Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un dúo, una comunión artística, que celebró sus 40 años

Lunes 04 de diciembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

VERÓNICA CONDOMÍ-LILIANA VITALE / Músicos: Liliana Vitale (voz, caja, bombo, cencerros, tambor batá) y Verónica Condomí (voz, caja, viola caipira, ektara, cuatro) / Sala: Sinfónica del CCK / Nuestra opinión: muy bueno

Estas dos mujeres empezaron a cantar juntas hace 40 años, siendo dos adolescentes y como parte de un colectivo que hizo historia en la música argentina: MIA, o Músicos Independientes Asociados. Desde entonces pasaron tantas cosas, en sus carreras solistas y en sus proyectos compartidos, que no sería pertinente el detalle. Pero lo que sí está claro es que este tiempo, que decidieron de aniversario, las encuentra de vuelta de muchas cosas; y desde allí, con la posibilidad de darse cualquier gusto sin pensar demasiado en cuánto seducir o no al público. En verdad, ese riesgo artístico que, con mejor o menor éxito, ha atravesado sus vidas, las ha puesto en un cierto lugar elitista que no tendrían por qué cambiar a esta altura de sus recorridos.

Vienen de estrenar disco nuevo, un material de por sí raro para lo que es la música popular de nuestro país, aun entre aquello que solemos llamar independiente. Hay en su flamante álbum Elementales muchas canciones a capela, a dos voces contrapunteadas o duplicadas en octavas, con vocalizaciones en lugar de textos, con improvisaciones que no siempre se dejan llevar cómodamente por el sistema tonal occidental. Entre eso, se cuelan algunas piezas más reconocibles -es un decir-, en algunos casos registradas con anterioridad, de Alberto Muñoz, de Luis Alberto Spinetta, o de ellas mismas. Cuando hay instrumentos sólo excepcionalmente son armónicos. Liliana Vitale, excelente pianista, pasa aquí de su instrumento principal y sólo se limita a utilizar algunas percusiones, criollas o no. Verónica Condomí agrega a veces algunos acordes con la viola caipira (una guitarra brasileña de 10 cuerdas) y el cuatro venezolano, toca percusiones varias y se anima con el exótico ektara, de la India y Bangladesh, que con su única cuerda funciona más como bordoneo que como respaldo armónico.

Por lo demás, todo parece conducir a la música del noroeste argentino, aunque los temas no tengan ese origen. Contribuyen para eso los ritmos de huayno y vidala que aparecen incluso en varias de las improvisaciones, las escalas que eligen para esos momentos, el modo "coplero" de cantar aunque se trate de canciones ligadas al mundo del rock o tengan un texto del poeta belga/francés Henry Michaux, y una escenografía de telares y tejidos en vivo que vienen utilizando en sus presentaciones conjuntas desde hace tiempo.

No es sencillo escuchar -y menos aún catalogar- a Condomí y Vitale juntas en este plan. Exigen del espectador un ejercicio importante de apertura en cuanto a permitirse salir de los moldes más conocidos. Pero en tal caso, así como pueden parecer reiterativas en el uso de ciertos recursos vocales a lo largo de un recital completo, estas dos mujeres amigas y socias en la música desde su juventud sostienen con orgullo sus búsquedas y pueden, a ratos, ser geniales y lucirse en modo antología en sus versiones de "Abbot y Costelo", de Verónica; la "Vidala para mi sombra", de Julio Espinosa; el popular peruano "Dos palomitas", "Canción de nacimiento en la galaxia del buen hijo", de Muñoz, o la imponente "Será que la canción llegó hasta el sol", del Flaco Spinetta, entre otras cuantas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas