Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Guido Vadalá, la joya que esperó cuatro años para gritar un gol en Boca

Se formó en la Ribera, se probó en La Masía y tentó a la suerte en Atalanta y Juventus; se fogueó en Unión y ahora buscará afianzarse

Martes 05 de diciembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Vadalá y una actuación que no olvidará jamás
Vadalá y una actuación que no olvidará jamás. Foto: Daniel Jayo

"Conocé a Guido Vadalá, la joya de Boca que ya comparan con Lionel Messi". El título de la entrevista publicada por LA NACION en enero de 2014 presentaba en sociedad a una de las mayores promesas de las inferiores del club de la Ribera. Sin embargo, recién cuatro años después cumplió uno de sus grandes sueños: ser el centrodelantero titular de Boca en la Bombonera. Y, además, marcó un gol. ¿La otra gran ilusión? Jugar un Mundial con el seleccionado argentino.

cerrar

Las lesiones de Darío Benedetto y de Walter Bou, sumados al bajo rendimiento de Junior Benítez ante Central, a la venta de Andrés Chávez (a Panathinaikos) y a los préstamos de Ramón Wanchope Ábila (Huracán) y Marcelo Torres (Talleres de Córdoba) dejaron un espacio vacío en el medio del ataque xeneize. Por cualidades, pero también por falta de alternativas, Vadalá se encontró con la oportunidad de su vida. Y no defraudó.

Pero, ¿cuál fue el derrotero de este rosarino que cumplirá 21 años el próximo 8 de febrero? A los 16 encandilaba a los formadores de La Candela, donde en 2013 marcó 32 goles en los 29 partidos que jugó su equipo en la séptima división, en la que compartía la formación con Alexis Messidoro, Rodrigo Bentancur, Marcelo Torres y Pedro Silva Torrejón. En 2009 se entrenó a prueba en La Masía; en 2010, probó suerte en Atalanta; en 2015 emigró a Juventus como parte de la repatriación de Carlos Tevez; en 2016 recaló en Unión.

En 2014, Carlos Bianchi, por entonces DT de Boca, lo premió llevándolo a la pretemporada. Sin embargo, apenas pudo mostrarse 45 minutos en un 0-1 frente a Estudiantes, por los torneos de verano. Lo bueno: pudo intercambiar paredes y palabras con uno de sus ídolos, Juan Román Riquelme. ¿El otro? Messi, claro. Aunque no todo sería tan fácil.

Colapsó las redes sociales cuando en noviembre de 2014 le hizo siete goles a Argentinos, en un 8-2 por el torneo de la sexta, y sus primeros minutos oficiales fueron en la Libertadores 2015 ante Palestino, con Arruabarrena como DT (14m, en Chile, y 19m, en la Bombonera). Con los 3m que estuvo en la cancha ante Central había llegado a 36 minutos como profesional.

Casi como un guiño del destino, 36 minutos fueron los que tardó en anotar su primer gol oficial. El abrazo de Pavón, Cardona, Nández y todo el equipo cerró un estreno soñado, con elogios incluidos de Guillermo Barros Schelotto, que parece haber una alternativa.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas