Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Decorar con arte: un PH lleno de obras y de color

Obras de colección y muebles reciclados en un PH que mantiene el espíritu de otros tiempos

Lunes 11 de diciembre de 2017 • 11:36
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Cala es actriz y en este PH antiguo ensaya sus obras de teatro
Cala es actriz y en este PH antiguo ensaya sus obras de teatro. Foto: Jade Sívori / Producción: Yamila Bortnik.

"Sin querer, soy coleccionista de arte", dice Cala Zavaleta; y es que, desde chiquita, tuvo una conexión muy fuerte con ese mundo de los colores y la creación. Cala es actriz y en este PH antiguo ensaya sus obras de teatro (acaba de estrenar Mi querida hermana menor, en Microteatro Buenos Aires), encuentra la paz que necesita y guarda sus más grandes tesoros: los cuadros de su mamá, Alicia Goñi, que "era una artista absoluta, en todos los sentidos". De ella heredó, además, esa capacidad de "armar hogares".

A Cala también le encanta leer: lo hace antes de dormir o en el sillón del living, donde hay buena luz
A Cala también le encanta leer: lo hace antes de dormir o en el sillón del living, donde hay buena luz. Foto: Jade Sívori / Producción: Yamila Bortnik.

Porque un hogar se construye con objetos amados, manos sensibles y rincones que dan placer y tranquilidad. Y así se siente ella en este lugar, que llenó de arte, color y muebles heredados. "Mi casa es un rejunte de cosas que me hacen feliz". Cala nos recibe con un té en hebras en la mano y un puñado de historias para contar. "Con mamá, íbamos al Mercado de Pulgas cuando había pulgas literalmente, y ella compraba muebles para restaurar. Yo heredé esa pasión". De esta casa, lo que la enamoró a primera vista fue esa sensación de refugio, "de casita de campo en medio de la ciudad". Y cómo no iba a ser así, si ella se crió en una chacra en General Rodríguez llena de árboles y gallinas.

Hizo el perchero con madera de quebracho de un viejo alambrado de campo
Hizo el perchero con madera de quebracho de un viejo alambrado de campo. Foto: Jade Sívori / Producción: Yamila Bortnik.

Su casa actual tiene mucha luz, aire que sopla los ambientes, verde que se filtra por las ventanas con vitraux y ese silencio que ama (¡o el canto de los pájaros!). Cala dice que esta casa tiene una energía muy particular, que la "absorbe" puertas adentro y la invita a disfrutarla sin tiempo. Su ritual: música, velas encendidas y algo rico para comer, cuando viene alguien. "Igual, no hago grandes reuniones, porque es una casa delicada, que cuido mucho".

Y es que en cada rincón hay recuerdos y objetos por preservar: sus cuadros son sus preferidos.

RITUALES

Foto: Jade Sívori / Producción: Yamila Bortnik.

Sobre una mesita antigua de herencia familiar, armó un altar como rincón de protección, gratitud y petición. Su mamá, que le dejó un gran legado espiritual, le regaló un Buda y ella sumó otros símbolos de buena vibra, como la diosa hindú Ganesha, los cuarzos que absorben malas energías (cada tanto, los pone en agua para limpiarlos) y las velas que dan su calidez: "Si no las prendo, siento que no llegué a casa. La luz, el calor y el fuego generan algo especial en mí".

Sillón cubierto de almohadones de terciopelo, mesita alta heredada con obra de su madre, mesa ratona oval (Woodmarket) y Lámparas gota (Red Sur)
Sillón cubierto de almohadones de terciopelo, mesita alta heredada con obra de su madre, mesa ratona oval (Woodmarket) y Lámparas gota (Red Sur). Foto: Jade Sívori / Producción: Yamila Bortnik.

Como en el resto de los ambientes, el living tiene un "popurrí de arte" con obras de su madre y de amigos artistas, como el impactante cuadro sobre el sillón del pintor Richard Sturgeon, que hoy, además, es su maestro. "¡Es groso! Era íntimo de mamá y ahora empecé a tomar clases de pintura con él".

RECUERDOS

Foto: Jade Sívori / Producción: Yamila Bortnik.

Un escalón separa el living de la cocina, donde agregó una estructura de madera para sumar espacio de guardado y exhibir sus botellas, especias para cocinar, latas vintage y un cuadro con la firma de su mamá. En ese sector, Cala armó un comedor diario con mesa de madera patinada con rueditas -"súper práctica"-, sillas Bertoia y Eames (Desli), lámparas vintage y un vajillero que su mamá compró en Marruecos. Al costado, una escalera de hierro conduce hacia la terraza: un espacio que aprovecha los días de sol. "Casi no compré muebles: reciclé todo, recauchuté los que tenía en la casa de mi infancia y me traje mis bártulos, los de mamá y mi abuela".

EL CUARTO PROPIO

Ropa de cama (La Serine), acolchado amarillo que compró en Uruguay y almohadones de terciopelo teñidos a mano: "Me gusta comprar las telas, diseñarlos y mandarlos a hacer"
Ropa de cama (La Serine), acolchado amarillo que compró en Uruguay y almohadones de terciopelo teñidos a mano: "Me gusta comprar las telas, diseñarlos y mandarlos a hacer". Foto: Jade Sívori / Producción: Yamila Bortnik.

Cala armó un dormitorio de base neutra y cedió los colores a los objetos y el arte. Una cama de madera con espacio de guardado, un respaldo que le compró a una amiga que se mudaba, un juego de mesas de luz que heredó de su bisabuela y veladores vintage: uno de herencia familiar y el otro de una feria de antigüedades.

Foto: Jade Sívori / Producción: Yamila Bortnik.

Los cuadros: pintados por su mamá y Alejandra Piovano (el del árbol). "Me gustaría seguir coleccionando obras de artistas que me interesan". A Cala también le encanta leer: lo hace antes de dormir o en el sillón del living, donde hay buena luz. Eso sí, prepara la escena: música, velas encendidas y el silencio de este PH en un primer piso.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas