Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Macri, víctima de su tarifazo: consume menos que Cristina, pero paga más

La familia presidencial redujo los consumos de luz y gas en la Quinta de Olivos, aunque la suma total por el pago de servicios públicos es mayor que cuando la usaba Cristina Kirchner debido al tarifazo; en cambio, gasta cada vez más agua

Miércoles 06 de diciembre de 2017 • 11:08
SEGUIR
LA NACION
0

Curiosidades del cambio de modelo económico. Los aumentos de gas, agua y electricidad que dispuso el gobierno de Mauricio Macri para recomponer la ecuación de las empresas de servicios públicos y reducir los subsidios del Estado le incrementaron exponencialmente el tamaño de las facturas que debe pagar en su propia casa, la Quinta de Olivos, pese a que en varios ítems muestra una inclinación al ahorro mayor que la anterior inquilina del predio, la ex presidenta Cristina Kirchner. Así se desprende de un relevamiento que hizo La Nación Data en base a varios pedidos de acceso a la información y documentos oficiales.

cerrar

Si bien la Secretaría General de la Presidencia, a cargo de Fernando De Andreis, es la responsable de administrar el complejo y por lo tanto paga las boletas, naturalmente se cubren con fondos públicos que aportan los contribuyentes a través del pago de impuestos.

El abundante verde que recorre a la residencia es quizás uno de los principales motivos por los cuales el agua constituye el servicio más oneroso para el Presidente. Tan sólo en los primeros 10 meses del año debió pagar $ 2,2 millones, por encima del $ 1,3 millón que desembolsó en 2016. En ambos casos, las boletas de Macri están muy por encima de las últimas facturas de Cristina Kirchner, que mantuvo como política pública contener al máximo los aumentos de servicios públicos a cambio de un costo fiscal cada vez mayor.

En el último año de la ex Presidenta en Olivos la factura total de Aysa había sido de $ 659.521. De manera que en 2016 Macri pagó un 103% más. Y este año el incremento, en términos comparativos, será aún mayor.

Si se mira el consumo, los administradores de la Quinta de Olivos están especialmente interesados en que los parques luzcan en todo su esplendor. Quizás por eso pasaron de consumir los 105.015 metros cúbicos (m3) anuales de la época de Cristina Kirchner a los 105.165 m3 del año pasado y los 105.478 de los primeros cinco bimestres de 2017. Es el único servicio que registra un aumento en el consumo.

El cuidado de los parques tiene otros costos, además del agua. A través de una licitación, se contrató un servicio de cuidado integral, correctivo y preventivo de espacios verdes por 12 meses por $6,5 millones. El adjudicatario beneficiado es la firma Cooperativa de Trabajo Arcangel Limitada que recibe $544.250 por mes.

El segundo entre los servicios más caros de Olivos es la electricidad, que le presta la compañía Edenor. Tan sólo el año pasado debió pagarle a la empresa de Marcelo Mindlin $ 1.724.769,61 en todo el año, un 347% más que el último período de Cristina Kirchner, pese a haber reducido un 3% su consumo.

Los habitantes de Olivos parecen haber entendido mejor este año el pedido que el propio Presidente le hizo el 11 de julio pasado a toda la población, cuando reclamó estar "abrigados en casa" y no "en remera o en patas", en medio de la pelea por la suba de tarifas. Así lo demuestran los números, que muestran una caída de hasta el 28% en el consumo eléctrico de Olivos en mayo pasado, cuando bajó hasta los 73.775 kWh.

En seis de los ocho primeros meses tuvo una caída en el consumo eléctrico en comparación con el año anterior, según se desprende de la información analizada por La Nación Data.

En julio llegó a Olivos la factura de luz más alta en lo que va del año para Macri: $ 102.874. Hay más malas noticias para De Andreis en esa dirección debido a los anuncios que hizo el viernes pasado el ministro de Energía, Juan José Aranguren, dado que las tarifas de luz y gas aumentarán más de 70% y 45% promedio en cada caso.

Peso a la frugalidad presidencial, entre enero y agosto de este año se desembolsó un 528% más para pagar la luz en comparación con el mismo período de 2015, aunque consumió casi 6% menos.

El gas está tercero en la lista de los servicios que más fondos le demandan a Macri. Es mérito de los inquilinos de Olivos, que lograron una reducción llamativa del consumo. La quinta, utilizó hasta el bimestre julio/agosto 49.330,30 metros cúbicos, apenas un 60% de lo que empleó en el mismo período del año pasado, con una reducción récord del 83% en enero pasado.

Ya en su primer año en Olivos, el Presidente y su familia habían mostrado una reducción del consumo con respecto al que hacía Cristina Kirchner. Quizás esa buena performance de consumo se debe a las bondades del termotanque solar que instaló en la quinta presidencial para ahorrar energía. El mismo se lo pidió por teléfono a Alexis Atem, uno de los dueños de Energe, que le vende a Longvie.

El uso eficiente del gas derivó en una pequeña buena noticia para las cuentas públicas: pese a que este año se le aplicaron los efectos plenos del tarifazo que se anunció el año pasado (en 2016 hubo marchas y contramarchas debido a medidas cautelares que terminaron imponiéndose parcialmente en la Corte Suprema), hasta el quinto bimestre del año debió pagar $ 173.891, menos que los $ 360.479,95 del mismo período del año pasado. El gasto en ese ítem en 2015 había sido de $ 280.263,82, pero no pesaban sobre él el ajuste ni la inflación.

En cuatro de los cinco primeros bimestres del año -hasta donde llega la información disponible- Macri anotó una reducción del consumo en comparación con 2015.

La proliferación de la telefonía celular también no se nota aún en la economía doméstica de Olivos. Si bien se trata de números más chicos, hasta mayo pasado, había pagado $ 93.844, más de $ 32.000 más que en el mismo período del año pasado y casi el doble que en el último año de Cristina Kirchner.

Otros gastos a destacar

La Quinta de Olivos es la residencia oficial de Macri y su familia. El Presidente, Juliana Awada y su hija Antonia se alojan en el chalet de 700m2 que se encuentra al comienzo del terreno. Tiene 28 hectáreas con mucha vegetación, canchas de fútbol (una de las instalaciones frecuentadas por Macri, sus ministros e invitados), tenis, paddle y básquet; piletas, un gimnasio, un anfiteatro griego, una capilla, una casa de huéspedes, una huerta de casi una hectárea y otras dependencias.

Trabajan 112 personas que dependen de la Secretaría General de la Presidencia que implican costos de todo tipo, más allá de sus salarios. Desde que asumió Macri se hicieron dos contrataciones directas bajo el concepto de Calzado para el personal que se adjudicaron a Indumax S.R.L y Ezequiel Martín Dawidowski por un monto de $ 147.020 y $3.563.

Además, se destaca el rol del Administrador General que es el único que tiene residencia estable y percibe un sueldo neto de $ 69.117,79.

Si bien no hay un dato concreto de cuántas personas comen en la Quinta, existe un convenio interadministrativo con el Mercado Central para la provisión de alimentos, artículos de limpieza y de tocador por un monto de $ 7,25 millones.

La cartera de De Andreis informó que en el predio convive personal dependiente de diferentes reparticiones del Estado: "Hay granaderos, está la Unidad Médica Presidencial, Sanidad (médico, enfermera y chofer de ambulancia), Policía Federal Argentina (área de Explosivos), los empleados de la Secretaría asignados a la residencia, miembros de la Casa Militar y los custodios de afuera".

Este año también se utilizaron $441.600 y $477.600 para el servicio de mantenimiento de las canchas de paddle y de tenis que se encuentran dentro de la Quinta. Los beneficiarios fueron Megafacilities S.R.L y Urbano Tennis S.R.L. Y se suma la adquisición del cloro para las dos piletas por $211.200 a New Clor S.R.L, el servicio de blanquería de $13.631 a Equipamiento Total S.R.L, la adquisición de baterías para vehículos eléctricos de uso interno a YLUM S.A por $115.248 y los servidores de contenedores roll off a Contenedores Hugo S.A por $300.000.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas