Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Atlético del Cholo Simeone pasa al patio trasero de Europa

Por primera vez en los últimos cinco años, el equipo no superó la etapa de grupos de la Champions; jugará la Europa League; el DT igual ensayó un discurso optimista

Martes 05 de diciembre de 2017 • 20:16
0

En los últimos cuatro años, Atlético de Madrid había conseguido lo que nunca antes en su historia: hacerse un lugar de manera continua entre los jerarcas de la Champions League . Dos finales, una semifinal y un cuarto de final atestiguan la nueva condición que había obtenido un club más acostumbrado a los lamentos y a las insatisfacciones. Esa dinámica negativa y victimista se fue erradicando desde que Diego Simeone asumió a fines de 2011. En casi seis años de gestión, el Cholo estableció un antes y un después futbolístico. Tan fuerte fue su impronta que hubo que registrar la cultura del Cholismo, representada en la fuerza colectiva, la fiebre competitiva, el orgullo de llevar un escudo y representar a una devota y sacrificada afición. El Atlético de Madrid no se sentía menos que nadie y lo demostraba con puntual frecuencia. Se doblaba poco y no se rompía casi nunca.

Todo este itinerario ascendente, en el que Simeone fue un guía que se erigió por encima de todos, de jugadores y dirigentes, este martes sufrió un bache, el de salir del primer plano europeo. Por primera vez en las últimas cinco temporadas, Atlético de Madrid no estará en los play-off de la Champions. No superó la etapa de grupos, lo que venía siendo un trámite. La floja campaña lo había expuesto a un milagro en la última fecha: la combinación de un triunfo ante Chelsea en Stamford Bridge con un empate de Qarabag en Roma. No hubo una cosa ni la otra. En un partido parejo, en el que estuvo en ventaja con un gol de cabeza de Saúl, el Atlético empató 1 a 1, tras el tanto en contra de Savic a 15 minutos del final, tras una buena jugada del belga Hazard, bastante incontrolable para los visitantes en el segundo tiempo. En el Olímpico de Roma, un gol del argentino Diego Perotti, de cabeza, alcanzó para el 1-0 sobre Qarabag.

Así, Chelsea pasó a la etapa eliminatoria por 14ª vez en las últimas quince participaciones. Pero le quedó un gusto amargo porque lo hizo como segundo, ya que Roma lo igualó en cantidad de puntos y lo aventajó en diferencia de gol (+3 contra 0), con lo cual Chelsea definirá de visitante en los octavos de final.

Atlético de Madrid, tercero, pasará a la Liga Europa , que ahora le sabe a poco, pero que hace cinco años fue el primer hito de la gestión de Simeone, con la obtención del título en la final de Bucarest por 3-0 ante el Athletic Bilbao que dirigía Marcelo Bielsa. En aquel 2012 fue una gloria, pero a la luz de la progresión que tuvo el club en los años siguientes, el capitán Gabi, cuando se veía venir esta eliminación, llegó a calificar la Liga Europa como "una mierda"

Se sabía que la zona que le deparó el sorteo al Atlético era una de las más complejas. Tres equipos con firmes aspiraciones por las dos primeras plazas. A Roma normalmente le queda lejos la final -la última que disputó fue en 1984, cuando perdió por penales ante Liverpool- y hasta los cuartos son una frontera infranqueable, pero está habituado a resolver la etapa de grupos, con nueve clasificaciones en los últimos once torneos.

La actual frustración del Atlético queda asociada a un nombre ignoto: Qarabag. El equipo de Azerbaiyán, único debutante en la Champions, con un presupuesto anual de 12 millones de euros (menos de lo que cuestan varios jugadores colchoneros), que venía de la pre-Champions, le sacó dos empates que terminaron condenando al Atlético. El recién estrenado Wanda Metropolitano ya tiene una de sus noches más oscuras desde que el conjunto azerí le igualó 1 a 1. No pudo contra uno de esos rivales a los que siempre vencía, tarde o temprano. Simeone lo resumió bien: "Sacamos más puntos contra el equipo que fue primero que contra el último". En la nueva casa también recibió de Chelsea (0-1) una lección táctica, especialidad que solía impartir.

Números flacos. Un solo triunfo (de local ante Roma), un único gol de visitante (el de ayer en Londres). Jugadores que dejaron de ser influyentes en la resolución de los partidos: Griezmann se secó de gol y el cacique Godín conoció el banco. Ayer ingresó en el segundo tiempo Ángel Correa , que sigue instalado más como revulsivo que como pieza fija del ataque. El equipo acusó la imposibilidad de utilizar refuerzos por la sanción que le impuso la FIFA por la contratación de menores. A partir de enero podrá contar con el regresado Diego Costa y Vitolo, ya sin Champions en la agenda.

Acostumbrado a armar su presupuesto con el equipo en las etapas decisivas de la Champions, el Atlético deberá ajustarse ahora a los 25 millones de euros que le dejarán de entrar por la eliminación.

Simeone, que hace poco renovó contrato hasta 2020, evitó un discurso derrotista: "No buscamos excusas, cambiamos el chip y seguimos en la Europa League. Ningún problema. El equipo está bien, hicimos un buen partido". Cuando le preguntaron si la eliminación fue un fracaso, respondió con su manual: "No, al contrario, esto nos abre un nuevo desafío y una nueva ilusión para seguir peleando. Todo lo que es malo, para nosotros pasa a ser bueno".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas