Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

De Guido Vadalá al hijo del Chapa Retegui: quiénes son los juveniles por los que apuesta Guillermo Barros Schelotto

Como cada vez que no encontró respuestas en el plantel, el DT le da oportunidades a los más jóvenes; eso sí, la historia marca que no tendrán continuidad

Domingo 03 de diciembre de 2017 • 10:41
0
Vadalá, en acción
Vadalá, en acción. Foto: Javier García Martino / Prensa Boca

Bien podría afirmarse que la situación futbolística de los juveniles de Boca es pura casualidad. Algunos datos del pasado reciente coinciden con los que ocurrirán está noche, cuando el equipo de los Barros Schelotto reciba a Arsenal (hoy, desde las 19.15). Sin embargo, también tiene mucho de causalidad. Los chicos del club no han tenido un gran protagonismo de la mano de este cuerpo técnico, aunque no deja de ser cierto que tienen un aspecto distinto a los futbolistas profesionales: ser, aisladamente, la carta que puede darle aire fresco a un equipo que está bloqueado en puntos y en juego. Como alguna vez ya ocurrió...

Hace poco tiempo, el club ha atravesado fastidios como los de Guillermo, Carlos Tévez, Rolando Schiavi (entrenador de la Reserva) y hasta Daniel Angelici con Coqui Raffo, ex coordinador de inferiores al que le debieron quitar el cargo. ¿Cuál fue el motivo? No sacar en el presente una buena camada de jugadores que sirvan, sobre todo, en el plantel profesional. No obstante, parece ser que el análisis pasa por otro lado: el Mellizo no recurre demasiado a los chicos y cuando puede existir una mínima posibilidad prefiere agotar las opciones con hombres de experiencia, aún si eso lo obliga a cambiarle la posición a un jugador, como ha pasado el último fin de semana con la presencia de Oscar Benítez en la derrota ante Central como centrodelantero. Pero queda más que claro cuál es el momento que él cree ideal para utilizarlos: cuando su equipo no encuentra respuestas adentro de la cancha.

En ese contexto, en la Bombonera se podrá ver la presentación como titular de Guido Vadalá, alguien que suma apenas 36 minutos oficiales (distribuidos en tres partidos), pero es muy recordado por dos cosas: porque se fue a préstamo a la Juventus como parte de pago que permitió la llegada de Carlos Tévez hace más de dos años y porque en 2014 le convirtió 7 goles a Argentinos Juniors en sexta división. Se meterá en el equipo con la obligación de suplir la ausencia de Darío Benedetto, que estará más de seis meses afuera por la rotura del ligamento anterior de su pierna derecha, pero sobre todo para tratar de rescatar al equipo de los Mellizos de un bloqueo que le cortó la racha de victorias y le quitó los tres puntos ante Racing y Central. Esa es la única función que hoy ve Guillermo en los chicos, una especie de plan B cuando desea despertar rápido de la previsibilidad.

Ya ha pasado. Y no hace mucho. También los hinchas fueron testigos del debut de Gonzalo Maroni siete meses atrás. En un momento en el que Boca venía con muchas dudas en su once inicial, aún siendo puntero. Los empates ante Patronato y Rafaela, dos rivales muy inferiores, le daban la pauta al entrenador de que había que cambiar piezas y meter al cordobés para dar algo de sorpresa. Y no se equivocó. Porque Maroni fue una de las grandes figuras aquel día, convirtiendo su primer gol. ¿Ante qué rival? Arsenal (3-0) ¿En qué estadio? En la Bombonera. La misma situación que Vadalá afrontará hoy. Seguramente, el delantero rosarino, de 20 años, querrá que todo sea tan soñado e igual, o incluso con más goles propios. Lo que sí no deseará vivir es lo que desde ahí le tocó a Maroni: disputar 21 minutos oficiales, una semana después, ante Huracán y no jugar más. Reafirmando la teoría de que los chicos están presentes cuando las cosas no salen tan bien y, una vez solucionados esos inconvenientes, ya no son tenidos en cuenta.

Retegui y su hijo Mateo, quien hoy podría ir al banco de suplentes en la Bombonera
Retegui y su hijo Mateo, quien hoy podría ir al banco de suplentes en la Bombonera.

Además, pese a estar con algunos problemas físicos, Júnior no convence completamente a Guillermo cuando Walter Bou, que sufre lo mismo, no está disponible. Por eso, decidió concentrar por primera vez a Mateo Retegui, hijo del Chapa (ex entrenador de Las Leonas y actual de Los Leones). Y si bien se verá si los Barros Schelotto le dan una chance en el banco de suplentes, ya es una novedad.

Lo cierto es que Guido Vadalá hará su presentación e intentará con goles rescatar a Boca de un momento para nada crítico, pero incómodo por no estar acostumbrado. Su cabeza puede jugar otro partido, el de querer hacer mucho para ser considerado. Aunque parece que las intenciones de Guillermo con los juveniles está más que clara.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas