Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Lanús despidió con nostalgia a Jorge Almirón y, con él, al ciclo más exitoso

Martes 05 de diciembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Foto: @ESPNfútbolclub

Las despedidas alegres no existen. Pueden ser más o menos dulces, más o menos cálidas, más o menos agradecidas, pero siempre cargan con el duelo de la pérdida inminente y dejan flotando el aroma de una melancolía inevitable. Si además de lo que se trata es de decirle adiós a un ciclo tan exitoso e inolvidable como el cumplido por Lanús en los últimos dos años, resulta imposible evitar la nostalgia anticipada.

Con las cicatrices todavía a flor de piel por el cachetazo recibido ante Gremio el miércoles pasado, el calendario obligó al conjunto granate a volver a la cancha en un escenario absolutamente distinto. La tensión escasa, las tribunas ocupadas sólo por los más fieles (el horario excesivamente temprano para un lunes de trabajo limitó la concurrencia) y esa sensación de lo que pudo ser y no fue, y la incertidumbre del porvenir, atravesó el aire de principio a fin.

"Oy, oy, oy, oy, es el equipo de Almirón ", entonó una y otra vez la hinchada granate a modo de homenaje para un entrenador que ya no estará sentado en el banco la semana que viene y que acaparó buena parte de los reconocimientos por las emociones vividas hasta hace apenas unos días; entre otras razones, porque por el momento es el único que, con total seguridad, seguirá su carrera defendiendo otros colores.

Hubo placas, aplausos y banderas dedicadas a quien se ocupará a partir de ahora de intentar que Las Palmas se mantenga en Primera en la Liga española; en tanto, la pantalla del estadio repetía momentos puntuales de una trayectoria con muchas más luces que sombras.

El imaginario granate guardará sin duda la memoria de un equipo que brilló en 2016 y que sostuvo hasta último momento el sueño de todo un barrio en la Libertadores 2017. Es cierto, el rendimiento nunca volvió a ser el mismo de aquella final ante San Lorenzo en el Monumental, y los números de este año que se va no dan para provocar grandes entusiasmos: 41 partidos jugados en todas las competiciones (unos cuantos de ellos, con formaciones alternativas), 18 ganados, 6 empatados y 17 perdidos, con 49 goles a favor y 48 en contra. Parafraseando a Serrat, es muy probable que de acá en más los recuerdos sean cada día más dulces y el olvido sólo se lleve el final.

Pero la impresión general fue que ayer en La Fortaleza se estaba bajando la persiana a mucho más que la etapa de un técnico que se ganó el corazón del hincha.

Lanús, como institución, es un rara avis, un Gran Maestro de ajedrez que intuye y adelanta las jugadas antes de que se produzcan. Hace meses que se sabe que Ezequiel Carboni, hasta hoy entrenador de la reserva, será el sucesor de Almirón el día que este hiciera las valijas. Ahora ese momento ha llegado, pero no es fácil adivinar con qué plantel contará el ex volante central para intentar recuperar el terreno perdido en la Superliga y mantener la sana costumbre de clasificar al club para jugar alguna copa continental.

La ovación brindada a Braghieri cuando dejó la cancha algo sentido, el saludo final de Marcone a la gente que le gritaba su admiración desde la tribuna, los aplausos sostenidos a Monetti y los cantos de agradecimiento a Sand hacen pensar que 2018 conocerá otro Lanús, muy diferente.

El 0-0 con Vélez (que mereció el triunfo, pero lo dejó escapar, un poco por las atajadas de Monetti y mucho por su propia incapacidad de definición) fue apenas una anécdota. El alma de Lanús sólo tenía lugar para los adioses, los agradecimientos y la nostalgia anticipada.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas