli. El club de la pelea en pleno sorteo de un Mundial. A siete meses del inicio de la Copa del Mundo, el huracán Maradona pasó por Rusia. El tendal que dejó en el camino resulta fácil de identificar. El futuro de su relación con la FIFA es una incógnita.

cerrar

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas