Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Seguirá preso el cabo que mató y arrastró con su auto a un joven

Fue indagado por homicidio simple, abandono de persona y lesiones; el fiscal aguarda la autopsia y otros peritajes

Martes 05 de diciembre de 2017
SEGUIR
LA NACION

MAR DEL PLATA.- "Atropelló a los dos y siguió a la misma velocidad, frenó en la otra esquina y continuó como si nada". Así relató el dramático suceso Diego Parisotti, único ileso en la tragedia que, en estado de ebriedad, provocó un suboficial del Ejército cuando con su auto atropelló a otros dos jóvenes, uno de los cuales mató y arrastró debajo del chasis por más de diez cuadras hasta la puerta de su casa, donde estacionó y se fue a dormir.

Yonatan Maurette, de 29 años, se negó a declarar ante el fiscal Diego Cistoldi, que había abierto la causa como homicidio culposo y luego, a partir de las primeras evidencias, cambió la carátula a homicidio simple con dolo eventual en concurso con abandono de persona seguida de muerte y lesiones. Por la calificación del hecho podría recibir penas desde 8 hasta 25 años de prisión.

El acusado permanece detenido en la Unidad Penal N° 44 de Batán. El fiscal espera el resultado de la autopsia y otros peritajes, entre ellos el que determinará si, como se presume, Maurette estaba ebrio cuando causó la muerte de Nahuel Barragán, de 25 años.

El cabo Maurette, ayer, esposado y conducido a prestar declaración indagatoria
El cabo Maurette, ayer, esposado y conducido a prestar declaración indagatoria. Foto: Marina Devo

El Centro de Monitoreo Municipal aportó a la Justicia las imágenes de las cámaras de seguridad en inmediaciones de la avenida Colón y calle 190, donde comenzó el trágico hecho. También se sumarán otras grabaciones, públicas y privadas, de cámaras en el recorrido que siguió el cabo hasta su casa.

Anteayer a las 4, Barragán y Parisotti iban en moto cuando resbalaron y cayeron en aquella esquina; el primero sobre la calzada y el otro, sobre una dársena parquizada que separa ambas manos de la avenida. Mientras un ciclista que pasaba por allí se acercó a ayudarlos, cruzó a alta velocidad el Peugeot 206 que conducía Maurette. "Escuchamos el ruido del motor acelerado y no hubo tiempo para nada", dijo Parisotti a LA NACION. Sostuvo que el militar primero atropelló al joven que se había acercado, al que le provocó lesiones menores. Que luego embistió a la moto y, por último, a Barragán. "Se lo tragó el auto", graficó.

El cadáver lo vio más tarde un diariero, a las 8.30. "No me explico cómo no se dio cuenta de que lo traía enganchado", dijo Miguel López, canillita del barrio San Cayetano. Estaba calzado bajo el Peugeot 206, que tenía el parabrisas estallado y estaba estacionado en Remedios de Escalada y casi Moreno. Allí el acusado, que le había dicho a su madre que había tenido "un accidente menor", fue aprehendido anteayer.

"Lo que pasó lo vi todo, no me lo voy a poder olvidar nunca más", afirmó Parisotti, que en su declaración ante la policía y la Justicia aportó detalles de lo ocurrido, incluso con dibujos y croquis. Las grabaciones de las cámaras de seguridad serán fundamentales para corroborar su relato y completar pruebas.

El peritaje sobre muestras de sangre y orina tomadas al acusado también determinarán el grado de alcohol en sangre y si, además, había consumido otras drogas. Del Peugeot 206 se secuestraron una botella de cerveza y marihuana.

El fiscal Cistoldi espera el resultado de la autopsia. Considera "importante" saber si la muerte se produjo con el primer choque o por impactos reiterados entre el chasis del auto y el suelo mientras era arrastrado. "Cada vez hay más barbarie en este tipo de hechos de tránsito", reconoció.

La defensa recomendó a Maurette no declarar y anticipó que, a la brevedad, pedirá el cambio de carátula ya que considera un exceso la calificación dispuesta por el fiscal.

En esta nota:
Te puede interesar