Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Björk y Gondry en la Usina del Arte

Se exhiben en simultáneo las muestras multimedia de la cantante Björk y del cineasta Michel Gondry, dos de los artistas más importantes de las últimas tres décadas.

Jueves 07 de diciembre de 2017 • 00:00
SEGUIR
LA NACION
0
La inquieta cantante, multiinstrumentista, compositora y productora islandesa.
La inquieta cantante, multiinstrumentista, compositora y productora islandesa..

En su efecto transformador de paradigmas, la revolución digital y tecnológica de la posmodernidad ha multiplicado las posibilidades de expresión del hombre a través del arte. Esta ampliación de los límites en la producción artística y el imbatible paso hacia una cultura de la imagen modifican la visión del mundo y las formas en que se lo representa. La creatividad recorre nuevos canales y los artistas, músicos y directores audiovisuales amplían las fronteras de la producción, combinando disciplinas y articulando espacios donde los espectadores también son parte activa en el marco de sus creaciones.

Por estos días, Buenos Aires acoge las grandes muestras de dos de los artistas internacionales más transgresores e ingeniosos en relación con el tratamiento del sonido y de la imagen: la cantante islandesa Björk y el multipremiado director de cine experimental y realizador de anuncios y videos musicales, el francés Michel Gondry.

La exposición de realidad virtual Björk digital y el proyecto interactivo Usina de películas amateurs, creado por el cineasta para que los visitantes puedan realizar sus propias películas de modo artesanal en solo tres horas, se pueden visitar hasta fin de mes en La Usina del Arte. Argentina es el primer país donde ambas muestras se exhiben en un mismo recinto -aunque en espacios independientes- y de forma gratuita.

La muestra de Björk se compone de obras digitales y de video que la cantante realizó en colaboración con varios de los mejores programadores y creadores visuales del mundo, entre ellos Gondry, que es, además, su amigo y que días atrás visitó Buenos Aires para presentar su muestra. El realizador, autor de Eterno resplandor de una mente sin recuerdos y conocido explorador de las técnicas de animación stop motion y bullet time, cree que las nuevas tecnologías incrementan las posibilidades creativas y contribuyen a la disminución de los costos, aunque es reticente a la producción de imágenes creadas íntegramente por computadora.

La cantante islandesa se interesó por su trabajo tras ver los cortos de animación a modo de videoclips que Gondry realizaba para su banda Oui Oui. El francés materializó su primera colaboración a pedido de la artista para "Human Behaviour" y luego vinieron los videos de "Army of Me", "Isobel", "Declare Independence", "Hyperballad" y "Crystalline". Estos clips le abrieron las puertas al realizador para trabajar con un impactante listado de artistas que incluye, entre otros, los Rolling Stones, The White Stripes, Foo Fighters, Lenny Kravitz, Kylie Minogue y Paul McCartney.

Björk digital combina instalaciones de video panorámico, en tres dimensiones, y piezas de realidad virtual en lo que los organizadores definen como "la experiencia inmersiva más grande jamás celebrada, con un recorrido que transporta al visitante y que lo conecta con diferentes sensaciones y emociones" que exploran el universo artístico de Björk y su ampliación de los límites de lo posible en música, arte y tecnología, explica Pía Ruiz Luque, del equipo de Artes Visuales de La Usina.

A través de diferentes espacios y en grupos de 15 personas, los visitantes pueden sumergirse en parte de su obra Vulnicura e interactuar con el proyecto Biophilia. En el último tramo, se colocan unos cascos de realidad virtual y se entregan a una experiencia 100% inmersiva: ante sus ojos, Björk se desplaza dentro del video y se la puede "tocar, atravesar e interactuar con ella".

El proyecto permite vivenciar experiencias totalmente personales, en las que cada individuo se relaciona con el contenido de manera diferente. "Para los conocedores de la obra de Björk, esta propuesta es otro ejemplo de cómo la artista corre los límites de su propio universo creativo. Para los que no la conocen, es una posibilidad de dejarse llevar por un lenguaje distinto que no deja indiferente. Esta muestra abre una nueva discusión sobre el uso de la tecnología de realidad virtual vinculada al arte", señala la coordinadora.El proyecto llega a Buenos Aires tras recorrer ciudades como Tokio, Sidney, Montreal, Londres, Los Ángeles y Barcelona, aunque la exposición de Argentina incluye mejoras gráficas con respecto a las anteriores.

Luz, cámara, acción

La Usina de películas amateurs, por su parte, permite filmar historias en un estudio de cine improvisado con 13 escenarios distintos, siguiendo un protocolo ideado por Gondry, cuya finalidad reside en que los integrantes de diversos grupos participen de forma colectiva en la realización de un corto. Los sets contienen recreaciones de un videoclub, el interior de un tren en movimiento, un café porteño, un consultorio médico, distintos ambientes de una casa, un Fiat 147 y hasta un camping.

Se trabaja en grupos de 20 personas "y con total control creativo sobre cada aspecto del proyecto, incluidos el género y el título de la película, el guión, la actuación y la filmación", explican los organizadores. Los participantes reciben luego una copia de su obra. No es necesario contar con conocimientos especiales para participar, pero sí inscribirse previamente.

Björk digital y Usina de películas amateurs. De martes a domingo, en La Usina del Arte, Caffarena 1. Gratis.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas