Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El crimen de Paulina Lebbos: el hijo menor de José Alperovich se sometió a una prueba de ADN

Es en el marco de la investigación del asesinato de la joven ocurrido en 2006

Miércoles 06 de diciembre de 2017 • 16:36
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Daniel Alperovich (centro) junto a su hermano Gabriel y su abogado Fabián Nahas), luego de someterse a una prueba de ADN ordenada por la justicia
Daniel Alperovich (centro) junto a su hermano Gabriel y su abogado Fabián Nahas), luego de someterse a una prueba de ADN ordenada por la justicia. Foto: José Romero Silva

SAN MIGUEL DE TUCUMAN.- Daniel Alperovich, uno de los hijos del ex gobernador y actual senador nacional José Alperovich, se sometió hoy a una prueba de ADN, en el marco de las actuaciones ordenadas por el tribunal que, desde el próximo 6 de febrero, llevará adelante el juicio oral por el crimen de Paulina Lebbos, asesinada en 2006 en esta provincia.

La medida, que había sido requerida por la fiscal Juana Prieto de Sólimo, tiene como objetivo cotejar esa muestra de ADN con los rastros genéticos hallados en el cuerpo de la víctima, hace más de 11 años.

Paulina Lebbos estudiaba Comunicación, tenía 23 años y una hija de cinco cuando desapareció, el 26 de febrero de 2006, a la salida de un boliche de la capital tucumana al que había concurrido junto a una amiga para festejar la aprobación de una materia. Su cadáver fue encontrado 13 días después al costado de una ruta en inmediaciones de la localidad de Tapia, 30 kilómetros al norte de San Miguel de Tucumán. El cuerpo tenía rasgos de estrangulamiento, quemaduras de cigarrillo, mutilaciones en la zona genital y en la boca y se encontraba en avanzado estado de descomposición. La Justicia provincial constató que la escena donde apareció el cuerpo de Paulina había sido adulterada y que habían sido falsificadas las actas policiales en las que se informaba sobre el hallazgo del cadáver. Por estos hechos, en 2013 fueron condenados los ex policías Manuel Yapura y Enrique García.

"Los hijos del poder"

Desde un principio, Alberto Lebbos, el papá de la víctima, se aferró a la hipótesis sobre una supuesta participación de "hijos del poder" en el homicidio de su hija. Esta pista volvió a cobrar relevancia en los últimos días a partir de la orden dictada por el tribunal que integran los camaristas Dante Ibáñez, Carlos Caramutti y Rafael Macoritto.

Daniel Alperovich llegó minutos después de las 8 al Laboratorio de Genética Forense que funciona en la sede de la Morgue Judicial de la capital tucumana, acompañado por su hermano mayor, Gabriel, y por su abogado, Fabián Nahas, con el fin de someterse a una extracción de sangre y un hisopado bucal para la realización del análisis. A instancias del tribunal, también se realizaron la prueba de ADN Marisa Juliana Lebbos y María Sofía Lebbos, las hermanas de Paulina.

Paulina Lebbos fue asesinada en 2006
Paulina Lebbos fue asesinada en 2006. Foto: Archivo

"Estamos cumpliendo con esta manda judicial, sin perjuicio de la improcedencia de la medida solicitada, porque a nuestro criterio ya estaban acreditados los extremos que se intentan demostrar mediante esta prueba. De todos modos, siempre estuvimos a disposición de la Justicia y lo seguiremos estando", explicó el abogado Nahas al salir del laboratorio oficial junto a su defendido, quien evitó el contacto con la prensa.

Gabriel Alperovich, el otro hijo varón del ex gobernador tucumano, había sido sometido a los mismos estudios antes de quedar sobreseído, el año pasado, en la causa por encubrimiento (aunque no fue desvinculado de la investigación en torno al homicidio de Paulina).

Desde el 6 de febrero, serán juzgados cuatro ex funcionarios durante el gobierno de José Alperovich, acusados de haber ejecutado un plan para encubrir el asesinato de Paulina Lebbos. Se trata del ex secretario de Seguridad Ciudadana, Eduardo Di Lella, el jefe de Policía, Hugo Sánchez, el ex subjefe de la fuerza, Nicolás Barrera y el ex titular de la Unidad Regional Norte, Héctor Brito; quienes Por el mismo ilícito deberá responder el ex policía Hugo Waldino Rodríguez. En tanto, también será enjuiciado Roberto Luis Gómez, quien está acusado de ser el autor material del crimen de la joven (se comprobó que utilizó el celular de la víctima horas después de su desaparición).

José Alperovich, citado a declarar

En cumplimiento de otra orden dictada por el tribunal, la esposa de Alperovich, la ex senadora Beatriz Rojkés, se presentó este miércoles en la Fiscalía de Cámara a cargo de Carlos Sale a los fines de realizar un reconocimiento de firma, dado que será citada a declarar como testigo durante el juicio, al igual que su marido, el ex gobernador.

El abogado Gustavo Morales, quien representa a Di Lella, dijo que la defensa a su cargo coincidió con el Ministerio Público Fiscal y con la querella en el pedido para que el hijo menor de Alperovich sea sometido a un estudio de ADN. "El objetivo de esta medida es poder cotejar estas muestras con los restos genéticos que se encontraron en el cuerpo de Paulina Lebbos", explicó el letrado, quien estuvo presente en el Laboratorio durante la realización de la prueba.

Además, el letrado dijo que la defensa solicitó que José Alperovich declare como testigo frente al tribunal durante el juicio oral y requirió "que no se tenga en cuenta el artículo 230 del Código Procesal Penal de Tucumán, que establece que por el privilegio constitucional de los fueros pueda presentar un escrito". Morales agregó que realizó el mismo planteo para que sea llamado a declarar el titular del Ministerio Público Fiscal, Edmundo Jiménez (ex integrante del gabinete de Alperovich), a quien señaló como "el arquitecto de todo el engranaje de encubrimiento" en torno al asesinato de Paulina.

Morales aseguró que "los artífices del encubrimiento al presunto asesino de Paulina Lebbos son José Jorge Alperovich, Edmundo Jesús Jiménez, que es algo que Lebbos nunca dijo, porque no se anima o porque no le conviene, Pablo Baillo y Mario López Herrera (ex ministros de Seguridad durante la gestión de Alperovich)".

Complicidad judicial

El primer fiscal de la causa por el crimen de Paulina Lebbos fue Alejandro Noguera, quien fue desplazado al poco tiempo luego de ser fotografiado cuando salía de una reunión en la casa del entonces gobernador Alperovich. En su lugar asumió Carlos Albaca, quien durante más de siete años mantuvo prácticamente paralizado el expediente. El funcionario judicial estableció ocho hipótesis distintas, no profundizó en la investigación de ninguna de ellas y mantuvo la causa bajo un celoso secreto de sumario.

Albaca consiguió eludir un proceso de juicio político en su contra gracias a un decreto de Alperovich que le permitió jubilarse en 2014 con el 82% móvil. Sin embargo, el ex fiscal no logró escapar del accionar de una investigación judicial que lo llevará a sentarse el año que viene en el banquillo de los acusados, en un debate oral y público en el que se lo juzgará por los delitos de encubrimiento agravado e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas