Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Clara Huffmann: "Editamos libros poco predecibles, que generen sorpresa"

Su madre es Adriana Hidalgo y viene de una familia de libreros y editores, pero ella encontró un perfil propio; el sello infantil Pípala, que dirige, es uno de los más prestigiosos del mercado local

Lunes 04 de diciembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Foto: LA NACION / Marcelo Gómez

Clara Huffmann nació y creció rodeada de libros. De chica, acompañaba a su madre, Adriana Hidalgo, a la librería y editorial El Ateneo, fundada por su bisabuelo. Luego, a las oficinas del sello independiente creado por Hidalgo. Ya un poco más grande, después de terminar la carrera de Sociología, se volcó definitivamente al oficio de la edición. En 2009, cuando Adriana Hidalgo Editora cumplía diez años, Huffmann lanzó Pípala; en principio, como una colección de libros infantiles. Hoy está especializada en álbumes ilustrados.

En ocho años, el catálogo de Pípala creció en volumen y en calidad: aunque la mayoría de los autores editados son europeos (en especial, franceses), hay también libros de escritores e ilustradores argentinos: el poeta Arnaldo Calveyra y el cuentista Félix Bruzzone, entre otros. Huffmann vive en Chubut y trabaja a distancia con los autores y diseñadores. Pasó unos días por Buenos Aires para recorrer librerías y presentar las últimas novedades del año a los libreros: entre ellas, una novela gráfica muda, Waterloo y Trafalgar, de Olivier Tallec, que ironiza sobre la guerra a través de dos soldados, uno azul y otro colorado.

-¿Cómo te encuentra este octavo año como editora independiente en un contexto complicado para la industria editorial local?

-Más allá del contexto económico, estamos en un momento particular porque cambiamos la forma de distribución: ahora nos distribuimos nosotros solos. Eso siempre lleva un tiempo de adaptación. Tratamos de llegar a todas las librerías: desde la chiquita del barrio, donde el librero conoce cada libro, hasta las grandes cadenas, que mueven un volumen muy importante. También estamos en algunas tiendas de objetos y juguetes. Es un trabajo de hormiga: recorrer librería por librería, mostrar las novedades, contarles la cocina del libro y la visión del editor. La mayoría de nuestros títulos son álbumes y en estos ocho años vimos que ese mercado es mucho más amplio que el infantil. Y también descubrimos que hay adultos a los que les encanta la colección. Los libros ilustrados siguen funcionando. Son objetos para coleccionar.

-Por un lado, este año no hubo compras de libros por parte del Estado. Pero, al mismo tiempo, el sector infantil es el único de la industria en expansión. Es raro.

-Somos una editorial mediana que se sostiene, pero con cierta dificultad. Que no haya ventas al Ministerio de Educación como en otra época nos afecta. Tampoco hay mucha ayuda a las pymes. Eso se siente a nivel económico. Pípala es un sello que en estos ocho años ganó reconocimiento y un lugar propio. Esa construcción de identidad es superimportante. Los libreros ya conocen el perfil, el estilo, saben que son libros de calidad, muy trabajados. Sacamos poquitos por año, pero esos poquitos son muy cuidados estéticamente. Apostamos fuerte en cada título. Por suerte, hay adultos que no escatiman en comprar libros para los chicos.

-Publicaron unos 50 títulos desde 2009. ¿Cambió algo del concepto original en estos ocho años?

-Creo que debe de haber cambiado, claro. El primer cambio fuerte que yo noto sucedió cuando fui madre por primera vez, hace un año y medio. Mi hijo es muy chiquito todavía, pero desde que nació estuvo rodeado de libros y de lecturas. Empecé a probar los libros con él: se los muestro y voy entendiendo ciertas cosas que le interesan a su edad. Es fascinante cuando uno da por obvio que le va a gustar un libro porque tiene una ilustración que uno cree ideal para un niño pequeño y tal vez no resulte así. Tal vez se enganche con algo que yo no había pensado que lo podía atraer. Una gran sorpresa para mí fue Vacío, de Catarina Sobral: es un álbum complejo, y para él es el libro de los autos y los perros. Busca los elementos que conoce. A raíz del nacimiento de mi hijo comprendí el concepto del libro de cartón, que antes no me gustaba mucho. Le compré algunos muy bellos, que él adora, y ahora me gustaría incursionar en ese mundo. Incorporar los libros más breves para chicos más chicos.

-¿Cambió también el proceso de búsqueda y de hallazgo de esos libros que te enamoran?

-Cada libro tiene un recorrido distinto. Los que traducimos suelo encontrarlos en las ferias internacionales, como la de Bologna. Lo lindo de esas ferias es encontrarse con editores de otros países que uno ya conoce. Nos recomendamos libros. Waterloo y Trafalgar, por ejemplo, me lo presentó una editora italiana. Algo importante en la evolución del sello es que cada vez estamos haciendo más libros de autores e ilustradores argentinos o hispanoparlantes. Eso es un orgullo. Son libros con mucho más trabajo porque implican encontrar un texto: no siempre se da del mismo modo. A veces llegan libros bastante cerrados para trabajar algunas cuestiones puntuales. Y a veces llegan textos solos y buscamos un ilustrador para trabajar, que pueda llevarse bien con ese texto y alimentarlo, nutrirlo. Que no surjan siempre del mismo modo es lo divertido del trabajo: pensar dónde nos va a llevar un proyecto que tenemos entre manos. Es meter las manos en la masa y ver qué podemos moldear.

-Ese es el trabajo del editor.

-Sí, me gusta trabajar en equipo con el autor y el ilustrador. Me gusta que haya varias cabezas colaborando con un mismo fin. Se lo comento en el inicio del proyecto porque hay algunos a los que no les gusta trabajar de este modo. Respeto los procesos creativos de cada uno.

-¿Qué características debe tener un libro para integrar el catálogo de Pípala?

-Primero, me tiene que gustar a mí. No sé si está bien o mal eso, pero es así. Pienso que el "lector Pípala", que alguno debe de haber, ya conoce nuestro estilo. Editamos libros poco predecibles, que generen sorpresa. Me gusta que la sorpresa que produce al hacerlo se vuelque después en el producto final. También, que salga de los estereotipos de alguna literatura infantil y que plantee un desafío al lector. Siempre.ß

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas