Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Comprar "puerta a puerta", un negocio que se complica

Mucha gente opta directamente por no retirar sus paquetes

Miércoles 06 de diciembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Hasta hace poco más de un año, pensar en comprar un producto en algún sitio de Internet extranjero para luego recibirlo en casa era casi una quimera. En agosto pasado, el Gobierno rehabilitó el régimen "puerta a puerta", pero para muchos consumidores el sistema todavía tiene más visos de pesadilla que de realidad.

Foto: LA NACION

De hecho, existe una gran cantidad de personas que directamente no retiran sus compras del Correo Argentino, según surge de las estadísticas de la empresa postal estatal.

Desde agosto de 2016 hasta mediados de noviembre pasado, sólo por el correo oficial pasaron 2,5 millones de envíos internacionales. De ese total, casi 800.000 piezas -lo que equivale a un 32%- fueron devueltas a sus lugares de origen.

"Hay mucha gente que hace compras chicas o de muy poco valor en sitios de China y después se da cuenta de que tiene que pagar y hacer un trámite en la AFIP y desiste directamente", explicó una fuente oficial. "También hay mucho desconocimiento. Mucha gente compra y no sabe cómo es el régimen", argumentó.

Las demoras en las entregas también son una constante entre los reclamos de los clientes. Aunque en este caso la responsabilidad no depende exclusivamente del Correo Argentino -donde el sistema de logística dista mucho de lo que podría ser en un país desarrollado-, sino que la Aduana se lleva otra gran parte de la responsabilidad, según confían quienes conocen el funcionamiento del negocio.

Según el régimen de "puerta a puerta" vigente, quienes compran online en el exterior y reciben envíos a través del correo oficial deben ingresar en la página web de la AFIP el número de seguimiento del envío (tracking ID, en la jerga) que proporciona el Correo, declarar el valor que se pagó y la descripción del producto.

Una vez que se valida dicho registro, se genera en forma automática un volante electrónico de pago (VEP) por los conceptos y valores que corresponda abonar. Para ello, el comprador debe tener previamente clave fiscal ante la AFIP.

La franquicia vigente para las compras vía correo oficial es de US$ 25 al año. Superado este monto, se deben pagar impuestos por el equivalente al 50% del valor declarado de la mercadería.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas