Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Dolfina, un equipo de cracks que se hicieron amigos y se juramentaron hacer historia

El conjunto liderado por Adolfo Cambiaso ganó su 11° Abierto de Palermo y selló el pentacampeonato consecutivo; en la final derrotó a su clásico rival, Ellerstina, en chukker suplementario por 14 a 13, con gol de oro de Nero.

El festejo de La Dolfina. Foto: LA NACION / Rodrigo Néspolo
El festejo de La Dolfina. Foto: LA NACION / Rodrigo Néspolo
El festejo de La Dolfina. Foto: LA NACION / Rodrigo Néspolo
Dolfina - Ellerstina en la Final del Abierto de Palermo. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno
Dolfina - Ellerstina en la Final del Abierto de Palermo. Foto: LA NACION / Rodrigo Néspolo
Dolfina - Ellerstina en la Final del Abierto de Palermo. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno
Dolfina - Ellerstina en la Final del Abierto de Palermo. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno
Dolfina - Ellerstina en la Final del Abierto de Palermo. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno
Dolfina - Ellerstina en la Final del Abierto de Palermo. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno
Dolfina - Ellerstina en la Final del Abierto de Palermo. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno
Dolfina - Ellerstina en la Final del Abierto de Palermo. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno
Dolfina - Ellerstina en la Final del Abierto de Palermo. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno
Dolfina - Ellerstina en la Final del Abierto de Palermo. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno
Dolfina - Ellerstina en la Final del Abierto de Palermo. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno
Dolfina - Ellerstina en la Final del Abierto de Palermo. Foto: LA NACION / Rodrigo Néspolo
Dolfina - Ellerstina en la Final del Abierto de Palermo. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno
Dolfina - Ellerstina en la Final del Abierto de Palermo. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno
El festejo de La Dolfina. Foto: LA NACION / Rodrigo Néspolo
Adolfo Cambiaso se abraza con María Vazquez. Foto: LA NACION / Rodrigo Néspolo
Sábado 02 de diciembre de 2017 • 15:58
SEGUIR
LA NACION
0

"El mayor mérito de los chicos es seguir enfocados en ganar títulos, pero no lo mejor. Lo mejor es que han sido capaces de forjar una amistad que va más allá del deporte. Ellos son profesionales, ellos compiten nueve meses al año afuera, son rivales, y sin embargo tienen el corazón puesto en La Dolfina. No sólo en los tres meses que comparten en la temporada argentina: siempre están pensando en la Triple Corona y sobre todo en Palermo. Eso, para mí, los pinta claramente cómo son y por qué consiguen las cosas que consiguen".

El retrato de Milo Fernández Araujo, coach de La Dolfina desde 2013, coincidentemente con el comienzo de la etapa de mayor esplendor del club, permite comprender el fenómeno de un equipo que acaba de consagrarse pentacampeón consecutivo del Campeonato Argentino Abierto de polo, el certamen por excelencia del mundo. No es sencillo lo que está haciendo. Primero fue la triple Triple Corona sucesiva entre 2013 y 2015, ganando los 33 partidos que comprenden los abiertos de Tortugas, Hurlingham y Palermo. Ahora, la seguidilla de conquistas en La Catedral, estos cinco festejos que elevan la cantidad de títulos del equipo de Cañuelas a 11. Una cantidad notable si se tiene en cuenta que comenzó a competir en el año 2000.

En la undécima definición de Palermo con su clásico adversario, Ellerstina, el conjunto liderado por un Adolfo Cambiaso inspirado como en sus grandes tardes individualistas, se impuso por 14 a 13 en suplementario, con gol de oro de Juan Martín Nero, cerrando otra temporada casi perfecta, con superávit de éxitos y, al igual que en 2016, con una sola derrota, en este caso en la semifinal de Hurlingham (ante Alegría). En este duelo de finales del Argentino Abierto, La Dolfina prevalece ahora por 8 a 3 sobre la formación de los Pieres. Desde 2005 hasta hoy, el campeón no salió de esos nombres: 13 finales que le dieron 10 títulos a La Dolfina y 3 a Ellerstina. El último ganador fuera de ellos es Indios Chapaleufú II, en 2004.

El desarrollo del partido

Una final que tuvo a Ellerstina dominador en el primer chukker y medio. Velocidad, actitud, presión sobre las marcas, con un Polito Pieres compenetrado y mostrando porqué volvió a ser el de 2013 en Alegría, más Facundo Pieres en una versión más agresiva de lo que habían sido sus últimos partidos. Por eso, no extrañó que la Z se pusiera 4-1 al frente. La Dolfina estaba confundido, nervioso, muy presionado, con errores de taqueo. Hasta que empezó a hacer su juego, equilibró el desarrollo y sacó provecho de la cantidad de penales que le otorgó el rival, un déficit marcado que ya había exhibido en la semifinal con Alegría.


Con la alineación actual, desde 2011, La Dolfina ganó 16 de 21 torneos de Triple Corona y tiene un registro de 74 victorias y sólo 5 derrotas. Un monstruo ganador que no se detiene

Parejos hasta el quinto chukker, a partir de entonces La Dolfina abandonó el libreto de un polo de largos pases y combinaciones y volvió a la posesión, con una directa y activa participación de Cambiaso, que literalmente se puso el equipo al hombro. Ellerstina resignó eficacia, ya no tuvo capacidad de anticipo y La Dolfina se le fue escapando en el score. Siempre con su líder a pleno. Llegó al último con tres de ventaja, una diferencia que era una rareza para lo que fue el partido. Ellerstina de golpe volvió a ser el del arranque y con un gran impulso anímico, alcanzó el empate con un 60 yardas de Facundo Pieres y forzó el alargue: 13-13.

Tras un par de movimientos, La Dolfina volvió a ser el de toda la temporada: Cambiaso inició un contraataque desde el fondo, cruzó la cancha, miró la entrada en diagonal de Nero y se la pasó con justeza. El back, que durante el partido perdió a su mejor yegua (Oli Chicha), premiada en la final de 2015, capturó la bocha de revés y definió como si fuera un experimentado delantero. ¡Tremendo desenlace! La Dolfina campeón; Ellerstina, un equipo que dio todo y que pudo también celebrar. Sin ser un gran espectáculo, conmovió ese final.

El significado de la conquista

Ahora bien, ¿qué representa este pentacampeonato consecutivo de La Dolfina? Una manera de seguir marcando la historia. Porque hay que remontarse cerca de 40 años para encontrar una marca semejante, que curiosamente estaba en poder del más ganador de todos los tiempos: el mítico Coronel Suárez de los hermanos Juan Carlos y Alfredo Harriott y Horacio Antonio y Alberto Pedro Heguy. Equipo que se consagró entre 1974 y 1978, pero que además tiene un 6° título seguido, con una nueva victoria en 1979. Y como agregado, ya sin Juancarlitos Harriott ni Horacio Heguy, reemplazados por Celestino Garrós y Benjamín Araya, Coronel Suárez extendió sus dominios a los años 1980 y 1981. En consecuencia, el club del sur bonaerense acumuló en ese lapso 8 conquistas al hilo. ¡Impactante!

La historia de La Dolfina es demoledora en números. Porque en 18 participaciones en el Abierto de Palermo, llegó a la final en 17 ocasiones. En todas estuvo Cambiaso, "el padre de la criatura". Sólo quedó fuera de la definición en 2004, cuando el título se dirimió entre Chapaleufú II y Chapa Uno. Y para el crack de Cañuelas, de 42 años, el de esta tarde es nada menos que su victoria N° 14 en Palermo. Superó a Alfredo Harriott (13) y por delante sólo tiene a Alberto Heguy (17), Horacio Heguy (19) y Juan Carlos Harriott (h.) (20). Sin dudas, un elegido, que además en esta temporada pasó la barrera de los 100 partidos en Palermo (102) y la de los 900 goles.

Pero no sólo la historia de Cambiaso. Porque ahí está el uruguayo David Stirling, que jugó su primer Argentino en 2009, con Indios Chapaleufú. Al año siguiente se incorporó a La Dolfina y desde entonces ya acumula 6 conquistas: 2011, 2013, 2014, 2015, 2016 y 2017. De esta manera, se convirtió en el extranjero más ganador de la era moderna al pasar la línea del mexicano Carlos Gracida, con 5. Y en los casos de Pablo Mac Donough y de Juan Martín Nero, ahora cuentan con 8 victorias en el torneo más importante del planeta: a los 6 festejos que lograron con Pelón Stirling y con Cambiaso le suman los dos con Ellerstina, en 2008 y 2010.

Organización, la clave

Compañerismo. Amistad. Ambición. Sentido colectivo. ¡Organización! La Dolfina acredita muchos méritos para lograr lo que logra. Desde que se armó este equipo, en 2011 sólo perdió 5 de 79 partidos, cuatro de ellos con Ellerstina. Tiene una mentalidad ganadora espectacular, que parte de su líder natural y se reparte en la formación. "Tengo 4 Messis", suele decir el coach. Y no suena exagerado. Además, están las formas. Durante mucho tiempo a Cambiaso se lo criticó por la forma como jugaban sus equipos, cerrando las acciones, trabando el ritmo, utilizando bloqueos y con neto tinte individualista. La versión actual de La Dolfina, salvo en algunos pasajes de esta final, modificó la ecuación: no juegan todos para uno solo sino que todos juegan para todos. Y en la posición que sea. Cambiaso dejó de hacer 10 o 12 goles por partido. Tampoco tira todos los penales. Todos rotan constantemente. Es una versión acorde con el polo clásico de otros tiempos, tan añorado. Simple. En el que la bocha es la que corre más. Y así empezó a ganar cada vez más simpatías. Las que antes le retaceaban.

Un equipo que está madurando en todo sentido. Cambiaso con 42, Stirling y Nero con 36, y Mac Donough con 35. Difícil afirmar cuál es el destino final. "Estamos para seguir ganando todo lo que se pueda con este equipo", es el leitmotiv. "Tenemos para dos o tres años más, pero andá a saber.", se escucha hoy. Mientras el físico aguante, mientras la cabeza siga pidiendo victorias y cada uno se esmere por estar preparado logísticamente de la forma apropiada, como ocurre, siempre habrá un nuevo desafío por delante. La Dolfina, allá por 2000, se pegó tres o cuatro porrazos en cinco años. Fueron los cimientos de un monstruo ganador que no se detiene. Algunos pocos rivales saben que no es imbatible, pero casi.

Síntesis de la final

La Dolfina: Adolfo Cambiaso (h.), 10; David Stirling (h.), 10; Pablo Mac Donough, 10, y Juan Martín Nero, 10. Total, 40.

Ellerstina: Pablo Pieres (h.), 9; Gonzalo Pieres (h), 10; Facundo Pieres, 10 y Nicolás Pieres, 10. Total, 39.

Progresión: La Dolfina, 1-3, 3-4, 5-4, 7-6, 8-8, 11-9, 13-10, 13-13 y 14-13

Los tantos para La Dolfina: Cambiaso (h.), 8 (6 penales); Mac Donough, 2, y Nero, 4 (2 penales).

Los tantos para Ellerstina: Pablo Pieres (h.), 8 (1 penal); Gonzalo Pieres (h), 1; Facundo Pieres, 3 (de penal) y Nicolás Pieres, 1.

Árbitro: Guillermo Villanueva (h.)

Jueces: Esteban Ferrari y Gastón Dorignac (h.)

Cancha: N° 1 de Palermo

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas